Diario QuienOpina.Com – Sorry, el amor a primera vista No existe

Sorry, el amor a primera vista No existe

bruce diciembre 14, 2017 Comentarios desactivados en Sorry, el amor a primera vista No existe
Sorry, el amor a primera vista No existe

Lo sentimos, es imposible que lo ames cuando lo viste por primera vez.

A todas nos gusta pensar que algún día encontraremos por casualidad al hombre perfecto, nos enamoraremos perdidamente, seremos bien correspondidas y viviremos felices para siempre. Pero si estás esperando ese amor a primera vista te tenemos una mala noticia: la ciencia asegura que no existe. 

Si estás buscando con ansia ese click inmediato que inicie una gran historia de amor podrías tener una vida de decepciones, ya que los psicólogos afirman que enamorarse de inmediato es imposible.

Un estudio de la Universidad de Groningen en los Países Bajos ha estado investigando cuánto hay de verdad en el viejo cliché de las comedias románticas y tristemente concluyó que lo que la mayoría de nosotros consideramos como amor a primera vista es simplemente lujuria.

Los investigadores observaron a 396 participantes, casi todos eran jóvenes estudiantes holandeses o alemanes de los que el 60% eran mujeres, en su mayoría heterosexuales.

A través de una encuesta en línea se les hicieron preguntas sobre su estado romántico actual antes de mostrarles fotos de extraños para que calificaran su atractivo y señalaran cualquier sentimiento de amor, intimidad, pasión, compromiso y deseo sexual que les provocaran. También se les preguntó si sentían que estaban “experimentando amor a primera vista”.

Otras pruebas incluyeron citas rápidas y que calificaran sus sentimientos hacia su posible pareja. De los participantes, 32 (en su mayoría hombres) describieron tener 49 experiencias de amor a primera vista.

Los incidentes en los que reportaron que se “enamoraron a primera vista” estuvieron estrechamente relacionados con encontrar a la otra persona increíblemente atractiva físicamente, sin embargo en ninguno de los casos el sentimiento fue mutuo.

Ahora gracias a la ciencia sabemos que lo que sentimos por alguien que acabamos de conocer no es amor, sino deseo, y que la posibilidad de ser correspondidas es bajísima.

¡Adiós a nuestras fantasías románticas!