Diario QuienOpina.Com – Cristiano, rumbo al anti-récord

Cristiano, rumbo al anti-récord

bruce noviembre 20, 2017 Comentarios desactivados en Cristiano, rumbo al anti-récord
Cristiano, rumbo al anti-récord

En los ocho partidos de Liga que ha jugado (se perdió cuatro por sanción) ha marcado un gol en 55 remates, llevando su índice de efectividad hasta un paupérrimo 1,8%.

Los diez puntos de ventaja que acumula el Barcelona sobre el Real Madrid en esta Liga, entre otros muchos motivos, son consecuencia de la sequía goleadora por la que atraviesa Cristiano Ronaldo. El portugués está firmando el peor arranque de temporada desde que llegará en el verano de 2009. A estas alturas de Liga, disputadas doce jornadas el delantero del Real Madrid sólo ha podido marcar un gol (aunque se perdió las primeras cuatro jornadas por sanción).

Un pobre registro que lejos está de los 20 que llevaba en la 14-15 o en los 14 que hizo en la 10-11 y 11-12. Su peor dato hasta esta temporada lo tenía fijado en su primer año de blanco, en el que en los 12 primeros partidos de Liga sólo pudo hacer cinco goles, cuatro más que esta temporada.

Pero no solo en términos absolutos está Ronaldo en pleito con el gol. Su efectividad en esta Liga 2017-2018 es de un paupérrimo 1,8%: ha necesitado 55 disparos para sólo poder batir la portería del Getafe. En campañas pasadas de bonanza goleadora su efectividad se disparaba hasta el 21,3 % en la Liga 14-15. En los cursos que menos portería encontraba, su índice de efectividad se quedaba en un 12,3% (09-10).

De seguir este ritmo goleador, Cristiano terminaría en mayo, cuando finalice el campeonato doméstico, con una cifra de goles dramática: cuatro tantos (4,2 exactamente si los goles se pudieran dividir en decimales). Dicho de otro modo, si para ver puerta una vez ha necesitado 55 intentos, para hacer los 48 que alcanzó en su mejor año necesitaría ¡2640! Aquella próspera temporada 2014-2015 necesitó 225 remates para sus 48 goles.

Otro dato para la preocupación con Cristiano es su perdida de velocidad, tanto en carrera como en la toma de decisiones. Y el partido ante el Atlético de Madrid en el Wanda dejó dos detalles claros que mostraron poca agilidad. En primer lugar, Juanfran le ganó en velocidad en la lucha por un balón en profundidad que el Wanda celebró y la retransmisión de Movistar

 Partidazo exhibió: durante el sprint el lateral rojiblanco alcanzó los 33,8 kilómetros por hora, mientras que el delantero blanco se quedó en 32,8. Por otro lado, el portugués tuvo el gol de la victoria en el minuto 88, cuando Marcelo le asistió para dejarle en la frontal del área con el camino despejado hacia Oblak. Realizó un control que se le quedó largo y tardó en llegar al balón para fusilar al esloveno. Un tiempo precioso que Lucas Hernández aprovechó para lanzarse como un rayo y desviar el remate del portugués.

Además, y como condimento a estas pobres cifras, de fondo asoman su posible enfrentamiento con Sergio Ramos y los rumores sobre que dicen que en el próximo mercado de verano tiene la intención de abandonar el Real Madrid.