Diario QuienOpina.Com – ¿Cuántas armas nucleares tiene cada país?

¿Cuántas armas nucleares tiene cada país?

bruce noviembre 30, 2017 Comentarios desactivados en ¿Cuántas armas nucleares tiene cada país?
¿Cuántas armas nucleares tiene cada país?

La restricción del programa de armas nucleares de Corea del Norte ha sido una prioridad para el presidente estadounidense, Donald Trump. No obstante, Corea del Norte tiene muy pocas armas nucleares almacenadas en comparación con otros países en posesión de armas. Solo otros ocho países controlan las 15,000 armas nucleares del mundo.

Desde que el presidente Donald Trump asumió el cargo, se ha enfocado intensamente en el programa de armas nucleares de Corea del Norte que el líder norcoreano, Kim Jong Un, se ha negado a detener. Como respuesta, Trump ha criticado y se ha burlado de Kim y ha presionado a países como China para persuadir al Estado rebelde a que deje de construir su arsenal.

Otros ocho países, incluido EE.UU., han almacenado armas nucleares durante décadas.

Unos años después de que EE.UU. lanzara bombas atómicas sobre Japón durante la Segunda Guerra Mundial -la única vez que se usaron armas nucleares en combate-, Rusia comenzó a desarrollar su propio potencial nuclear. El Reino Unido, Francia y China siguieron poco después.

En la década de 1960, se hizo evidente que un futuro en el que decenas de países construyeran y probaran armas nucleares no sería seguro para el mundo. Esto llevó al Tratado de No Proliferación nuclear (TNP) de 1968, que fue diseñado para prevenir la diseminación de armas nucleares y tecnología nuclear. Un puñado de países, incluidos Israel y Corea del Norte, no han firmado el acuerdo.

El tratado ha tenido mucho éxito. Pero el uso potencial de armas nucleares entre naciones hostiles continúa amenazando la paz internacional.

Aquí se expone la cantidad de armas nucleares que existen y qué países las tienen, según un informe de la Federación de Científicos Estadounidenses:

Durante años, EE.UU. intentó negociar con Corea del Norte para frenar su programa de armas nucleares. El Marco Acordado, firmado en 1994 bajo la presidencia de Bill Clinton, finalmente fracasó. Corea del Norte estaba haciendo trampa.

En 2003, Pyongyang se retiró oficialmente del TNP (Tratado de No Proliferación nuclear). Tres años más tarde, el país realizó su primera prueba nuclear. Desde entonces, Corea del Norte ha seguido construyendo armas, a pesar de los esfuerzos de los presidentes George W. Bush, Barack Obama y ahora Donald Trump para frenar su avance.

Hoy, Corea del Norte probablemente tenga hasta 60 armas nucleares, pero ese número es una estimación.

El gobierno de Israel no confirma ni niega oficialmente que posee armas nucleares. Pero es un secreto a voces que el país de Medio Oriente ha estado construyendo armas nucleares durante décadas.

En 1986, Mordechai Vanunu, un antiguo técnico nuclear y denunciante de irregularidades, reveló la existencia del programa de Israel.

Los aliados occidentales, como Estados Unidos y el Reino Unido, han apoyado la política de Israel de mantener su programa “secreto”.

The Guardian informó que en 2009, cuando un periodista le preguntó al presidente estadounidense, Barack Obama, si conocía algún país en el Medio Oriente que tuviera armas nucleares, “eludió la trampa diciendo que no deseaba ‘especular'”.

Para decirlo suavemente, India tiene una relación hostil con su vecino Pakistán. Esa tensión se ve agravada por el hecho de que ambos países poseen armas nucleares. Sin embargo, durante casi dos décadas, las dos naciones evitaron cualquier escalada de conflicto nuclear.

En 2003, India, que no es parte del TNP (Tratado de No Proliferación nuclear), proclamó una política de no ser los primeros en usar tales armas, lo que significa que juró nunca usar armas nucleares en combate a menos que fuera atacado por otro país con armas nucleares. China mantiene una política similar.

La India comenzó a desarrollar armas nucleares en un intento de contrarrestar la agresión china en la década de 1960. Desde entonces ha probado múltiples dispositivos nucleares, lo que provocó que Estados Unidos imponga, y luego levante, varias sanciones.

Contrariamente a la política de no ser los primeros en usar las armas nucleares de la India, Pakistán no ha descartado el uso de armas nucleares en el primer ataque.

La guerra indo-paquistaní de 1971 y la amenaza del creciente poderío de armas nucleares de la India llevaron a Pakistán a iniciar un programa nuclear propio.

En 2014, Pakistán comenzó a desarrollar armas nucleares tácticas que son ojivas más pequeñas diseñadas para usar en los campos de batalla y no contra las ciudades o la infraestructura. Estas armas son lo suficientemente pequeñas como para ser lanzadas desde buques de guerra o submarinos, lo que las hace más fáciles de usar con poco tiempo de anticipación que las armas nucleares tradicionales.

Supuestamente, Pakistán también está a punto de completar su tríada nuclear, lo que le daría al país la capacidad de lanzar misiles nucleares desde la tierra, el aire y el mar.

Al igual que todos los demás países que tienen armas nucleares, el Reino Unido argumenta que necesita ese tipo de armas principalmente para fines de defensa.

Su sistema de disuasión de armas nucleares se llama Tridente y consta de cuatro submarinos de la clase Vanguard que pueden transportar hasta 16 misiles balísticos Trist II D5, cada uno armado con hasta ocho ojivas nucleares, informó The Telegraph.

De 2010 a 2015, el Reino Unido redujo el número de ojivas operacionales en 40, de 160 a 120. Continúa trabajando en la reducción nuclear mientras mantiene su defensa de la fuerza nuclear mínima -solo la cantidad justa de fuerza para causar devastación y alcanzar objetivos de combate.

La primera prueba de armas nucleares de China tuvo lugar en 1964. Al igual que India, Pekín mantiene una política nuclear de no ser los primeros en usar tales armas, pero algunos en la comunidad internacional son escépticos de sus intenciones.

Pekín mantiene su recuento de armas nucleares en secreto, por lo que es imposible determinar exactamente cuántas tiene el país. Si bien la superpotencia de Asia oriental es miembro del TNP (Tratado de No Proliferación nuclear), sus aventuras militares cada vez más ambiciosas han sido motivo de preocupación para algunos países.

Por ejemplo, China planea revelar el próximo año su misil balístico intercontinental de última generación, que podrá atacar cualquier parte del mundo y transportar hasta 10 ojivas nucleares. En 2016, se revelaron misiles nucleares de largo alcance similares capaces de atacar Guam, un territorio de los EE.UU., lo que provocó una conmoción en el sistema de defensa estadounidense.

Francia comenzó a desarrollar armas nucleares durante la Guerra Fría, cuando el presidente Charles de Gaulle creía que necesitaba potencial de defensa independiente de los Estados Unidos y de la OTAN. De Gaulle temía que ninguno de los dos llegaría a la defensa de Francia en caso de un ataque de la Unión Soviética o de algún otro enemigo.

Si bien Francia posee la tercera reserva de armas nucleares más grande del mundo, afirma que no posee armas químicas ni de guerra biológica. Es un miembro del TNP (Tratado de No Proliferación nuclear).

En 2008, el presidente francés, Nicolas Sarkozy, reafirmó que las armas nucleares del país no estaban “dirigidas a nadie”. Por el contrario, eran parte de una “póliza de seguro de vida”. Sarkozy también anunció una reducción de armas nucleares, disminuyendo sus reservas a “la mitad del número máximo de ojivas nucleares [de Francia] durante la Guerra Fría”.

Estados Unidos encabezó el comienzo de la era nuclear bajo el presidente Franklin Roosevelt en 1942 cuando los militares lanzaron el Proyecto Manhattan, que condujo a la primera detonación de la bomba nuclear en el mundo.

Durante la Segunda Guerra Mundial, los EE.UU. cambiaron para siempre la forma en que el mundo vería la tecnología nuclear después de arrojar bombas sobre Hiroshima y Nagasaki en Japón, matando instantáneamente a decenas de miles de civiles.

Estados Unidos es miembro del TNP (Tratado de No Proliferación nuclear), pero se ha negado a sumarse a una política de no ser los primeros en usar las armas nucleares.

A principios de este año, el antiguo vicepresidente, Joe Biden, duplicó las grandes inversiones para impulsar el potencial nuclear de Estados Unidos.

“Mientras otros países posean armas nucleares que podrían usarse contra nosotros, nosotros también debemos mantener un arsenal nuclear seguro, confiable y efectivo para disuadir los ataques contra nosotros y nuestros aliados”, dijo Biden. “Es por eso que… hemos aumentado los fondos para mantener nuestro arsenal y modernizar nuestra infraestructura nuclear”.

Quartz informó que Estados Unidos gastaría aproximadamente 400 mil millones de dólares durante un período de 10 años para mantener y modernizar su arsenal. Otro objetivo de esta inversión es mantener el ritmo del creciente arsenal de Rusia.

Trump ha repetido los llamados de Obama relacionados con una renovación del arsenal de Estados Unidos.

“Quiero modernización y rehabilitación totales”, dijo el presidente. Después de pedir un incremento en las reservas de EE.UU. en la campaña electoral, dijo en octubre de 2017 que sería “totalmente innecesario”.

La antigua Unión Soviética comenzó a trabajar en su programa de armas nucleares en la década de 1940, después de escuchar los informes del Proyecto Manhattan de Estados Unidos.

Después de la carrera armamentista soviético-estadounidense durante la Guerra Fría, las armas nucleares almacenadas en los antiguos estados soviéticos fueron devueltas a Rusia, donde muchas fueron desmanteladas. Pero Rusia aún mantenía almacenada una gran reserva de armas.

Hoy, Rusia parece estar invirtiendo en la modernización de armas nucleares, al igual que EE.UU., y ha incrementado su arsenal. El año pasado, el presidente Barack Obama criticó tales esfuerzos como impedimentos para lograr el desarme nuclear global.

“Debido a la visión que ha estado persiguiendo de enfatizar el poder militar”, dijo Obama, refiriéndose al presidente ruso, Vladimir Putin, “no hemos visto el tipo de avance que habría esperado con Rusia”.

En octubre, Putin dijo que quería ayudar a reducir el arsenal nuclear del mundo y que “se esforzará por lograrlo”, pero agregó que Rusia continuará desarrollando su programa mientras otros países continúen haciéndolo.

Si bien Rusia tiene la mayor cantidad de armas nucleares de cualquier país, eso no significa necesariamente que sean las más poderosas.

“Rusia construyó armas nucleares que son mejoras graduales”, o armas que necesitarían actualizarse cada década más o menos, comentó Jeffrey Lewis, editor fundador del blog Arms Control Wonk, para Business Insider.

Por otro lado, Lewis dijo: “Las armas nucleares de EE.UU. son como autos Ferrari: bellas, complejas y diseñadas para tener un alto desempeño. Los expertos han dicho que los pozos de plutonio durarán cientos de años”. De hecho, las acciones estadounidenses de Minuteman III ICBMS, a pesar de su edad, son “maquinaria exquisita, cosas increíbles”.

“Las armas nucleares de Rusia son más nuevas, es cierto, pero reflejan la filosofía de diseño que dice: ‘No hay razón para hacerlo muy lujoso porque lo reconstruiremos en 10 años'”, agregó Lewis.