Inicio Internacionales Así se aprovechan los neonazis y la ultraderecha del bitcoin

Así se aprovechan los neonazis y la ultraderecha del bitcoin

  • Sistemas de pago en línea como ApplePay o Paypal han vetado a neonazis y han bloqueado cuentas.
  • Como respuesta, muchos personajes significados de la derecha alternativa han compartido las identificaciones de sus carteras de bitcoin para recibir donaciones. Algunos de ellos han recaudado millones de dólares en cirptomonedas.
  • Algunos editores neonazis también intentan recaudar fondos por este medio.
  • El operador de cambio Coinbase ha bloqueado una cuenta que pertenecía al boletín Daily Stormer.

El año pasado, la ultraderecha política lanzó dos campañas que se convirtieron en foco de atención mundial.

En Estados Unidos, los extremistas de la derecha se manifestaron el 11 de agosto de 2017 bajo el lema “Unite the right” (“Derecha unida”) en la ciudad de Charlottesville.

Se convirtió en una cumbre de la extrema derecha estadounidense: neonazis, derecha alternativa, el Ku Klux Clan y simpatizantes de la supremacía blanca pasearon con absoluta libertad su racismo y antisemitismo.

Estallaron disturbios y un coche conducido por un neonazi atropelló intencionadamente a varios manifestantes contrarios. Una mujer fue asesinada.

Mientras tanto, en Europa, algunos miembros del autodenominado “Movimiento Identitario” (al que en Alemania vigila la Oficina Federal para la Protección de la Constitución) se abrieron paso hasta el Mediterráneo en un barco y se quedaron allí durante varias semanas.

Activistas llegados de Alemania, Austria, Francia e Italia trataron de obstaculizar los trabajos de ayuda y rescate frente a la costa de Libia, con el fin de impedir que los refugiados pudiesen cruzar de África a Europa.

Paypal bloquea a la ultraderecha

Pero había un problema mayor para los extremistas de ultraderecha a ambos lados del Atlántico: la opinión pública había aumentado la presión sobre los bancos y sistemas de pago en línea, a través de los cuales los ultraderechistas recibían donaciones para financiar sus actos racistas.

Los servicios de pago en línea PayPal y Apple Pay detuvieron las transacciones de organizaciones y activistas de extrema derecha, las bloquearon en sus plataformas o congelaron las cuentas, y los servicios de alojamiento web y compañías tecnológicas como Google bloquearon a sus usuarios de extrema derecha y suprimieron las páginas ultras.

Desde la ultraderecha se fijaron, entonces, en los bitcoin. Grupos neonazis de Estados Unidos y extremistas, como el Movimiento Identitario, con su líder más reconocible en el mundo germanoparlante, Martin Sellner, a la cabeza, se han volcado en lanzar campañas de recaudación mediante bitcoins desde el verano de 2017.

Desde entonces, el bitcoin ha cundido entre la ultraderecha.

El anonimato del bitcoin les facilitaba recibir donaciones sin que las entidades convencionales pudiesen censurarlos.

Antes incluso de los sucesos de Charlottesville, Richard Spencer había declarado que el bitcoin era la moneda de la derecha. Spencer es un miembro destacado de la derecha alternativa —un movimiento escasamente organizado que mantiene un discurso racista, antisemita y sexista, y que aspira a crear una población estadounidense exclusivamente blanca—.

La ultraderecha explota el bitcoin

A raíz de las protestas en la pequeña localidad de Charlottesville, en Virginia, y los actos de los “Identitarios” en el mediterráneo, tanto los líderes de la extrema derecha como los analistas coincidieron en subrayar que el bitcoin, como primera y más conocida criptomoneda, había ganado terreno entre los activistas ultras, particularmente en la medida en que los extremistas estaban buscando maneras de actuar al margen del control del Gobierno y de las empresas tecnológicas. Alice Weidel, vicepresidenta de Alternativa para Alemania (AfD, por sus siglas en inglés) en el parlamento alemán, también mostró su apoyo al bitcoin durante un debate.

La moneda, que se concibió en origen como un medio de pago apolítico, está siendo politizada y adoptada por la extrema derecha.

Cuando conviene a sus propósitos, la ultraderecha se apropia no solo de términos, sino también de marcas de calzado,personajes de cómic incluso dietas que asocian a su nacionalismo.

Bitcoin no es más que otro ejemplo de esta arbitrariedad, pero en este caso extraordinariamente rentable.

La fiebre del bitcoin puede ser una bendición financiera para los extremistas

En los meses siguientes a que racistas y antisemitas coreasen “Los judíos no nos reemplazarán” en Charlottesville y que los “Identitarios” tratasen de boicotear el trabajo de los rescatadores del Mediterráneo, el valor del bitcoin se multiplicó por cuatro. En diciembre, los mercados financieros empezaron a operar con la moneda digital, catapultando el precio de un solo bitcoin hasta llegar a cambiarse por más de 20.000 dólares. El mes pasado, aún mantenía cotas de en torno a 11.000 dólares al cambio.

Los extremistas que han invertido en bitcoins en los últimos meses y años o que han recibido donaciones en bitcoins tienen, ahora, un billete de lotería con un premio suculento. Los beneficios podrían ser utilizados para comunicar mensajes políticos, organizar actos, mantener sitios web en funcionamiento, lanzar nuevas plataformas y realizar inversiones en espacios de reunión físicos.

Pero no todo el mundo parece estar sacándole provecho a la fiebre del bitcoin. El veto de servicios como PayPal o Apple Pay y el cierre de cuentas hicieron mella en el movimiento. Richard Spencer, el portavoz de la derecha alternativa, declaró al Washington Post:“Tenemos muchos problemas porque nos han echado”. Añadió que le hubiera gustado “comprar más bitcoins”.

El hecho de que Spencer solo haya podido aprovecharse de manera limitada del bitcoin también se sustenta con los datos: un robot de Twitter programado por John Bambenek, un investigador de ciberseguridad estadounidense, publica cada día información actualizada sobre las transacciones de los neonazis de su país.

A principios de enero, Spencer solo tenía bitcoins por valor de 0.1234 BTC (unos 1.800 dólares), debidos a dos transacciones de noviembre. Sin embargo, es probable que Spencer tenga otras carteras de las que Bambenek no tenga noticia.

Un editor de extrema derecha recauda más bitcoins desde Charlottesville

Bitcoin se puede utilizar de manera prácticamente anónima, lo cual dificulta que las plataformas puedan bloquear a los activistas de extrema derecha.

Pero para indicar la posibilidad de hacer una donación, lo que algunos hacen es incluir la dirección de recepción de su cartera de bitcoins en sus páginas web.

Por ejemplo, blockchain.info permite averiguar cómo se mueven los bitcoins de activistas y organizaciones de ultraderecha, pero normalmente es complicado determinar hacia dónde se dirige el dinero, de dónde proceden las cantidades y cuántas carteras de bitcoin más están integradas en la red del usuario.

Tampoco es fácil saber si se emplean otros canales para pedir donaciones en bitcoin u otras criptomonedas, que no están disponibles de manera pública.

Desde el verano, la cartera de bitcoin de Counter-Currents (“Contracorrientes”), una editorial neofascista que se considera a sí misma la portavoz americana de la nueva derecha europea, ha crecido de manera constante.

A finales de diciembre, el valor era de aproximadamente 7,7 BTC (en torno a 115.000 dólares). No obstante, las mayores transacciones hasta la fecha (dos bitcoins en mayo y tres de junio) corresponden al año 2016.

A pesar de esto, desde agosto, los pequeños pagos en bitcoin a Counter-Currents se han multiplicado. Tras no recibir ni un solo pago entre principios de mayo y mediados de agosto, las transacciones se dispararon tan solo unos días después de la manifestación de Charlottesville.

25 de un total de 47 transacciones realizadas entre marzo de 2016 y diciembre de 2017 coincidieron con el periodo de Charlottesville. Eran cantidades menores de bitcoins, lo cual hace pensar que se trataba de donaciones.

Tras los disturbios de Charlottesville, Counter-Currents fue suprimida de su servicio de alojamiento web y de PayPal. Por eso, el editor empezó a pedir más donaciones en bitcoins.

La cartera de Daily Stormer suele mostrar “0,1488” transacciones

El neonazi Andrew Anglin, fundador y editor del sitio web neonazi Daily Stormer (que está basado en la revista de propaganda Der Stürmer del Tercer Reich) posee aún mayores riquezas en bitcoins.

El Southern Poverty Law Center (SLPC), una organización que lucha contra el racismo y pugna por las libertades civiles en los Estados Unidos, considera al Daily Stormer el “primer sitio web en la promoción del odio” de los Estados Unidos.

A principios de enero, Anglin tenía poco menos que 38 BTC, que valía algo más de 550.000 dólares. El analista Bambenek calcula que Anglin ha invertido en torno a 250.000 dólares en bitcoins desde 2014, según declaró al Washington Post.

Muchas de las transacciones que llegan y parten de su cuenta (diecisiete el año pasado)son cantidades que incluyen la cifra 1488. En este contexto, el 14 significa “catorce palabras”, una clave de la doctrina neonazi especialmente arraigada en los Estados Unidos: “Debemos asegurar la existencia de nuestra raza y un futuro para los niños arios”. El doble 8 significa la octava letra del alfabeto, es decir, se trata de una abreviatura de “HH”: “Heil Hitler.”

El hacker Andrew Auernheimer posee bitcoins por valor de millones

Coinbase, una de las mayores plataformas de comercio de criptomonedas, cerró la cuenta del Daily Stormer en agostoAnunció que iba a tomar medidas contra los usuarios que propagasen el odio y apoyasen la violencia. Pero las transacciones siguieron funcionando en el caso de Anglin: ni siquiera la expulsión de Coinbase logró detenerlo.

El código “1488” también se encuentra hasta quince veces en las transacciones del neonazi estadounidense, hacker y trol de Internet Andrew Auernheimer entre 2014 y 2017.

Auernheimer, más conocido por el pseudónimo “Weev”, saltó a la fama debido a un ataque informático contra la compañía telefónica estadounidense AT&T, por el que fue condenado a 41 meses de cárcel en 2013. Salió de la cárcel un año después a raíz de una apelación y se mudó a Transnistria, una pequeña región de la frontera oriental de Moldavia apoyada por Rusia.

También gestionó durante algún tiempo la página web del Daily Stormer. Las transacciones muestran que Auernheimer acumuló más de 194 BTC entre 2014 y finales de 2017, lo cual equivale a más de 2,8 millones de dólares con el tipo de cambio actual.

El Movimiento Identitario pide donaciones en bitcoins

En Europa, los extremistas de ultraderecha también están intentando utilizar donaciones en monedas digitales para sortear los cierres de cuentas. Las del Movimiento Identitario en Alemania y Austria fueron clausuradas a finales de junio: Paypal bloqueó a la organización y la plataforma Kickstarter expulsó a los neofascistas. Para contrarrestarlo, intentaron recaudar en bitcoins.

Entre agosto y diciembre, fueron a parar a la cartera de los “Identitarios” alemanes 1,66 BTC, que equivalen a unos 20.000 euros. Dorian Schubert, activista de Kontracultur Halle, una división regional del Identitären Bewegung Deutschland (“Movimiento Identitario Alemania”) explicó a la edición alemana de Business Insider que se trataba esencialmente de donaciones.

Entre tanto, las donaciones del “Movimiento Identitario Alemania” empezaron a incluir también las critpomonedas Litecoin (LTC) y Ripple (XRP).

La cartera de Litecoin tenía 92 LTC a principios de enero (unos 18.000 euros) y la de Ripple, 5.560 XRP (unos 9.400 euros). Según Schubert, los activos en Litecoin y Ripple procedían únicamente de la transferencia de donaciones en bitcoin a las otras carteras de criptomonedas.

Otros “Identitarios”, sin embargo, no han adquirido criptomonedas a tanta velocidad. Martin Sellner, el colíder del Identitären Bewegung Österreich (“Movimiento Identitario Austria”) ofrece bitcoin como medio de donación en su página web.

Sellner, que solía estar asociado con los “Identitarios” en torno al neonazi austríaco Gottfried Küssel, recibió 0,16 BTC entre julio y diciembre de 2017. Sellner no ha respondido a las consultas sobre donaciones e inversiones.

La cartera francesa “Genération Identitaire” no registró ninguna transacción en 2017 y sus filiales irlandesa y británica (“Generation Identity”) se han limitado a anunciar que han recibido donaciones en bitcoins.

Los “Identitarios” hacen tratos con los activistas de la derecha alternativa

Además, los “Identitarios” son y reclutan fundamentalmente entre las filas de (antiguos) grupos de neonazis y hermandades de derechas, mientras que en los Estados Unidos existe una gran presencia de piratas informáticos de la derecha, que emplean la subversión y el troleo para tratar de contaminar discursos, minarlos y combatir a los piratas de izquierdas.

Por lo tanto, la familiaridad técnica de muchos extremistas de ultraderecha estadounidenses explica que inviertan más en bitcoins y, ante todo, que lo hayan estado haciendo durante bastante tiempo.

Pero las relaciones entre la derecha alternativa y la (nueva) derecha europea se han intensificado muy notablemente en el último año, y sobre todo entre la generación más joven: Sellner fue invitado a varias conferencias de la derecha alternativa en otoño del año pasado, y mantiene una relación sentimental con la activista de derechas estadounidense Brittany Pettibone.

En verano, Pettibone y Lauren Southern —un activista de la derecha convencional canadiense– contribuyeron a la campaña de “Defend Europe” con vídeos en YouTube y aportaciones en redes sociales. Southern también recibe donaciones en bitcoins, con 4 BTCa principios de enero (unos 60.000 dólares). La mayoría de los fondos corresponden al periodo comprendido entre junio y agosto, cuando Southern hablaba sobre “Defend Europe”.

La derecha se estanca: empiezan a faltar donaciones

No obstante, los “Identitarios” austríacos siguen apoyándose en las transferencias bancarias convencionales: abrieron una nueva cuenta en el Tararék Bank húngaro para sortear el boicot de su país. Pero incluso así, sus donaciones parecen haberse estancado en los últimos tiempos: los austríacos quieren reunir 20.000 euros para un “centro en Viena”.

A tenor de la información publicada en su página web, hasta ahora han recaudado menos de 1.000 euros. Entre marzo y diciembre de 2017, el proyecto solo recibió 90 euros.

Del mismo modo, los “Identitarios” todavía están a más de 8.000 euros del estudio de grabación que quieren crear: en este caso, las cosas tampoco han cambiado demasiado desde el punto de vista financiero en el último año.

Al cierre de este reportaje, publicado originalmente en Business Insider Alemania, el “Identitäre Bewegung Austria” no ha emitido ningún comunicado sobre si estas cifras se corresponden o no con el estado actual de las donaciones.

Después de “Defend Europe”, el entusiasmo de los patrióticos donantes parece haberse diluido. Los “Identitarios” habían recaudado más de 200.000 dólares para su campaña a través de la plataforma de micromecenazgo de derechas WeSearchr, en la que el Daily Stormer también pide apoyos, para no volver a ofrecer, en semanas, nada que no fueran algunas fotografías y vídeos.

Además, se exhibe el proyecto de “Patriot Peer”, una aplicación en desarrollo que pretende conectar a nacionalistas y extremistas de derechas con algunos simples elementos de juego. Los desarrolladores se han volcado en promocionarla para pedir donaciones.

Aparentemente, ya se han invertido 20.000 euros en su desarrollo, pero desde el gran anuncio de hace un año el lanzamiento se ha pospuesto una y otra vez. Solo repiten que la aplicación nacerá pronto.

Si en verdad se lanza “Patriot Peer” en algún momento, los “Identitarios” tendrán que enfrentarse a su siguiente barrera: las tiendas de aplicaciones. Entonces, los neofascistas podrían ser expulsados otra vez de las plataformas convencionales.

Publicidad