Predecir un terremoto en la Tierra es científicamente imposible, y ni los avances tecnológicos son capaces de pronosticar ni el momento en que tendrán lugar ni su intensidad.Sin embargo,  un estudio de la Geological Society of América, ha afirmado que para el 2018, comenzará un ciclo de aproximadamente 5 años en que aumentarán de manera considerable tanto el número como intensidad de los terremotos.Solo en el último año se produjeron en todo el planeta más de 14.000 terremotos, aunque tan solo diecisiete superaron la magnitud 7 en las escala de Richter.

Aunque parezcan muchos, en 2018 podría empezar un periodo peor para los sismos coincidiendo con una disminución (de tan solo unos milisegundos) en la velocidad de la rotación de la Tierra.Roger Bilham y Rebecca Bendick, geólogos de las universidades de Colorado y Montana, respectivamente, han analizado todos los terremotos producidos desde el año 1900, y han establecido una especie de patrón según el cual el número de sismos de gran magnitud aumentó de forma considerable en etapas cíclicas de cinco años.Estos períodos coinciden con una pequeña disminución en la velocidad de la rotación de la Tierra de milisegundos, algo que sucede aproximadamente cada 32 años.

El estudio vincula una mayor intensidad de los terremotos con períodos de cambios en la rotación de la Tierra.
Autores de la investigación han afirmado que “la correlación entre la rotación de la Tierra y la actividad sísmica es fuerte y sugiere que va a haber un aumento en el número de sismos intensos el próximo año“.

En 2018 comenzaría un ciclo de aproximadamente 5 años en que aumentarán de manera considerable los terremotos.

Además, después de analizar grandes terremotos desde 1.900, aseguran que “hubo períodos, con entre 25 y 30 terremotos intensos al año, mientras que el resto del tiempo, la cifra promedio era de alrededor de 15 grandes terremotos al año”.

Cambios en la rotación de la Tierra

Al buscar correlaciones entre estos períodos de actividad sísmica intensa y otros factores, pudieron comprobar que cuando había mayor intensidad la rotación de la Tierra disminuía ligeramente. “La rotación de la Tierra cambia ligeramente, y eso se puede medir con mucha precisión mediante relojes atómicos”.La conclusión fue que en períodos de alrededor de cinco años cuando la rotación de la Tierra se redujo, posteriormente el número de terremotos intensos aumentó. “La Tierra nos está ofreciendo una alerta de cinco años sobre futuros terremotos”. Ahora este período comenzaría en 2018, pudiendo tener un promedio de 20 o 30 potencialmente destructivos cada año. Además, estos sismos de mayor intensidad serían más frecuentes en países situados cerca de la línea de Ecuador.VIDEO. ¿POR QUÉ SE PRODUCEN LOS TERREMOTOS?

Publicidad