Diario QuienOpina.Com – Hondureño, tenía planificado detonar bomba en Dolphin Mall de Miami

Hondureño, tenía planificado detonar bomba en Dolphin Mall de Miami

bruce octubre 25, 2017 Comentarios desactivados en Hondureño, tenía planificado detonar bomba en Dolphin Mall de Miami
Hondureño, tenía planificado detonar bomba en Dolphin Mall de Miami

Un hombre de Miami se dedicaba este otoño a criticar acremente al gobierno estadounidense y sus acciones anterroristas en todo el mundo, mientas un informante confidencial lo escuchaba todo.

Vicente A. Solano, hondureño de 53 años residente en Miami, le dijo al informante que quería realizar un atentado terrorista en un concurrido centro comercial de Miami-Dade el Viernes Negro, el día de grandes ventas minoristas navideñas después del Día de Acción de Gracias, según autoridades federales. El informante le dijo a Solano que podía presentarlo a alguien que podía ayudarlo, pero que necesitaba pruebas de que sus intenciones eran serias.

Solano envió por texto al informante tres videos en que aparecía un hombre con una camisa y una máscara negras, parado frente a una bandera, también negra, idéntica a la usada por el grupo terrorista ISIS, según una denuncia penal federal.

Así comenzó una operación encubierta del FBI a Solano, quien fue arrestado el viernes por la noche en el Dolphin Mall bajo un cargo de intentar usar un arma de destrucción masiva en la zona de comidas del amplio centro comercial de Sweetwater. Solano se presentó el lunes por primera vez en el tribunal federal de Miami y quedará bajo custodia en un centro de detención cercano mientras espera el encausamiento de un jurado federal de instrucción, según la fiscal federal adjunta Karen Gilbert.

A pesar de su declarada lealtad al Estado Islámico, no hay evidencia de que representantes de ISIS hayan instruido a Solano para que colocara la bomba en el centro comercial.

En uno de los videos, Solano habló en español y dijo: “Estoy aquí porque me gusta la forma en que ISIS enfrenta a Estados Unidos y los países de la coalición. Son fuertes. Es un grupo que está creciendo en los medios sociales. Me encanta que va a haber una guerra santa…

“Estados Unidos es el país más terrorista de todos”, continuó Solano. “Estados Unidos invade cuando quiere y cuando le conviene. Por eso es que me uno al grupo islámico, la guerra santa, en nombre de Alá, de nuestro líder Abu”.

En otras partes de los videos, Solano mencionó el mortal atentado terroristas del 2013 durante el Maratón de Boston, y una operación encubierta en el 2015 en Cayo Hueso, en la que Harlem Suárez trató de hacer explotar una bomba en una playa pública. La bomba era un artefacto “inerte” que le entregaron agentes encubiertos del FBI, al igual que sucedió con el caso del Dolphin Mall.

El FBI empleó no solamente al informante, sino también a dos empleados encubiertos para que interactuaran con Solano y lo ayudaran a ensamblar una bomba inerte que le hicieron cree que podía detonar con un teléfono móvil. Todos se reunieron en el apartamento de Solano, en un hotel local, en sus vehículos, en estacionamientos y en el “centro comercial especificado”, que la declaración jurada del FBI no identifica pero que el Miami Herald ha conocido se trata del Dolphin Mall.

Solano mantuvo oculto en su habitación el dibujo de un diagrama de la bomba.

“Lo que quiero lograr es enviar un mensaje”, se escucha decir a Solano en una grabación del 13 de octubre, una semana antes de que supuestamente intentó el atentado en el centro comercial. “Porque he querido hacerlo, porque tengo resentimiento adentro, para demostrar a [Estados Unidos]”.

Solano discutió comprar de materiales para una bomba en forma de una olla de presión, colocarla en una maleta y detonar el dispositivo en la zona de comidas desde un teléfono móvil, indica la declaración jurada. También habló de hacer un dibujo de la zona en cuestión, de ponerse un disfraz y ocultar la bomba en una bolsa de bombas.

Solano se reunió con los dos dos empleados encubiertos del FBI en un hotel para ensamblar la bomba, sin darse cuenta de que “el dispositivo estaba inerte y no podía detonarse”, indica la declaración jurada.

“Mientras estaba en la habitación de hotel, Solano practicó ensamblar el dispositivo”, indica el documento.

Solano salió de la habitación de hotel con uno de los empleados encubiertos y juntos fueron en automóvil hasta el Dolphin Mall el viernes por la noche.

“Cuando llegaron al centro comercial, Solano hizo lo que creyó que debía hacer para armar el dispositivo y el reloj comenzó la cuenta regresiva”, expresa la declaración jurada. “Solano salió [del vehículo del empleado encubierto] y comenzó a caminar hacia la entrada del centro comercial ya escogida.

“Solano fue arrestado antes de entrar al centro comercial especificado”.

El supuesto intento de atentado no estuvo relacionado con un reporte falso de un hombre armado que disparaba en el Dolphin Mall en agosto, cuando el complejo de tiendas y el vecindario que lo rodea se convirtieron en un caos debido a supuestos disparos de armas de fuego. El incidente provocó la presencia de varias agencias policiales en el lugar.

Las operaciones encubiertas del FBI, como la del Dolphin Mall, se han convertido en procedimientos típicos en la era posterior a los atentados terroristas del 11 de septiembre. Los agentes dependen de informantes confidenciales para recibir información sospechosas, de manera que puedan acercarse a un sospechoso que planea usar un arma de destrucción masiva y desbaratar el plan antes que ocurra el atentado. Los informantes trabajan con agentes encubiertos y empleados y graban las conversaciones con el sospechoso.

En años recientes, la fiscalía federal en Miami ha logrado condenas contra Suárez, el hombre de Cayo Hueso quien planeó detonar una bomba, que era falsa, en apoyo a una organización terrorista extranjera, y James Medina, un hombre de Hollywood quien trató de atentar con explosivos contra una sinagoga en Aventura. Suárez, de 25 años, fue sentenciado a cadena perpetua. Medina, de 41 años, enfrenta 25 años de prisión cuando lo sentencien en noviembre.