“Mil goles, mil goles, mil goles, mil goles; sólo Pelé, sólo Pelé”, reza el clásico cantito de los fanáticos brasileños, subrayando la discutible hazaña del ídolo del Santos y del “Scracht”. Pues bien, esa exclusividad que se arroga la canción es otra de las hazañas que Lionel Messi se encargó de hacer añicos.

Porque así como “O Rei” se ocupó de anexar a su currículum conquistas en amistosos de toda calaña y color para llegar a la marketinera cifra de los 1.000 goles en 1969, Messi alcanzó ante Levante el millar de celebraciones. ¿Qué se le agrega a los 588 tantos oficiales con Barcelona y la Selección Mayor para romper la barrera de los 1.000? Sus conquistas con las Selecciones Sub 20 y Sub 23, las celebraciones en las Inferiores de Newell’s y Barcelona, los gritos en los amistosos con el Blaugrana y los tantos en los partidos a beneficio. Nada que no haya contemplado el recuento de Pelé.
La cuenta nace en el pormenorizado mapa estadístico que el periodista Ramón Min, responsable del sitio MessiStats, lleva adelante. En noviembre de 2016, Min habló con La Voz del Interior y dio “por seguro” que Messi, con el detalle mencionado, acumulaba 935 goles. Luego de esa publicación, el astro argentino, de 30 años, convirtió cuatro tantos más con la Selección, tres en amistosos contra el Barsa (frente al Al-Ahli en diciembre de 2016, y contra Real Madrid y Chapecoense, antes del inicio de la presente temporada). Si a eso le agregamos los 58 oficiales que firmó con Barcelona hasta la actualidad, los 1.000 son una realidad impactante, digna del mito contemporáneo que el fútbol disfruta con Messi.
El estadígrafo, incluso, va más allá: el monstruoso número podría engordarse con goles que no se contemplan en la cuenta. A saber: cinco tantos con Grandoli, el club de su barrio, 18 goles en amistosos de Inferiores con Newell’s, 24 en partidos preparatorios con las Juveniles de Barcelona, una conquista en Central Córdoba y 12 en su etapa a prueba en River, dan un paquete de 60. Pero como son datos “recogidos de varias fuentes, no registrados oficialmente” prefiere no integrarlos a su trabajo. Messi no los necesita…
El 19 de noviembre de 1969, en un duelo entre Santos y Vasco Da Gama, cuenta la fábula que Pelé logró su gol 1.000. Los 65.000 espectadores del conjunto carioca no pensaban en el récord: lo abucheaban, más allá de la marca en danza. “El ruido era ensordecedor. Me sentí solo contra el mundo”, le puso una cuota de épica “O Rei” en su relato.

© Proporcionado por THX Medios S.A.

“Por primera vez en mi carrera me sentí realmente nervioso”, agregó, antes de patear el penal que significó el 2-1 para el conjunto paulista. Enfrente estaba el portero argentino Edgardo Andrada, pero no pudo detener la ejecución. A Pelé lo bañaron en honores. Hasta le acercaron la camiseta del Vasco, el equipo adversario, con el número 1.000 en la espalda.
Fiel a su perfil, Messi no recibió con la misma pompa su conquista 1.000. Sí con la sonrisa habitual, fresca, espontánea, que acompaña cada uno de sus festejos. Con la cuenta a lo “Pelé”, Lionel alcanzó la marca a los 30 años. El brasileño lo hizo a los 29. Contando sólo sus goles oficiales en su etapa profesional, Pelé logró 767 goles. Si apelamos a la estadística paralela, según el testimonio del propio “O Rei”, cerró su carrera con 1.284 goles, a los 37 años. En su cuenta aparecen, por citar un caso, 14 tantos anotados con la selección del ejército de Brasil… A Messi le quedan siete años para alcanzarlo o sobrepasar su récord. Por lo pronto, ya lo forzó a compartir la patente del cantito.
EL DETALLE DE LOS 1.000 GOLES
Goles oficiales con Barcelona: 527
Goles en amistosos con Barcelona: 34
Goles en la Selección Mayor: 61 
Goles en la Selección Sub 23: 2
Goles en la Selección Sub 20: 14
Goles en Inferiores con Newell’s y Barcelona: 339
Goles en partidos a beneficio: 23
Publicidad