Diario QuienOpina.Com – Socialdemócratas alemanes, bajo presión para formar coalición

Socialdemócratas alemanes, bajo presión para formar coalición

bruce noviembre 24, 2017 Comentarios desactivados en Socialdemócratas alemanes, bajo presión para formar coalición
Socialdemócratas alemanes, bajo presión para formar coalición

Las tensiones por la crisis política alemana cayeron este jueves sobre el líder socialdemócrata, Martin Schulz, cuya determinación a dejar que su formación se regenere en la oposición se topa con las presiones para que brinde la llave de la gobernabilidad a Angela Merkel. Mientras figuras veteranas del Partido Socialdemócrata Alemán (SPD) defienden que el partido tiene el deber de promover la estabilidad del país.

Schulz se convirtió hoy en el quinto líder al que recibió esta semana el presidente del país, Frank Steinmeier, en busca de una solución a la situación creada por la ruptura de negociaciones entre el bloque conservador de Merkel, los verdes y los liberales.

Desde las propias filas socialdemócratas se han sucedido estos días las críticas a la posición de Schulz

La cita era entre correligionarios, aunque ambos políticos parten de posiciones opuestas: Schulz ha rechazado entrar en otra gran coalición y apuesta por nuevas elecciones, mientras que el presidente ha llamado a todos los partidos a “reflexionar” para facilitar la formación de un gobierno, sin mencionar siquiera la posibilidad de repetir los comicios.

La reunión duró una hora y cuarto, más que las anteriormente mantenidas estos días, por separado, con Merkel, los líderes de los Verdes, del Partido Liberal (FDP) y de la Unión Socialcristiana bávara (CSU). La visita de Schulz a la sede presidencial venía envuelta en una fuerte expectación, ya que mientras las anteriores tenían cierto aire de trámite por no esperarse de ellas una reapertura de las negociaciones rotas el domingo, de la de hoy podría derivarse un cambio de postura en el Partido Socialdemócrata.

Martin Schulz abandona el palacio presidencial tras la reunión con Frank-Walter Steinmeier© Proporcionado por La Vanguardia Ediciones, S.L. Martin Schulz abandona el palacio presidencial tras la reunión con Frank-Walter Steinmeier

Desde las propias filas socialdemócratas se han sucedido estos días las críticas a la posición de Schulz, que desde la misma noche electoral, cuando su partido se hundió en su peor resultado histórico -un 20,5 %-, ha insistido en que no habrá otra gran coalición.

De Steinmeier, quien fue ministro de Asuntos Exteriores en la primera y la tercera legislatura de la canciller, Angela Merkel, se esperaba una labor arbitral, ya que para el presidente la convocatoria de nuevos comicios solo debe producirse como último recurso y una vez descartada toda opción de gobernabilidad. Se ha convertido así, indirectamente, en un aliado del bloque conservador de la canciller, quien tanto esa misma noche electoral como en las semanas sucesivas ha invitado reiteradamente a Schulz a negociar otra coalición.

Para el presidente la convocatoria de nuevos comicios solo debe producirse como último recurso y una vez descartada toda opción de gobernabilidad. Tras reunirse con Steinmeier, Schulz citó en Berlín a los miembros de la ejecutiva de la SPD para informarles de la conversación con el presidente. “Evaluaremos lo que se ha tratado y consideraremos la situación con responsabilidad”, apuntó a su llegada a la Willy Brandt Haus, la sede del SPD, la vicepresidenta Manuela Schwesig.

El rechazo a una gran coalición es una postura mayoritariamente compartida entre los socialdemócratas, pero se considera también que Schulz cometió un error estratégico al fijarla de antemano y corre ahora el peligro de enrocarse en ella.

Entre las alternativas que se barajan está la de “tolerar” un gobierno de Merkel en minoría, lo que en Alemania se denomina “modelo Magdeburg”, en alusión a la capital del Land de Sajonia-Anhalt, que fue gobernado ocho año bajo esa fórmula.

Incluso algunos pesos pesados del socialismo alemán prefieren repetir una gran coalición a ver un gobierno en minoría. El jefe del Ejecutivo del estado federado alemán de Baja Sajonia, Stephan Weil, una de las figuras más influyentes del partido después de que desafió las encuestas al ganar la reelección este año, consideró que una gran coalición sería preferible a un gobierno en minoría. “Los gobiernos en minoría son construcciones frágiles”, dijo al consorcio del periódico RND.

El SPD tuvo que trazar un camino entre las bases de un partido reacio a repetir la experiencia contundente de una gran coalición y sus obligaciones democráticas. “Todos entienden que hay mucho en juego, que involucra la estabilidad de un miembro extremadamente importante de la Unión Europea”, agregó. Volker Kauder, líder del grupo parlamentario conservador y aliado clave de Merkel, se hizo eco del sentimiento y pidió que se repita la gran coalición.

Todos entienden que hay mucho en juego, que involucra la estabilidad de un miembro extremadamente importante de la Unión Europea”. Está en juego la estabilidad de la primera potencia económica europea. “Europa está esperando una Alemania capaz de actuar para que finalmente pueda responder a las preguntas planteadas por el presidente francés (Emmanuel) Macron”, añadió Kauder, refiriéndose al llamamiento de Macron a las reformas fiscales para fortalecer la zona euro.

Alemania, la cuarta mayor economía del mundo, ha sido un bastión de estabilidad en la Unión Europea (UE) y los funcionarios de Bruselas y París temen que meses de incertidumbre política dañen los planes para reformar la gobernanza de la zona euro y las políticas de defensa y asilo de la UE. Merkel, quien sigue siendo la canciller en funciones hasta que se acuerde un nuevo gobierno, ha dicho que preferiría trabajar con el SPD, pero si esa opción falla, preferiría unas nuevas elecciones a un gobierno minoritario inestable.

Bruselas y París temen que meses de incertidumbre política dañen los planes para reformar la gobernanza de la zona euro. Entre la familia socialdemócrata crece asimismo el nerviosismo por lo que puede ocurrir en caso de nuevos comicios ya que, según sondeos difundidos esta semana, podría sufrir el siguiente hundimiento electoral, tras el varapalo histórico de las últimas elecciones. De celebrarse nuevos comicios, la gran beneficiada podría ser la ultraderechista Alternativa para Alemania (AfD), tercera fuerza en las generales del pasado 24 de septiembre, por detrás de los conservadores de Merkel y el SPD.

La socialdemocracia alemana celebrará del 7 al 9 de diciembre su próximo congreso federal, donde la cúpula se someterá a su elección, con Schulz como único candidato a la presidencia por el momento. En Berlín circulaban este jueves intensos rumores sobre un posible fin abrupto del liderazgo de Schulz, quien a principios de año dejó la presidencia del Parlamento Europeo para asumir las riendas del SPD. En Berlín circulaban este jueves intensos rumores sobre un posible fin abrupto del liderazgo de Schulz.