Inicio Salud El truco infalible para activar la hormona quemagrasa

El truco infalible para activar la hormona quemagrasa

¿Sabías que tu organismo produce una hormona quemagrasa? Pues así como lees, el cuerpo es sabio y en él encontramos los mecanismos para restablecer nuestra salud y regular las funciones del cuerpo.

En los últimos años se han realizado diversos estudios para demostrar que la hormona irisina es muy efectiva para quemar el tejido adiposo, ya que aumenta naturalmente nuestra temperatura corporal y nos lleva a gastar toda la energía almacenada en forma de grasa.

Al nacer, nuestro cuerpo produce una gran cantidad de esta hormona, pero conforme vamos creciendo este ritmo se reduce. Por fortuna existe un truco para reactivarla y hacer que tu organismo la vuelva a producir. ¡Toma nota!

La hormona quemagrasa se encuentra de manera natural en nuestro cuerpo, pero en pequeñas cantidades. Sin embargo, puedes aumentar su producción de manera natural siguiendo unos trucos que, aunque parezcan un poco extraños, son muy efectivos.

1. Acostúmbrate al frío

¿Te has preguntado por qué en los países fríos las personas tienden a ser más delgadas, especialmente los jóvenes y niños? Esto es porque para sobrevivir a bajas temperaturas, el organismo comienza un proceso llamado termogénesis. En él, se produce más irisina, que ayuda a convertir la glucosa y la grasa en calor. De ahí que en los climas fríos se antojan platillos más calóricos… ¡pero de todos modos no engordan!

Para aplicar este truco no tienes que mudarte a Siberia, pero sí tendrás que aumentar tu exposición al frío. ¿Cómo? Puedes intentar tomar duchas frías, empezando por alternar un chorro de agua caliente y uno de agua helada hasta adquirir una mayor resistencia. La ventaja también es que estas duchas mejoran tu circulación y te despiertan por las mañanas.

¿Te parece muy difícil? Coloca una bolsa de hielos sobre tu nuca todas las noches, durante 15-20 minutos para que tu cuerpo haga termogénesis. También puedes nadar en la piscina 3 veces por semana. Por último, puedes abrigarte un poquitito menos para acostumbrarte al frío, ¡pero sin arriesgar tu salud!

2. Desarrolla músculo

A muchas personas les da miedo hacer ejercicios de pesas porque piensan que se necesita muy poco para terminar pareciendo un fisicoculturista. Nada más lejos de la verdad: un entrenamiento de pesas adecuado te dará mayor densidad muscular, definición y fuerza sin hincharte.

Cuando ganas músculo, automáticamente quemas más calorías, ¡incluso cuando estás descansando! Esto es porque el proceso de recuperación es similar a la termogénesis, y hace que tu cuerpo libere más hormonas quemagrasa.

Haz ejercicios de pesas 3 veces por semana, asegurándote de trabajar todos los grupos musculares de tu cuerpo. En 3 meses verás cómo tu cuerpo se transforma, tu postura mejora y tu silueta se ve más definida.

3. Dos cambios en tu vida que te llevarán muy lejos

Ahora que conoces los beneficios del frío y del ejercicio de pesas, quedan 2 pequeños cambios que harán una gran diferencia. El primero es reducir drásticamente tu consumo de alcohol. Está comprobado que las bebidas alcohólicas frenan la quema de grasas, incluso si haces dieta y ejercicio.

El segundo cambio es asegurarte de dormir al menos 7 horas diarias para reducir los niveles de cortisol en el cuerpo, la hormona del estrés que nos hace acumular grasa. El descanso es fundamental para acelerar el metabolismo, regular el apetito y reducir el estrés.

¡Si sigues estos consejos, tu organismo se convertirá en una máquina quemagrasas!