Diario QuienOpina.Com – Este debe ser tu peso a los 40

Este debe ser tu peso a los 40

bruce noviembre 8, 2017 Comentarios desactivados en Este debe ser tu peso a los 40
Este debe ser tu peso a los 40

HUESOS

Combate la disminución de la masa ósea (osteoporosis). Un buen programa de ejercicio físico te ayudará a mantener los huesos densos, fuertes y resistentes al paso del tiempo. Nuestro consejo: acude al doctor y pide que te haga una densiometría para controlar que todo está bien.

MÚSCULOS

Mejora la calidad de las proteínas que tomas para crear músculos fuertes y sanos: ahora nos cuesta más muscular. Facilita al cuerpo la pérdida de peso y acelera el sistema parasimpático para activar el metabolismo y quemar más calorías.

HORMONAS

Se produce una suave progresiva caída de algunos niveles hormonales (estrógeno y progesterona) y aparecen los primeros síntomas de la menopausia. Mejora la dieta y el ejercicio para restaurar el equilibrio hormonal.

No te pierdas los siguientes consejos nutricionales:

Chía: ya no falta en las despensas de NY, LA o Londres, las ciudades que abanderan las nuevas modas gastronómicas. El consumo diario de una cucharada sopera ofrece grandes beneficios. No contiene gluten, tiene propiedades antioxidantes, omega 3 y fibra. Aporta cinco veces más calcio que la leche y garantiza un aporte extra de energía, favoreciendo así el aumento de masa muscular y evitando el dolor articular.

Lino: ayuda a mantener el colesterol a raya, mejora la circulación y la salud de nuestro corazón. Es estupendo para combatir la acidez o el estreñimiento y gracias a su alto contenido en omega 3 y 6 contribuye a reducir las infl amaciones. Además, mejora el estado de la piel.

Sésamo: es rico en minerales, como calcio, magnesio, fósforo, zinc y potasio; y vitaminas B1, B9 y E. Tiene ocho de los aminoácidos esenciales, mejora los problemas circulatorios y la anemia. Previene enfermedades cardiovasculares, aporta magnesio a las estructuras musculares, cuida de nuestro hígado y previene la migraña, entre otros beneficios.

Los arándanos son los reyes de las propiedades antioxidantes. Las cerezas tienen gran cantidad de betacarotenos (esenciales para el normal desarrollo del sistema inmunológico) y son diuréticas. Las ciruelas aportan fibra y regulan el tránsito intestinal. Las frambuesas tienen elevados niveles de vitamina C (antioxidante), al igual que las fresas, que además ayudan a combatir la anemia. Las moras disminuyen el colesterol malo y aumentan el bueno, por lo que previenen enfermedades cardiovasculares. NO TE PIERDAS 13 ALIMENTOS ANTIOXIDANTES

© Motorpress Rodale

Leche: estamos en un periodo ideal para prevenir la subida del colesterol. Los lácteos mantienen los niveles de calcio elevados y por eso debemos consumir leche, yogures y quesos en cantidades adecuadas, pero será aún mejor si los elegimos desnatados. También podemos ir variando de leche, pues la que procede de la vaca es elevada puede tener mucha carga inflamatoria para algunas personas. Si te provoca hinchazón, cámbiala por la de cabra, oveja o de origen vegetal (de almendras, soja, coco o avena).

El yogur y el kéfir: deberías convertirlos en grandes aliados en tu dieta, pues previenen enfermedades como la osteoporosis. El kéfi r es un hongo que, entre otras muchas propiedades, tiene un elevado valor probiótico, capaz de mantener la flora bacteriana (buena) en los niveles adecuados y evitar, así, sufrir descomposición intestinal o candidiasis, especialmente si estás tomando antibióticos.

El brócoli es un superalimento que contiene propiedades anticancerígenas, vitaminas A, C y E, aminoácidos importantes, zinc y potasio. Esta col (cruda o al dente mejor) previene el cáncer (sobre todo de mama), protege el corazón y desintoxica el organismo. Además, fortalece huesos, piel, vista; evita la anemia y mejora el sistema inmunológico.

A la hora de elegir alimentos ricos en proteínas, opta por un buen pescado y modera el consumo de carne y huevos. Algunos pescados nos aportan un buen porcentaje de calcio, como el jurel, el bacalao, la dorada, el besugo, el atún o las sardinas. Si los cocinas al horno o a la plancha sumarás pocas calorías a tu plato (¡bien!) y son muy nutritivos. Su alto contenido en omega 3 ayuda a prevenir enfermedades cardiovasculares y cuida el corazón. Además, te echará una mano a la hora de reducir el nivel de colesterol en sangre. Y aún hay más: tiene muchos minerales imprescindibles para nuestro organismo (zinc, calcio, magnesio y yodo) y un alto contenido en vitamina D, perfecta para los huesos, los dientes y para mantener nuestro cerebro sano como un roble.

Cereales integrales: Conservan su constitución natural; es decir, que en el proceso de molienda no se separan sus tres partes: germen, salvado y endospermo. Gracias a su alto contenido en fibra cuidan de nuestro intestino y previenen el cáncer de colon y el estreñimiento. También, bloquean la absorción de azúcares y grasas perjudiciales, con lo que mejoran la salud cardiovascular, y tienen un alto contenido en vitamina E (un gran antioxidante). Y, además, son ideales en las dietas, pues sacian más, consiguiendo así que tengamos la sensación de haber comido lo suficiente. Buena elección: la quinua es un pseudocereal ideal. Contiene un alto nivel de proteínas y es una magnífica alternativa a los hidratos de carbono refinados (harinas blancas), pues incorpora minerales, como calcio, hierro, magnesio y fósforo; y vitaminas C, E, B1, B2. Además, es rica en aminoácidos esenciales, fuente de omega 3, y apta para celiacos.