Periódico QuienOpina – Jamás volverás a comer en tu escritorio después de leer esto

Jamás volverás a comer en tu escritorio después de leer esto

bruce octubre 10, 2017 Comentarios desactivados en Jamás volverás a comer en tu escritorio después de leer esto
Jamás volverás a comer en tu escritorio después de leer esto

¿Crees que comer en el escritorio te va a ayudar a ser más eficaz y podrás terminar más tareas a tiempo? Pues todo lo contrario… Descubre por qué NUNCA deberías volver a comer en la mesa de trabajo.

Si tu cerebro está cansado, trabaja más lentamente y le cuesta más producir nuevas ideas.

Cuando no tomas un descanso adecuado a mitad del día, tu cuerpo no se recupera bien y, al estar más cansado, rindes menos. Aunque creas que vas a adelantar más trabajo si no haces la pausa, ¡en realidad es todo lo contrario!

Comer con las personas con las que trabajas te hace sentir que eres parte de un equipo y da la oportunidad de conocer a la gente que ves todos los días, ¡mucho mejor que permanecer apartado y solo en un rincón!

Al estar pendiente del ordenador, no prestas atención a lo que comes ni a cuánto comes, así que terminas consumiendo más de lo que harías normalmente y eso hace que aumentes de peso.

El hecho de no tener unos momentos para cambiar de postura, pensar en otra cosa que no sea el trabajo y relajarse hace que te estreses más, porque tu cerebro sigue dándole vueltas a los mismos problemas de siempre.

Evidentemente, si siempre comes en el escritorio, tu espacio de trabajo no estará muy limpio que se diga, ya que habrá restos de comida por doquier.

Estrés, dolores de espalda, fatiga visual y síndrome del túnel carpiano son tan solo algunas de las afecciones que tienes más riesgo de padecer si siempre comes frente al ordenador.

¡Es COMIDA! ¡Es SAGRADA! ¡Y se le debe dar el RESPETO apropiado! La comida no es solo meter cosas en el cuerpo para seguir funcionando, es un momento de disfrute que mereces aprovechar cada día y que te pondrá de mejor humor si lo conviertes en una rutina agradable, algo que no podrás hacer si estás trabajando al mismo tiempo.