Periódico QuienOpina – Motivos que indican que debes ir al oftalmólogo

Motivos que indican que debes ir al oftalmólogo

bruce octubre 10, 2017 Comentarios desactivados en Motivos que indican que debes ir al oftalmólogo
Motivos que indican que debes ir al oftalmólogo

Siempre estamos muy preocupados y pendientes de controlar lo que comemos o hacer ejercicio para estar sanos, sin embargo, a veces descuidamos otros temas importantes como la salud de nuestros ojos. Aquí una lista de algunos motivos por los que no está de más acudir a una revisión oftalmológica.

1. Si observas miodesopsias, manchitas o partículas flotantes en tu ojo. Estos cuerpos flotantes que nadan en tu campo de visión son un defecto ocular que se manifiesta como un conjunto de manchas, puntos o filamentos. También son conocidas como moscas volantes (del latín muscae volitantes). Se trata de pequeñas partículas de suciedad, sangre o células que se han ido acumulando en el humor vítreo – el cual no se renueva a lo largo de la vida- y que proyectan una sombra en la retina que produce ese efecto de ‘mosquitas suspendidas’ en nuestra visión.

Son inocuas y es un fenómeno muy habitual, de hecho quienes las tienen se acaban acostumbrando a ellas. No obstante, no está de más estar pendiente de que se trata de miodesopsias y no un problema mayor como un desprendimiento de retina. Hay un posible tratamiento con láser para acabar con ellas.

“El gel vítreo, al condensarse, puede producir un agujero o desgarro que podría conducir a un desprendimiento de retina. Hay un tratamiento con láser para sellar estos agujeros y que no progresen”, explica el Dr. Emilio Dorronzoro, jefe del Servicio de Oftalmología del Hospital Universitario Sanitas La Moraleja.

Las miodesopsias son pequeñas partículas de suciedad, sangre o células que se han ido acumulando en el humor vítreo”

2. Tienes irritación y sequedad ocular constante. Tener de vez en cuando los ojos irritados no es ningún signo para preocuparse, pero cuando se convierte en algo recurrente podría ser un indicador de que sufrimos el llamado síndrome de ojo seco. Se trata de una condición crónica que aparece cuando hay una falta de lubricación y humedad en la superficie del ojo, algo muy molesto para quienes lo padecen y que requiere de tratamiento médico.

Según el Dr. Dorronzoro, se produce por un problema en el sistema de liberación de las lágrimas. Las lágrimas se fabrican en la glándula lagrimal principal y accesorias y son necesarias para la salud de los ojos y para tener una visión clara. Existen agentes externos que pueden propiciarlo como los ambientes secos, tanto el calor como el aire acondicionado.

© Proporcionado por La Vanguardia Ediciones, S.L.

El experto asegura que se trata con lágrimas artificiales como primera medida, las cuales han de emplearse de forma regular o cuando notamos que los ojos comienzan a secarse. Dichas lágrimas son inocuas y tratan de suplir a las que fabrica nuestro propio ojo. Si con esto no es suficiente, también hay otras alternativas disponibles como los suplementos de omega3, tapones lagrimas o inmunosupresores.

Otras de las razones que puedan dar lugar a la irritación ocular son posibles alergias o hábitos como fumar o pasar muchas horas frente a la pantalla de un ordenador, que también contribuyen a la sequedad ocular.

El síndrome de ojo seco es una condición crónica que se produce por un problema en el sistema de liberación de las lágrimas”

3. Al exponer tus ojos a sustancias químicas por un descuido. No es habitual -aunque depende de cuál sea tu profesión-, pero si alguna vez tienes un pequeño accidente en el que una sustancia química entra en contacto con tus ojos, lo primero que debes hacer es enjuagarlos bien con agua fría. Después lo mejor es acudir a un especialista para que revise su estado, incluso aunque parezcan que están bien, ya que podría causar causticaciones, una ‘quemadura química’ o daños irreversibles de los componentes celulares. Mejor prevenir que curar.

4. Si tienes un dolor repentino en los ojos o sufres derrames con frecuencia. Un dolor agudo podría ser una señal de que hay un cuerpo extraño atrapado en el ojo o de una posible infección viral o bacteriana. También puede ser un signo de inflamación ocular, aumento de la presión intraocular o simplemente una necesidad de cambiar de gafas, pero siempre será mejor consultar con un especialista antes de que derive en algo importante.

© Proporcionado por La Vanguardia Ediciones, S.L.

Un aumento de la presión arterial puede producir la rotura de un pequeño vaso en la conjuntiva. No tiene importancia para la salud del ojo, pero si aparece un derrame es importante tomarse la presión arterial”, explica el Dr. Dorronzoro.

5. Ves halos alrededor de las luces. Puede ser signo de que tus gafas o lentillas no están bien, pero también podría ser un síntoma de una migraña ocular, una alteración visual que puede afectar tus ojos. Los aumentos bruscos de la presión intraocular pueden producir estos síntomas también por lo que es importante consultar con un oftalmólogo.

Un aumento de la presión arterial puede producir la rotura de un pequeño vaso en la conjuntiva. No tiene importancia para la salud del ojo, pero si aparece un derrame es importante tomarse la presión arterial”

6. Los orzuelos. Es algo muy habitual, pues se trata de una infección local dolorosa o inflamación de las glándulas productoras de grasa del párpado que suele desaparecer sola. Sin embargo, hay personas que tienen tendencia a sufrirlos y deben acudir a un especialista para que les ayude a mantenerlo bajo control.

7. Tener una repentina sensibilidad a la luz. Desarrollar fotofobia es un motivo de consulta al médico porque también podría ser motivo de una migraña ocular o algún tipo de inflamación que ha de ser tratada.

8. Notar que perdemos visión. Han de hacerse las revisiones anuales y cíclicas pertinentes para mantener bajo control nuestra salud ocular.