Periódico QuienOpina – Honduras, Prensa internacional, “Equipo rico contra equipo pobre”

Honduras, Prensa internacional, “Equipo rico contra equipo pobre”

bruce noviembre 14, 2017 Comentarios desactivados en Honduras, Prensa internacional, “Equipo rico contra equipo pobre”
Honduras, Prensa internacional, “Equipo rico contra equipo pobre”

El duelo eliminatorio entre Honduras y Australia rumbo a la Copa del Mundo Rusia 2018, ha puesto en entredicho el refrán futbolero que el “fútbol es un juego entre 11 contra 11 y el balón rueda igual para los dos”, adagio que busca emparejar cualquier distancia extra futbolística en la que se puedan presentar los protagonistas.

Al menos así lo plantea hoy el diario elpais.com en su versión Latinoamericana, en la que plasma las “ventajas” con las que cuentan ciertas selecciones económicamente poderosas como lo es la australiana, ante otras como la hondureña.

Este miércoles a las 3:00 de la madrugada de Honduras inicia el duelo entre ambas selecciones, duelo al que los oceánicos llegan físicamente más descansados literalmente gracias al dinero, pues el viaje realizado para ellos fue “placentero” y para los centroamericanos “agotador y casi interminable”.

A continuación el artículo de Elpais.com:

Solo hay un fútbol, pero puede que existan dos mundos, al menos en lo que se refiere a su relación con un deporte universal que alguna vez todavía iguala voluntades sobre el césped, pero las separa tras la línea de cal. La diferencia se expone en la eliminatoria que enfrenta a Australia y Honduras por una plaza en el próximo Mundial de fútbol. Ambas selecciones empataron sin goles el pasado viernes en partido celebrado en la localidad catracha de San Pedro Sula. La peripecia que lleva a ambos equipos hasta Oceanía para disputar el partido de vuelta invita a debatir sobre hasta qué punto influyen las desigualdades económicas en el rendimiento deportivo. Hasta que el miércoles vuelva a rodar la pelota, que es redonda e imprevisible.

De vuelta de su experiencia centroamericana, Australia arribó a Sydney a las doce de la mañana hora del domingo, hora local. En ese momento, sus rivales comenzaban a gestionar un tortuoso desplazamiento desde un hotel californiano hasta el aeropuerto de Los Ángeles para subirse a un vuelo con una duración prevista de 17 horas.

El operativo australiano fue un alarde propio de escapistas del primer mundo. El pitido final el partido de San Pedro Sula se produjo poco antes de las seis de la tarde, hora centroamericana. Setenta minutos después ya estaban expedición y valijas en el autobús camino al aeropuerto local donde esperaba un Airbus 330 con los motores en marcha. Tres cuartos de hora tardaron en estar al pie del avión, así que el vuelo QF6032 fletado por la compañía Qantas a instancias de los federativos australianos partió con sesenta pasajeros y doce miembros de la tripulación cuando apenas habían transcurrido poco más de tres horas después de la finalización del partido. Si alguien llega a acceder a él mientras sobrevolaba el Pacífico es posible que lo hubiera confundido con un platillo volante. Las 300 butacas originales de la nave habían desaparecido para configurar la nave con asientos que podían convertirse en cómodos lechos. En la parte trasera del avión se montaron camillas por las que pasaron todos los futbolistas para recibir las atenciones de los fisioterapeutas. Bolsas de hielo, prendas comprensivas y un menú conformado por nutricionistas formaron parte de la estrategia de recuperación tras el esfuerzo pergeñada por los médicos australianos.

El viaje estaba diseñado con una escala en Honolulu, en Hawai, donde los futbolistas no disfrutaron de la proverbial hospitalidad local, pero dispusieron de una amplia sala en el terminal del aeropuerto para realizar paseos y una tabla de estiramientos bajo la tutela de varios preparadores físicos y readaptadores. El trayecto desde San Pedro Sula había durado nueve horas, algo más de lo previsto porque el volcán mexicano Popocatépetl lanzó más ceniza de lo aconsejable durante las últimas horas y obligó a un pequeño rodeo. Durante ese tiempo la temperatura del avión se programó a 24 grados centígrados y brillaron sus luces interiores. El objetivo era que los futbolistas no se durmiesen para poder así paliar en lo posible los efectos del jet-lag. La diferencia entre San Pedro Sula y Sydney es de 17 horas. Cuando amanece en Honduras ya están pasando la hoja del calendario de ese día en Australia.

La actividad a bordo del QF6032 fue desde el visionado de películas o las timbas de póker al empleo de gafas Re-Timer, diseñadas para aplicar un leve haz de luz sobre los ojos, favorecer el descanso, minimizar la fatiga e impedir el sueño, un ingenio desarrollado en el país oceánico, según explican sus creadores “para que los humanos puedan manejar el reloj interno”. Ya sin ayuda de la tecnología, los australianos suelen tener experiencia en esas lides. “Nosotros estamos acostumbrados a larguísimos viajes porque forman parte de nuestra vida. No sé si los futbolistas hondureños lo están tanto”, reflexiona el centrocampista Mile Jedinak, que juega en el Aston Villa inglés.

La escala hawaiana abrió un nuevo plan. Eran las cuatro de la madrugada hora de Sydney cuando los futbolistas regresaron a los cielos. La temperatura del avión bajó entonces en seis grados, hasta los 18, se atenuaron las luces y cambiaron las gafas por unas con lentes naranjas que, según los expertos australianos, invitan a Morfeo. Algo menos de diez horas después se abrían las puertas del avión en Sydney. Eran las doce de la mañana del domingo en la ciudad más poblada de Australia y a 12.000 kilómetros los futbolistas catrachos acababan de finalizar un entrenamiento en Los Ángeles.

La Federación Hondureña de Fútbol sondeó la posibilidad de contratar un vuelo privado que les desplazase a Oceanía. La FIFA les comunicó que a cada una de las selecciones que iban a disputar las repescas intercontinentales (Perú y Nueva Zelanda se cruzan en otra eliminatoria) les iba a ayudar con 150.000 euros. Australia ha pagado algo más de un millón de euros por el desplazamiento, demasiado para las arcas de la modesta federación centroamericana, un dispendio en un país en el que el salario medio de los trabajadores anda por los 300 euros mensuales. Honduras voló en la madrugada después del partido hasta Los Ángeles en un vuelo privado, sin mayores comodidades que la posibilidad de salir en un horario personalizado. En California pasó el equipo todo el sábado a la espera de tomar un vuelo comercial a Australia que partía en horario nocturno, reservaron unas habitaciones en un hotel para descansar unas horas, un campo de entrenamiento para soltar las piernas y en la madrugada del domingo emprendieron un periplo de 16 horas en el que se fue al limbo un día. Al contrario que Phileas Fogg en la imaginación de Julio Verne, Honduras no ganó un día sino que lo perdió al viajar hacia el oeste. Llegaron a Sydney poco antes de las nueve de la mañana del lunes, en horario local, casi 24 horas después que su rival. Además la expedición tan solo dispuso de quince billetes de primera clase, que se repartieron entre los presumibles futbolistas titulares y sus primeras opciones de reemplazo.

Con todo, los expertos australianos apuntan que aún siendo importante el tiempo empleado en el desplazamiento no lo es tanto como la calidad con el que se hace. Y se remontan a lo ocurrido en 2005. Entonces en la repesca contra Uruguay también fletaron un vuelo que dividieron en dos mitades tras una escala en una remota isla del Pacífico mientras los charrúas se embarcaron en un vuelo regular e incluso llegaron antes al destino. Pero mientras unos viajaron con camillas de masaje, todo tipo de atenciones y la posibilidad de estirar las piernas, otros se pasaron casi 20 horas bajo el rigor de la aviación comercial. La prórroga y la tanda de penaltis, que finalmente dio el pase al Mundial a Australia, encontró a los uruguayos sin gasolina.

Frescos como lechugas y sonrientes, los futbolistas que dirige Ange Postecoglou avanzaron el domingo por la mañana por el terminal del aeropuerto de Sydney y atendieron a los medios de comunicación allí presentes. “No podemos pedir más. Es algo increíble, un nivel superior”, resumió Jackson Irvine, futbolista del Hull City. Un federativo australiano resumió el despliegue con un discurso propio del primer mundo: “En un deporte en el que cualquier ventaja puede ser mínima se trataba de un gasto mínimo”. (Cortesía de elpais.com).