Aburrida, lejana, ajena, corrupta. Así describen muchos a la política en estos días. Un ámbito de la vida como ciudadano con el que cada vez menos personas se sienten identificados y algunos ni siquiera entienden. Nada parecido al deporte, en que que se reflejan los deseos y pasiones, un escenario de héroes y villanos con el que más de uno se ve reflejado.

Dos mundos aparentemente diferentes, pero que conviven con frecuencia. Decisiones políticas cambian el deporte y acciones deportivas influyen en las masas y las altas esferas del poder. Basta con mirar aquel episodio en que Didier Drogba, exdelantero de la selección de fútbol de Costa de Marfil, fue capaz de detener una guerra civil gracias a la clasificación que él y sus compañeros lograron al mundial del 2006.

Pero hay relaciones más obvias y directas, como las veces en que un deportistas ingresa abiertamente a la disputa por cargos de elección popular. Eso es lo que podría suceder en los próximos meses con Ronaldinho Gaúcho, que según la prensa brasileña se postularía como candidato a la Cámara de Diputados por el Partido Patriota, un movimiento de extrema derecha. Estaría representando al estado de Minas Gerais.

Este no sería ni el primer ni el último deportista en enfrascarse en este tipo de disputas. Incluso muchos han obtenido un éxito considerable, y otros se han vuelto casi igual de célebres por su activismo político como por sus logros de las distintas competencias en las que participaron.

Romario

La incursión en el parlamento de Brasil de Ronaldinho no es la primera de un futbolista famoso. El primero fue otro grande que ha dado este país: Romario. Es conocido por ser oficialmente el segundo jugador con más goles en la historia con 772 anotaciones, aunque otras fuentes afirman que anotó más de mil. También fue elegido mejor jugador del mundo en una ocasión y fue campeón del mundial de Estados Unidos 1994.

En el 2014 fue elegido diputado de Río de Janeiro, cargo que ocupará hasta el 2018. Recientemente, y luego del escándalo mundial de corrupción al interior de la Fifa, anunció que buscará ser elegido como presidente de la Confederación Brasileña de Fútbol.

George Weah

Otro gran futbolista. El ganador del Balón de Oro de 1995 es una de las figuras políticas más importantes de su país, Liberia. Tras el fin de la guerra civil en el 2005 aspiró a la presidencia en el primer intento por instaurar la democracia. Para ello fundó el partido Congreso para el Cambio Democrático (CDC).

Aunque perdió contra la actual presidenta, Ellen Johnson-Sirleaf, este año volvió a postularse. El pasado 25 de octubre ganó la primera vuelta, pero al no alcanzar la mayoría requerida, deberá esperar los resultados de la segunda vuelta, que se realizará el próximo 26 de diciembre.

María Isabel Urrutia

Los colombianos recuerdan con especial afecto el momento en que Maria Isabel Urrutia realizó su último levantamiento de pesas en los juegos olímpicos de Sidney 2002, un hecho histórico que significó la primera medalla de oro para Colombia.

Fue representante a la Cámara entre 2006 y 2010, siendo autora del proyecto de ley que otorga pensiones a deportistas que logren distinciones en competiciones internacionales y acompañamiento a lo largo de su preparación para atletas de alto rendimiento.

Garry Kasparov

Considerado como uno de los mejores ajedrecistas de todos los tiempos, Kasparov también figura como una importante figura política en Rusia. Es uno de los principales opositores al régimen de Vladimir Putin, habiendo organizado diferentes manifestaciones para “restaurar la democracia”.

Amenazas y algunos incidentes lo  obligaron a refugiarse en Croacia, país que le dio la ciudadanía y donde actualmente reside. Desde entonces, ha buscado ser el presidente de la Federación Internacional de Ajedrez.

Manny Pacquiao

Los rápidos golpes de este filipino lo llevaron a lo más alto del boxeo mundial. Ser múltiple campeón en diferentes categorías y un récord de 59 victorias y solo 7 derrotas son algunos de los logros que ha logrado en su prolífica carrera.

Pero sus victorias también ocupan otros escenarios. Actualmente es un político muy influyente en el país, siendo actualmente senador, y parece aspirar cada vez a más.

Publicidad