Inicio Salud Por qué debes evitar los combos fast food de hamburguesa

Por qué debes evitar los combos fast food de hamburguesa

La culpa de todo la tiene el refresco.

Casi nadie puede resistirse a la publicidad de las famosas hamburguesas fast food, sobre todo cuando ves el vaso “sudadito” de refresco frío y las papas fritas que parecen estar para chuparse los dedos; además, hacerlo “combo” te da una sensación de alivio al “ahorrar” al final de la quincena.

Pero ¿qué crees? Esta es la peor combinación del mundo, pues un estudio reveló que las personas quienes consumen refresco y comida alta en proteínas, sales y químicos, almacenaron más grasa que aquellas que comieron una hamburguesa casera, ensalada y una bebida sin azúcar.

Las personas que prefirieron los combos no quemaron ni un tercio de las calorías ¡tan sólo del refresco! Además, quemaron menos grasa y gastaron menos energía general al digerir la comida.

“Si añadimos carbohidratos adicionales (del refresco) a los que ya tiene una comida, sin duda eso tendrá un efecto en la capacidad del cuerpo de usar la grasa como fuente de energía, y es más probable que acabe como energía almacenada”, dijo la investigadora, Shanon Casperson, del Departamento de Agricultura de Estados Unidos.

En el estudio, Casperson y su equipo deseaban ver como los carbohidratos adicionales afectarían al metabolismo. 27 participantes pasaron dos días completos en una habitación sellada que media el oxigeno y el dióxido de carbono.

El primer día recibieron dos comidas con un 15 por ciento de proteína; al siguiente se les dio dos comidas con un 30 por ciento de proteína. Durante cada día, recibieron primero una bebida azucarada y luego otra sin azúcar.

Los investigadores encontraron que la bebida azucarada redujo la oxidación de la grasa, o sea, el proceso que inicia la descomposición de las moléculas de la grasa, en un 8 por ciento (7.2 gramos y 12.6 gramos, respectivamente cada día)

Los investigadores creen que la carga de adicional de carbohidratos que ofrece el refresco podría aminorar la necesidad del cuerpo de procesar la grasa de la dieta para obtener energía, dado que la grasa es más difícil de quemar que el azúcar.

“Cuando damos carbohidratos al cuerpo, es ello que usa primero (como fuente energía). La grasa que no se quema (por ejemplo de la hamburguesa, los aderezos o las papas fritas) termina depositada en algún lugar del cuerpo, como el vientre o las caderas”, señalo Casperson.

Por su parte, Erika Renick, dietista bariátrica en el Centro Integral de Pérdida del Peso del Hospital de la Universidad de Staten Island, en Nueva York, señaló que “añadir proteínas a las comida ayuda a mantenernos llenos, y que las bebidas azucaradas pueden influir en nuestros antojos de comida”.

Esta combinación (hamburguesa, papas y refresco) puede reducir la eficiencia con que nuestro cuerpo quema la grasa, así que ya sabes, no caigas en la tentación o mejor prepara tu ‘combo’ en casa.