Inicio Noticias Nacionales Honduras, Hilda Hernández, un legado de servicio al país

Honduras, Hilda Hernández, un legado de servicio al país

Tegucigalpa, Honduras.

Con una sonrisa en su rostro y suave voz, así será recordada por sus múltiples amistades y sus seres queridos la ingeniera agrónoma, Hilda Rosario Hernández Alvarado, quien murió trágicamente el sábado anterior, 16 de diciembre, y cuyo deceso ha dejado una honda consternación.

Se ha apagado una luz en el firmamento de la vida nacional con la infausta partida de Hilda Hernández al mundo de la espiritualidad. Para la posteridad quedan sus ejecutorias de hija respetuosa, querida hermana, abnegada madre y brillante profesional como consultora y funcionaria de alto rango.

Poseedora de una personalidad suave y carismática, llena de positivismo y liderazgo, ha sido una de las hondureñas más influyentes del país, algo que muy seguramente le fue influenciado por sus amorosos padres desde los años de su tierna infancia.

Venida al mundo el 5 de octubre de 1966, en la colonial ciudad de Gracias, en el occidental departamento de Lempira, al seno del hogar formado por don Juan Hernández Villanueva y doña Elvira Alvarado, Hilda Hernández se destacó en sus tiempos de escuela y colegio, habiendo forjado su liderazgo.

NIÑEZ. En sus años de infancia, Hilda y su hermano, el ahora Presidente Juan Orlando Hernández, quien siempre le profesó un cariño muy especial y le consideró su “brazo derecho”.

“LA LEMPIRA”

La 14 de 17 hermanos, obtuvo su formación hasta graduarse como ingeniera agrónoma en el Centro Universitario Regional del Litoral Atlántico (CURLA) y la Escuela Agrícola Panamericana de El Zamorano (EAP-Z), donde sus compañeros le llamaban “La Lempira” por su acendrado apego a la ciudad que la vio nacer.

Ella cursó un diplomado en Administración Gerencial, impartido por la Fundación para el Desarrollo Empresarial Rural (Funder) y capacitación en el manejo y administración de personal por la Universidad Tecnológica Centroamericana (Unitec), así como seminarios en Gestión Comercial, Calidad Total y Estrategia Laboral, entre otras áreas del conocimiento.

Con el correr de los años, aquella profesional de trato amable y servicial, comprometida con el desarrollo integral del país, en el campo empresarial, fue gerente general del Hotel Posada Don Juan, en Gracias, Lempira, como también se volvió una apasionada de la política, al tiempo de desempeñar importantes cargos como consultora y en el engranaje gubernamental.

Así, laboró como asistente del director de la Cooperación Italiana en Honduras, fue consultora de la Agencia de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) y del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), en procesos rurales para la Reducción de la Pobreza en Honduras.

De igual manera, fue consultora de la Cooperación Canadiense de Desarrollo (ACDI) en los temas de Mujer y Desarrollo Social, y de la Cooperación Holandesa.

LA FUNCIONARIA

Para 1992, se desempeñó como jefa de la División de Reconversión Empresarial Campesina y coordinadora del Componente de Gestión Empresarial de los proyectos Procorac, del Instituto Nacional Agrario (INA).

En 2002, en el gobierno del entonces presidente Ricardo Maduro (2002-2006) ocupó el cargo de subgerente general de la Corporación Hondureña de Desarrollo Forestal (Cohdefor), ahora Instituto de Conservación Forestal (ICF).

En el 2005, fue nombrada subsecretaria en la Secretaría de Agricultura y Ganadería (SAG), como también en el período 2010-2014 se desempeñó como la primera titular de la Secretaría de Desarrollo Social, enfocándose en materia social bajo la Política Pública de Protección Social y la creación del Centro Nacional de Información del Sector Social de Honduras.

Hilda Hernández era la amorosa madre de sus dos hijos: Humberto y Andrea Gaekel y en 2011 contrajo matrimonio con Jean François de Peyrecave.

En el gobierno de su hermano, el Presidente Juan Orlando Hernández (2014-2018), quien la consideraba su brazo derecho, se desempeñó como ministra asesora del Despacho de Estrategia y Comunicaciones y cesó en ese cargo el 31 de diciembre de 2016, para asumir en enero de 2017 como parte del equipo de coordinación de la campaña presidencial para el periodo 2018-2022.

UNA MECENAS

Además de su extraordinaria presencia y participación al seno de la familia Hernández Alvarado y la suya propia, entre su destacada trayectoria pública figura con letras mayúsculas que fue una infatigable mecenas para muchos en diferentes campos de la vida artística y cultural de los hondureños.

La apreciada dama desbordó su pasión por el arte, la cultura, los deportes y el cine, ya que entre sus principales objetivos sobresalió su vocación de servicio y apoyo a los hombres y mujeres de diversas disciplinas artísticas, igual que a escritores, cineastas, artesanos y diseñadores de modas para que resaltaran el nombre de Honduras fuera de las fronteras patrias.

Siempre tuvo un sentido patriótico con respecto a la divulgación de obras artísticas, habiendo soñado con rescatar la verdadera historia colonial de su amada Gracias, Lempira.

Poseedora de tantas bondades en una de sus páginas sociales quedó grabada la frase: “Soy incansable luchadora por los cambios que hacen de Honduras un lugar del que podemos sentirnos orgullosos”.

Exactamente esas palabras se volvieron acción convirtiéndola en la pionera del programa Marca País, en el cual trabajó arduamente para proyectar lo positivo de la idiosincrasia hondureña, incluyendo las raíces indígenas, gastronomía y territorios paradisiacos, entre otros atractivos que siempre consideró que el mundo debía conocer.

MARCA PAÍS

El importante desempeño alcanzado por Hilda Hernández, en su incansable labor por la construcción de Marca País Honduras, la llevó a ser galardonada por tres años consecutivos por la prestigiosa revista Estrategia & Negocios, líder en el área de negocios en Centroamérica y el Caribe de habla hispana.

Entre sus actividades extracurriculares fue miembro de la Junta Directiva de la Fundación para el Desarrollo Integral de Honduras, que apoya la educación de niños con excelencia académica y que viven en niveles de pobreza extrema, así como apoyo a las comunidades del departamento de Lempira. También fue miembro activa de la Fundación Celaque, dedicada a la conservación y preservación del Parque Nacional Celaque.

Como una dama de una distinguida personalidad, Hilda Hernández se caracterizó por ser una mujer de paz en medio de conflictos, amante de los niños, motivadora infatigable de las mujeres, hasta formar parte de la lista de Mujeres Desafiantes en Centroamérica y panelista como Mujeres en el Poder de Centroamérica.

“Las mujeres somos apasionadas de lo que hacemos, somos más disciplinadas, ponemos sentimiento y con trabajo logramos los objetivos, somos activas y comprometidas, es nuestra naturaleza, lo que hoy hacemos nos permite ser dueñas de nuestro propio destino; el límite hasta donde queremos llegar lo ponemos nosotras mismas”.

Las honras fúnebres de quien en vida fuera la ingeniera Hilda Rosario Hernández Alvarado se celebran hoy, de 9:30 de la mañana a 4:00 de la tarde, en la basílica Nuestra Señora de Suyapa, seguido de la sagrada eucaristía de exequias a las 4:00 de la tarde.

A las personas o instituciones que deseen enviar flores como muestras de condolencias a la ingeniera Hilda Hernández (QDDG), era su deseo que se hiciera en donativo a nombre del Programa de Rehabilitación de Parálisis Cerebral (Prepace), a la cuenta número 730083441, de Bac-Honduras.