Inicio Salud Pierde peso desayunando bien

Pierde peso desayunando bien

Despídete de esas últimas pesadas libras con estas fáciles sugerencias para el desayuno. Muchos de nosotros fuimos educados con la idea de que el desayuno es la comida más importante del día. Y por una buena razón: acelera tu metabolismo después de un ayuno de una noche, nutre tu cuerpo con macros esenciales, aumenta tus niveles de energía y te ayuda a perder peso. Pero si comienzas el día con un plato lleno de alimentos equivocados, es posible que le estés haciendo un daño a tu cuerpo. Por eso, hemos creado los mejores hábitos de desayuno para bajar 10 libras. No solo eliminarás la parte superior de tu panecillo y eliminarás la grasa del vientre, también establecerás una base sana para el resto del día.

Antes de profundizar en tu comida de la mañana, no te olvides de beber 16 onzas (0.47 litros) de agua. Cuando un estudio británico puso esto en práctica, los participantes perdieron un promedio de 2,87 libras (1,30 kilos) en 90 días, lo que se traduce en 11,5 libras (5,21 kilos) en un año. Si te aburres de lo simple del H2O, prueba cambiándola por un lote de agua detox afrutada.

‘Este alimento, aparentemente inocente, casi siempre está lleno de azúcar añadido. De hecho, la mayoría de las empresas usan sinónimos o palabras alternativas para “azúcar” con el objetivo de disfrazarlo”. Lisa Hayim, dietista registrada y fundadora de The Well Necessities nos habla sobre los 37 peores hábitos de desayuno para tu cintura. Por ejemplo, si viertes leche en una taza de Kashi Indigo Morning Organic Corn Cereal (Cereales de maíz orgánico de Kashi Indigo Morning) en lugar de ¾ taza de Kashi Organic Promise Cranberry, Spell y Flax Granola (Granola de arándano, espelta y lino de Kashi Organic Promise), ¡te ahorrarás 160 calorías! Hazlo todos los días y podrías perder 10 libras (4,53 kilos) en solo 7 meses.

Si eres un ávido bebedor de café, ya es hora de que te deshagas de la crema. Ponerle dos cucharadas de crema espesa a tu taza de café suma 100 calorías. Si tomas dos tazas de café al día, renunciar a las cremas te puede ayudar a perder 10 libras (4,53 kilos) en poco menos de seis meses, ¡una total obviedad!

En lugar de poner entre dos panes tostados un huevo, aguacate y tomates, elimina la rebanada superior. Hacerlo a diario te ahorrará alrededor de 100 calorías, lo que suma una pérdida de peso de hasta 10 libras (4,53 kilos) en un año.

En lugar de añadir un puñado de queso cheddar en tus huevos, cambia la lactosa por media taza de brócoli. Una onza de paquetes de queso cheddar contiene aproximadamente 110 calorías, mientras que media taza de brócoli al vapor contiene 15 calorías, además de fibra para combatir las flagelaciones y 65 por ciento de su valor diario recomendado de vitamina C. Haz esta mañana un cambio y evítale a tu cintura 10 libras (4,53 kilos) en una año.

Los lattes grasos y las sofisticadas bebidas combinadas (¡hola, Frappuccino de Starbucks!) pueden acumular calorías rápidamente. Si consumes café negro en lugar de un ‘Frappuccino Grande Mocha’ con crema batida solo dos veces a la semana, ahorrarás 810 calorías por semana, lo que equivale a perder 10 libras (4,53 kilos) en poco menos de 10 meses. No está nada mal.

¿No puedes dejar de tomar azúcar en tu taza de cafeína de la mañana? Tal vez esto te convencerá: si echas dos cucharadas de azúcar en tu café o té, y bebes dos tazas al día, ¡cortar con las cosas dulces te ayudará a bajar 10 libras (4,53 kilos) en menos de seis meses!

“A veces (o tal vez siempre), todo lo que necesitas son esos cinco minutos adicionales de sueño y desayuno que ya no caben en tu rutina matutina”, Amy Shapiro, dietista y nutricionista registrada de Real Nutrition NYC nos cuenta los mejores hábitos de desayuno para perder peso. Sugiere tener a mano un refrigerio portátil, como una barra de proteína, para que puedas tomarla rápidamente y listo.

Despertarse con un indulgente parfait (postre helado) cubierto con yogur griego, semillas de chia y bayas ricas en antioxidantes es una gran manera de comenzar el día, a no ser que estés eligiendo la base probiótica incorrecta. Elegir una taza simple de Chobani sobre una con sabor a fruta te ahorrará unas 50 calorías cada vez.

Los expertos estiman que dejarse un bocadito en cada comida podría reducir unas 75 calorías diarias. ¿No crees que esto se traduce en una importante pérdida de peso? ¡Hacerlo puede ayudarte a perder 8 libras (3,62 kilos)  en un año!

El ‘Oolong’ o ‘dragón negro’, es un tipo de té chino repleto de catequinas y nutrientes que ayudan a promover la pérdida de peso al aumentar la capacidad de tu cuerpo de metabolizar la grasa. Un estudio publicado en Chinese Journal of Integrative Medicine (Revista China de Medicina Integrativa) reveló que los participantes que bebían regularmente té oolong perdían una libra (0,45 gramos) por semana, sin hacer nada más para cambiar su dieta o sus hábitos de ejercicio “, Kelly Choi, autora de The Seven-Day Flat-Belly Tea Cleanse (Limpieza de siete días con té para un vientre plano) nos dice cómo perder 10 libras (4,53 kilos) rápido.

“Hay muchos alimentos que ayudan a perder peso, pero uno que a menudo recomiendo a mis clientes, y yo también como, es el pomelo (o toronja). Los investigadores de la Clínica Scripps en San Diego encontraron que cuando las personas obesas comían medio pomelo antes de cada comida, perdían una media de 3,5 libras (1,58 kilos) en 12 semanas. Aparentemente, la fruta ácida puede reducir la insulina, una hormona de almacenamiento de grasa, y eso puede conducir a la pérdida de peso. Además, dado que es al menos 90 por ciento de agua, puede llenarte para que comas menos. Sin embargo, si tomas ciertos medicamentos, no debes tomar pomelo o zumo de pomelo, así que consulta la etiqueta de todas tus recetas, o consulta a tu farmacéutico o médico “, Patricia Bannan, dietista y nutricionista autorizada autora de Eat Right When Time is Tight (Come bien cuando el tiempo aprieta) nos lo cuenta en “Cómo perder 10 libras rápidamente”.

Aunque sentarse a comer es la forma más común de disfrutar de tu comida, las investigaciones muestran que las personas que se quedan de pie mientras comen consumen un 30 por ciento más en la siguiente comida que aquellas que se sientan. ¿Cómo es posible? Los científicos piensan que si nos quedamos de pie mientras comemos, no lo consideramos una verdadera comida y, por lo tanto, recurrimos a comer más al final del día. Entonces, si tienes un desayuno de 450 calorías en tus pies, podrías reducir la comida de la mañana a solo 360 si te sientas. Eso se traduce en 9 libras (4,08 kilos) perdidas en el transcurso de un año.