Diario QuienOpina.Com – Qué es la hipersexualidad y cómo saber si la padeces

Qué es la hipersexualidad y cómo saber si la padeces

bruce octubre 18, 2017 Comentarios desactivados en Qué es la hipersexualidad y cómo saber si la padeces
Qué es la hipersexualidad y cómo saber si la padeces

Hay una enorme diferencia entre disfrutar del sexo y obsesionarse con él.

De acuerdo con un estudio de la Organización Mundial de la Salud, una de cada 20 personas en el mundo tiene un problema de hipersexualidad. Tal vez esta estadística no te diga mucho, hasta que entiendas de qué se trata este padecimiento, el cual tú o alguien cercano podrían padecer. 

Según la OMS, la hipersexualidad es el “impulso sexual excesivo”. Es decir, un aumento significativo en la actividad sexual de una persona con consecuencias negativas sociales, emocionales y físicas, tal como dejar de disfrutar del sexo para obsesionarse con la cantidad de los encuentros sexuales.

En palabras más simples, estamos hablando de adicción al sexo.

El trastorno está tan extendido que la OMS ya lo considera un problema grave de salud física y mental. Éste se presenta más en hombres (85 %) que en mujeres (15 %), ya que estas últimas tienen menos inclinación hacia “el sexo exento de lazos emocionales”.

Celebridades como Hugh Jackman, Russell Brand, Michael Douglas, Lindsay Lohan y Britney Spears han admitido que la padecen, y todos hemos visto las terribles consecuencias que ha dejado en su vida y su carrera, particularmente en el caso de las últimas dos.

Según los expertos, la aparición de Internet es un estímulo para esta adicción, con su infinita oferta de chats, webcams, pornografía gratuita, aplicaciones de “ligue” y redes sociales que facilitan los encuentros íntimos.

Aunque es difícil describir de forma confiable al adicto sexual promedio, el doctor Josep María Farré, del Instituto Universitario USP Dexeus en Barcelona, propone que “Tienen cierta predisposición las personas con características impulsivas, con control deficiente y búsqueda excesiva de novedades, o con tendencia al fracaso social”.

El estrés, el bajo control de los impulsos y emociones y la baja tolerancia a la frustración también pueden llevar a desarrollar este trastorno. El hipersexual sufre un intenso sentimiento de culpa, se hace continuos autorreproches y tiene una confusa percepción de lo que es bueno o malo, mucho o poco.

“El 30% son adictos a tóxicos. Otros, adictos en cadena: al juego, a la comida, al ejercicio, entre otros. Un 21 % están también deprimidos. Son personas con carencias graves, y el sexo es su forma de compensarlas. Usan su cuerpo y el de los demás como un objeto”, explicó Farré.

Además de los daños emocionales, algunos efectos secundarios de la actividad sexual compulsiva incluyen irritabilidad, náuseas, insomnio o ansiedad, y alguna lesión física, ya que los genitales en particular, y todo el cuerpo en general, sufren mucho con este tipo de excesos.

Sin importar que su cuerpo y mente se resientan, el adicto del sexo es insaciable y sólo vive para satisfacer sus fantasías. Hasta que llega el día en que toca fondo o se da cuenta de lo que está haciendo, y decide pedir ayuda.

Por supuesto, se necesita el apoyo de un profesional de la salud mental para curar este padecimiento, el cual debe ser tratado como cualquier adicción, apoyándose incluso en la terapia grupal. Dependiendo de la gravedad del caso, serán necesarios desde unos pocos meses hasta varios años de psicoterapia, ya que hay que reeducar las costumbres para vincular el sexo con los sentimientos.

Uno de los mayores obstáculos en el tratamiento de la hipersexualidad es que se le toma con menos seriedad que la adicción a las drogas, al juego o al alcohol, y eso hace más difícil que el problema se reconozca y se busque una solución.

Si has logrado identificar algunas señales de hipersexualidad en ti o en alguna persona de tu círculo cercano, es muy importante consultar a un especialista para que este trastorno no afecte el resto de su vida y sus relaciones.