Inicio Noticias Nacionales Honduras, Revisan concesión de Corredor Turístico

Honduras, Revisan concesión de Corredor Turístico

Tegucigalpa, Honduras.

El contrato de construcción y administración del “Corredor Turístico” que va de la Barca, Cortés, a La Ceiba, Atlántida, será reestructurado porque el tráfico de vehículos no es suficiente para garantizar utilidades al concesionario, anunció ayer miércoles una fuente del gobierno hondureño.

Hasta el segundo semestre del 2017, ese tramo registraba pérdidas por “alrededor de 11 millones de dólares”, confirmó el ministro de Finanzas, Wilfredo Cerrato, al recalcar que “en el Corredor Turístico el gobierno no invirtió”.

Enfatizó que la inversión viene de “un privado a cambio de tener una recuperación vía peaje y como el peaje no ha funcionado, entonces, hay que reestructurar ese proyecto, es precisamente en lo que se ha estado trabajando”.

Por ahora no existe fecha límite para readecuar el contrato, pero mencionó que la idea “es darle una carretera en buen estado a la población hondureña que visita turísticamente esa zona o que se mueve por un tema de comercio”.

PROYECTADO A 30 AÑOS

El proyecto fue otorgado al Consorcio Autopistas del Atlántico de las empresas CI Grodco de Colombia, CI Grodco de Panamá, y la hondureña Profesionales de la Construcción (Prodecon) por 30 años a través de la Comisión de las Alianzas Público-Privadas (Coalianza) el 2012.

La inversión se tasó en 171 millones de dólares y consiste en la construcción y mantenimiento de 122 kilómetros de carretera desde la comunidad de La Barca, Cortés, pasando por El Progreso, Yoro, hacia Tela y La Ceiba, en el departamento de Atlántida.

La concesión descansa en la instalación de casetas de peaje con lo que los inversionistas esperan recuperar los capitales, pero el “Cuarto Aseguramiento” o informe sobre transparencia en proyectos de infraestructura de la Iniciativa CoST-Honduras alertó la inviabilidad de la obra.

El representante de la Cámara Hondureña de la Industria de la Construcción (Chico), Carlos Acosta manifestó que “existen varios hallazgos y recomendaciones”. La gente “siente que están muy cerca los peajes”, señaló Acosta al referirse a las primeras casetas que se construyeron a la altura de la comunidad de San Manuel, Cortés.

NEGOCIACIÓN DEFICIENTE

En la misma dirección se manifestó el representante ante CoST-Honduras, Carlos Chinchilla al detallar que en base a las conclusiones del “Cuarto Aseguramiento, una de las recomendaciones es que se revise ese contrato”.

La encrucijada surge al cuantificar la cantidad de vehículos que circulan por esa vía: “Yo no sé si -intencionalmente- la compañía presentó como rentable eso y el gobierno, o nosotros, vamos a tener que terminar pagando el diferencial por no cumplir con la cantidad de vehículos que ahí transitan”.

Para Chinchilla, esto es el reflejo “de la planificación y el diseño de los proyectos, pero también, en la negociación”.

La fuente insistió en la necesidad de renegociar la concesión “porque la cantidad de vehículos en tránsito, no va a cumplir las metas que el contrato establece para que la compañía tenga rentabilidad”.

“Son malas negociaciones, cómo además, de concesionar nuestros bienes, vamos a terminar de pagarle al que se está beneficiando y que no es de nuestro país”, la cifra de indemnización “creo que es de 20 millones de dólares al primer año y va creciendo conforme el tiempo pasa”.

Chinchilla resumió que “se pueden poner (casetas de peaje) a cada kilómetro, pero si la cantidad de vehículos que ahí transitan no es la que va generar el recurso que se ha comprometido, entonces, va a ser el mismo cuento”.