Periódico QuienOpina – Honduras, Fabio Lobo pidió clemencia a Lorna A Schofield

Honduras, Fabio Lobo pidió clemencia a Lorna A Schofield

bruce octubre 12, 2017 Comentarios desactivados en Honduras, Fabio Lobo pidió clemencia a Lorna A Schofield
Honduras, Fabio Lobo pidió clemencia a Lorna A Schofield

Tegucigalpa, Honduras.

Vestido de reo y visiblemente arrepentido, Fabio Lobo, ingresó a la sala de la juez del Distrito Sur de Nueva York, Lorna A Schofield, el pasado 5 de Julio, para escuchar su sentencia final por el delito de conspiración para introducir media tonelada de cocaína a los Estados Unidos, junto a otros conspiradores.

En la Corte estaban también, su defensor, Manuel Retureta, el fiscal Emil Bove, la esposa del acusado y otros. Aquí están las valoraciones y lo que excluyó la juez, que pronto sentenciará también a los seis policías hondureños y al líder del cartel de “Los Cachiros”, Devis Leonel Rivera Maradiaga.

JUEZA SCHOFIELD: He confiado en el informe actualizado de la presentación, que era de julio 17,2017. También conduje una llamada audiencia Fático el 6 de marzo y 16, examinó las presentaciones relacionadas del gobierno y defensa, y después de que la audiencia decidiera sobre las mejoras de las líneas de la sentencia solicitadas.

Ahora, volviéndose a las directrices de la sentencia, aunque el señor Lobo, como usted sabe, el tribunal ya no está obligado a aceptar la recomendación de las directrices de la sentencia, estamos para ello, el Tribunal de Justicia debe calcularlo con precisión.

Así que he consultado la edición 2016 de la sentencia directrices y como he descrito con más detalle en mi opinión escrita después de la audiencia de Fático, me parece el nivel de delito total es de 42. Y que se basa en un delito base nivel de 38, además de lo siguiente, como lo describí anteriormente: Tres puntos además por ser gerente o supervisor en virtud de la directriz 3B1.1 (b), dos puntos adicionales para participación en la importación de acuerdo con la directriz 2D1.1 (b) (15) (C), y dos puntos además para posesión de armas de fuego 2D1.1 (b) (1). Entonces restado de ese total, he sacado un total de tres puntos para la aceptación de la responsabilidad Sección 3E1.1 (a). También encuentro que el historial criminal categoría I. El informe actualizado de la presentación refleja  sobre estas mejoras en las directrices y está de acuerdo con mi cálculo de las directrices de la sentencia.

¿Hay alguna objeción a mi cálculo de las directrices de sentencia dado mis decisiones?

–SEÑOR BOVE. No, su señoría. Gracias.

–SEÑOR. RETURETA: No, su señoría.

JUEZA SCHOFIELD: Con base en eso, me parece que el total nivel de delito es de 42, la categoría de antecedentes penales es primera.

Así que lo que eso significa, señor Lobo, es que la recomendación bajo las directrices es una pena de prisión de 360 ​​meses, que es de 30 años, en el extremo inferior, a un máximo de vida. Las directrices también recomiendan una multa de 25,000 a 10 millones de dólares, libertad supervisada de cinco años, sin posibilidad de libertad condicional.

Bajo el estatuto, que es diferente de la recomendación de las directrices, estoy obligada a sentenciarlo a por lo menos diez años, hasta un máximo de vida. La multa bajo la ley es un máximo de $10 millones, libertad supervisada es un mínimo obligatorio de cinco años y un máximo de vida, sin derecho a la libertad condicional. También, hay una evaluación especial obligatoria de $100.

¿Cuál es la posición del gobierno sobre la restitución?

–SEÑOR. BOVE: No estamos buscando la restitución.

–JUEZA SCHOFIELD: He emitido una orden preliminar separada de decomiso por la cantidad de $266,667. ¿Necesito hacer una orden final de decomiso o la orden preliminar es suficiente?

–FISCAL BOVE: Creemos que la orden preliminar será suficiente después de los procedimientos de hoy.

— JUEZA SCHOFIELD: Gracias. ¿Hay alguna objeción a las opciones de línea de la sentencia?

— FISCAL BOVE: No, su señoría.

— MANUEL RETURETA: No, su señoría.

— JUEZA SCHOFIELD: Por lo tanto, mi pregunta es de carácter técnico, y es decir, ¿cree algún abogado que una salida hacia arriba o hacia abajo, como se define en las directrices de condena, está justificada? Y eso es diferente de una variación.

–FISCAL BOVE: No estamos buscando una salida, su señoría.

–MANUEL RETURETA: Tampoco es la defensa.

JUEZA SCHOFIELD: Aunque tengo autoridad para partir, me niego a hacerlo, pero como he dicho, eso deja aparte la posibilidad de una variación. Sé que el abogado de la defensa querrá ser escuchado sobre eso, pero permítame que escuche al gobierno primero.

Sr. Bove, ¿desea que se le escuche con respecto a sentencia?

–FISCAL BOVE: Sí, su señoría, gracias. Creemos que basándose en la evidencia que se presentó en la audiencia de Fático en este caso, las líneas de la sentencia es apropiada. Me gustaría concentrarme en tres rasgos actuales o tres consideraciones que apoyan ese resultado: la cantidad de drogas, otras características agravantes de la ofensa y la importancia de la disuasión general.

–JUEZA SCHOFIELD: Gracias.

Señor Retureta, ¿le gustaría ser escuchado?

— MANUEL RETURETA: Sí, su señoría. Gracias. Escuchando al fiscal describir el nivel de actividad a la que le gustaría poner en el Sr. Lobo me asombra. El fiscal tiene otros casos ante él, incluidos los acusados ​​ante su señoría, que son policías. Esos policías, al examinar el artículo 3553 (a) (6) y el Tribunal tratan de determinar si hay sentencias dispares que pueden ser dictadas contra los acusados ​​que están situados de manera similar, esos policías, como he recibido mis notificaciones de la FEC, han hecho acuerdos con el gobierno para los acuerdos que ponen a esos demandados en cinco a 40 años. Sin embargo, la acusación que reemplazó a esos acusados ​​a este tribunal, que llevaba el nombre de Lobo, describió la actividad por parte de esos funcionarios, miembros del gobierno, utilizando su posición en beneficio de las organizaciones de narcotraficantes, y no solo de la organización “Los Cachiros”, se describió que esa actividad se remontaba a 2004.

La frustración que siento con este caso es que creo simplemente, que la Fiscalía no está contenta con el hecho de que Lobo no pueda decirles lo que querían que él contara. El Sr. Lobo se declaró culpable en este caso. El señor Lobo, después de haber recibido la carta de Pimentel, que describía en detalle todo lo que podía caer sobre él, el tiempo potencial que podía enfrentar, ordenó a su abogado que se declarara culpable, cuando no hubo una oferta, cuando no había ninguna posibilidad para mí de decir, Sr. Lobo, adivina ¿qué?, hemos elaborado un acuerdo, donde es solo de cinco a 40.

Es asombroso porque mientras esos números son arrojados y se discutirán no solo aquí, sino fuera de este tribunal y no necesariamente en Honduras; es asombroso porque este Tribunal fue capaz de llamar la atención, tanto del gobierno, como de la defensa un caso llamado Honeycutt. Y el caso de Honeycutt fue interesante porque la Corte Suprema dictaminó, como todos sabemos, que el decomiso no se extendería a la responsabilidad de los conspiradores, el concepto de responsabilidad de Pinkerton. Por lo tanto, el decomiso no significaría que si Lobo estuviera asociado con la organización de narcotraficantes “Los Cachiros”, él sería responsable de todo, a efectos de confiscación, reconociendo eso.

Pero a los efectos del decomiso, ese caso, lo que sucedió en ese litigio es un ejemplo perfecto de lo que está sucediendo en este caso. La Fiscalía en este caso quiere que Lobo sea el hombre de 13 millones de dólares. Y su señoría recordará que la Fiscalía pidió una confiscación de 11 a 13 millones de dólares del señor Lobo. Honeycutt salió. Ambos lo revisamos. Ambos llegamos a la conclusión de que ese número estaba equivocado. La Fiscalía presentó un número incorrecto. Llegamos con un número más bajo, $266,667.

No lo hago porque 13 millones se convirtieron en 10 millones, o quizás 7 millones. Lo planteo porque, aunque estamos hablando de confiscación, es el ejemplo perfecto de lo que es este hombre y cómo fue utilizado por el testigo del gobierno, el señor Rivera Maradiaga, y su organización de tráfico de drogas. Porque si vamos por el camino que el gobierno quiere que bajemos, en términos de su habilidad para el tráfico de drogas, su habilidad para negociar estos acuerdos, reunir a personas de diferentes partes del gobierno y juntarlas y hacer una carga ir al norte, entonces necesariamente tenemos que averiguar, ¿dónde fue su dinero?, ¿dónde estaba su mansión?, ¿dónde estaba su coche de lujo? Honeycutt hace una cosa simple. Se revela la falsedad de lo que el gobierno está tratando de establecer con este caso. Fabio Lobo no obtuvo dinero.

Fue utilizado, arrojado a un lado. Fue una incógnita para una de las organizaciones más grandes de narcotraficantes en Honduras, como la de “Los Cachiros”. Fabio Lobo no participó en el nivel que el gobierno desea que lo hiciera.

Fabio Lobo se declaró culpable sabiendo a lo que se estaba enfrentando. Le dijimos, le aconsejamos, que van a pedir estas mejoras. Ellos van a decir que tenías una pistola, porque tus guardaespaldas tenían una pistola. Pero no era el arma, era su cara. Ellos van a decirle que de alguna manera usted es un líder porque tenía gente alrededor de usted. Pero, no era su gente, era un detalle de seguridad que todos en la familia Lobo debían tener porque su padre era el presidente en ese momento.

Aquí se confió en el testimonio de un testigo del gobierno del cual nosotros afirmamos y ya hemos establecido, que ese testigo cometió perjurio y le mintió a la Corte en su testimonio. Y sostuvimos que en el futuro los problemas seguirán llegando. Respetamos la decisión de la Corte con respecto a la solicitud que hicimos en julio para el caso Brady, pero estamos de acuerdo con nuestra solicitud de información. Es indudable que hay información en poder del gobierno que trata de la credibilidad del testigo primario, que no el principal, el único testigo que el gobierno ha utilizado para elevar la condena de este hombre.

Obviamente, sentimos que las líneas que están representadas están fuera de línea para una sentencia apropiada en este caso. El señor Lobo qué dio, dio los límites de lo que realmente estaba sucediendo, porque les recuerdo que los límites de lo que ocurrió fue la actividad y luego los esfuerzos de “Los Cachiros”, junto con la Policía estadounidense, para llevarlo a otra actividad -justifica algo por debajo de los 30 años-.

Los jefes de narcotraficantes a gran escala que controlan regiones en Colombia, Guatemala, Honduras y México han recibido 25, 30 y 40 años por ir a juicio, haciendo que el gobierno exponga sus pruebas completamente y haya sido declarado culpable.

Esta no es una sentencia justa para este hombre. Este hombre tomó una acción que fue extraordinaria. Podría haber dicho a este abogado que lo llevara a juicio, hacer que pusieran todo por ahí, no me importa. Su dirección era, estoy aceptando la responsabilidad de lo que hice. No estamos de acuerdo en lo que sucedió, pero él aceptó la responsabilidad sabiendo las consecuencias.

Su señoría, planteo esto y lo enfatizo porque creo que es clave para la decisión de la Corte. Regresará a Honduras. Su esposa está en la segunda fila, la segunda desde la izquierda. La niña de tres años, tal vez en su adolescencia o en sus 20 años; la de 18 años de edad, de 20 a 30 años; el de 13 años de edad, 20 o 30. La vida seguirá. Esa mujer soportará la carga de todo lo que sucede a partir de este día y él lo sabe.

Puedo decirle a la Corte, porque he estado con él desde el primer día, que no ha habido un momento en que este individuo no haya hecho referencia a su familia y lloró cuando habla de sus hijas, cuando se da cuenta del dolor y el daño que ha hecho pasar a su familia. Él no es un jefe del cartel de la droga; él era un sapo para un jefe de la droga y lo usaron, como han usado a tantos otros en Honduras en un esfuerzo por ayudarse a sí mismos. Abrieron la puerta. ¿Lo atravesó? ¿Entró y lo hizo? Apuesto a que lo hizo, y él lo sabe. Él no está retrocediendo de esa responsabilidad, pero 30 años es extravagante cuando hay sentencias comparativas que son diferentes.

Hemos proporcionado a la Corte algunos ejemplos. Algunos de los ejemplos que hemos proporcionado en un esfuerzo por establecer alguna disparidad o por lo menos, referencias para que no exista disparidad: guerrilla colombiana de las FARC, en la industria del terror y las drogas, 16 años, sirviendo a miembro de las fuerzas armadas revolucionarias de Colombia. Los capos de la droga de Guatemala, en el reino con condenas de 20 a 25 años. Su señoría, está atascado a las 10; él está atrapado en 10 porque no podríamos estar de acuerdo.

Pedimos a la Corte que vaya muy por debajo de esas directrices. Pedimos a la Corte que preste atención al hecho de que tomó este gigantesco paso sabiendo lo que le estaba ocurriendo, pero fue su decisión, consideró que era lo correcto y que, como oficial de la Corte, estoy asombrado de que esa decisión de él no sea reconocida por la Fiscalía. Les ahorramos su tiempo. Salvamos a la DEA aquí representada y a su cooperador. Ahorramos la capacidad, los recursos, el dinero de esta Corte. Este hombre aceptó responsabilidad.

Su señoría, le pedimos que no se imponga ninguna multa al Sr Lobo. Hemos proporcionado los detalles financieros de la Sra. Lobo porque eso es lo que está proporcionando a esas hijas y eso es lo que la Sra. Lobo tiene que tratar con sobre una base diaria.

Más allá de eso, un valor de $266,000 de confiscación es más que suficiente para este individuo porque es, como hemos establecido, lo que él ha ganado, lo que consiguió de esta conspiración.

Solicitamos a la Corte una recomendación para una BOP designación. Debido a que no tiene familia directa en los Estados Unidos, eso requeriría que la Sra. Lobo viajara a los Estados Unidos y, por lo tanto, pediríamos al Tribunal que recomendara a la Oficina de Prisiones una instalación en la región sureste, principalmente el Estado de Florida. Coleman ha sido una instalación que se ha demostrado fácilmente accesible debido al cercano aeropuerto de Orlando. Por lo tanto, pedimos a la Corte que considere eso.

Creo que es todo lo que tengo, su señoría. Solo pido a la Corte que considere eso. Y sé que el Sr. Lobo ha preparado algunas palabras para la Corte.

–JUEZA SCHOFIELD: Gracias. Sr. Lobo, no tiene que hablar, pero si quiere hablar, ahora es su oportunidad.

–SEÑOR RETURETA: ¿Le gustaría que se quedara de pie, su señoría?

–JUEZA SCHOFIELD: Solo él.

–FABIO LOBO: Buenas tardes, su señoría, fiscales, y todos los que están presentes aquí. Te lo agradezco, su señoría, por permitirme decir estas palabras. Quiero pedir disculpas hoy al gobierno de los Estados Unidos por mi error, disculparme con el pueblo de Honduras, con mi madre, y especialmente, con mi padre, quien no ha tenido nada que ver con esto.

Pido disculpas a mis tres hijas y también a mi querida esposa, que han sido afectadas emocionalmente, por mi error. Lo que han vivido día a día no ha sido fácil, en absoluto, con la sociedad señalándolos. Yo debí haber sido un ejemplo para mis hijas, mis hermanas, hermanos y hermanas.

Me arrepiento, señoría, por el error que cometí, y me he declarado culpable, acepté la responsabilidad de haberme acercado y confiado en personas que son malas, peligrosas y con un corazón diabólico. Lo único que buscaban era causarme daño a mí y mi familia para obtener un beneficio para ellos mismos. Yo era vulnerable, a pesar de los consejos que me daba mi padre.

Me afectaron mucho. Y yo solo arrastré a mis padres, también a mi esposa, a hijas y toda mi familia, sin necesidad de hacer esto, ya que yo he tenido todo en mi vida. Dios me ha bendecido, me ha dado muchas oportunidades, como, por ejemplo, ser un hombre profesional. No valoré lo que Dios me ha dado y tampoco medí las consecuencias, el daño que todo esto me ha causado a mí y a mi familia.

Desde el fondo de mi corazón, quiero pedirle a Dios que toque su corazón para que tenga clemencia por mí por el error que yo he asumido que cometí. Yo cometí un error, como humano que soy y están pagando un precio muy alto por mi libertad. La libertad no tiene precio.

Le pido a su señoría que se apiade de mí en la sentencia y le pido disculpas por mi error. Le pido una penalidad mínima para regresar pronto a casa a mis tres hijas, que tienen 5, 13 y 19 años de edad. Necesitan a su padre. Júzgueme a mí, Fabio Lobo, por el error que cometí. En estos tres años que he sido privado de libertad, lejos de mi familia, he sufrido. He reflexionado y me arrepiento de todo lo que ha sucedido.

Gracias, su señoría, le agradezco y espero que Dios toque su corazón.

–JUEZA SHOFIELD: Gracias. ¿Hay alguna razón por la cual la sentencia no debe ser impuesta?

–MANUEL RETURETA: No, su señoría.

–FISCAL BOVE: No, su señoría.

–JUEZA SCHOFIEL: Como ya he indicado, en las directrices en este caso es de 360 ​​meses (30 años), a la prisión de por vida. Bajo la decisión de la Corte Suprema en Estados Unidos contra Booker, esa recomendación es solo uno de los factores que el Tribunal considera. La Corte también debe considerar los factores que se establecen en un estatuto llamado 18 U.S.C., Sección 3553 (a).

Señor Lobo, estos factores incluyen la naturaleza y las circunstancias del delito, su propia historia personal y sus características, la necesidad de que la sentencia refleje la gravedad del delito, promueva el respeto a la ley, proporcione un castigo justo por su delito. También, para permitir la disuasión adecuada a la conducta criminal, y eso significa no solo disuadirlo a usted –no tengo ninguna duda de que si se le da la oportunidad, de ahora en adelante usted llevará una vida de respeto a la ley–, sino también para disuadir a otros, que podrían estar en la situación que usted, y ellos verían cuáles son las consecuencias de las acciones, como las que usted ha cometido.

Además, es importante otro factor, que es evitar disparidades en las sentencias contra otros acusados en situación similar a la de usted e imponer una sentencia que sea suficiente, pero no más allá de lo necesario para lograr estos propósitos.

Y encuentro que la sentencia que estoy a punto de pronunciar es suficiente, no más de lo necesario para satisfacer los propósitos de las sentencias.

Así que he pensado muy cuidadosamente acerca de la sentencia en su caso y es difícil solo porque la cantidad de tiempo que se recomienda por las directrices es muy grande. Veo que eres un hombre relativamente joven. Tuviste tu vida antes.

Pero tengo que empezar con la ofensa. Usted participó en una conspiración para importar cocaína a los Estados Unidos, y esto no es solo algo que leí en una acusación o en el sumario del presente reporte. Esto es algo que actualmente he visto sobre una gran cantidad de evidencias, no solo en forma de testimonio, sino también, en forma de grabaciones en cinta y otras pruebas. Así que me siento como en este caso, a diferencia de muchos otros, donde tengo que sentenciar a alguien, en realidad tengo una mejor idea de lo que pasó y cuál fue su participación real.

El hecho más perjudicial en sus antecedentes y en su participación en todo esto es que usted no es como los oficiales de policía que han hecho acuerdos con el gobierno por mucho menos tiempo en la cárcel. Usted era el hijo del presidente en funciones de Honduras, y usted usó sus conexiones, su reputación en su red política para tratar de corromper aún más las conexiones entre narcotraficantes y funcionarios del gobierno hondureño. Y esto incluía, no solo funcionarios de menor rango, como a oficiales de aduanas, militares y oficiales de las fuerzas del orden, sino también a funcionarios de muy alto nivel. En resumen, lo que distingue a su caso, de tantos otros, es que usted facilitó un fuerte apoyo gubernamental a una gran organización de tráfico de drogas para múltiples elementos de la sociedad hondureña, gobierno y usted se enriqueció en el proceso.

Su abogado en una parte de los hechos dijo que usted no se hizo millonario en esta participación que tuvo, pero eso no viene al caso. El punto es realmente qué tanto abusaste de lo que eres y los beneficios y las ventajas que tenías para fomentar este crimen.

Su cálculo sobre las líneas se basa en la distribución de más de 450 kilogramos de cocaína a los Estados Unidos, y por mi cálculo, eso es solo una media tonelada.

Digo solo en comparación con la cantidad que el gobierno ofreció en la audiencia de Fático y en sus documentos de los cuales usted era responsable. Pero, si era de cuatro toneladas, si era media tonelada, el hecho que más pesa en mi mente era el abuso de su posición y el privilegio que usted gozó.

Me referiré ahora a factores más simpáticos. Tienes 46 años. Estás casado. Sé que tienes tres hijas, que son, creo, 17, 12 y 4. Y tu abogado tiene razón. El peso de esto caerá no solo sobre ti, sino sobre ellos. Pero, que es triste, en la consecuencia inevitable del sistema de justicia, es que siempre es así en estos casos. Y esa es una responsabilidad que los acusados ​​asumen cuando cometen estos crímenes.

Como hijo del expresidente de Honduras, usted asistió a las mejores escuelas, estaba bien provisto, como dijiste, tuviste la bendición, y tal vez no apreciabas esas bendiciones. Como un adulto, usted estaba bien preparado. Usted obtuvo un título de abogado; usted trabajó como abogado, un juez de la Corte de menores, un notario, que es una posición importante que requiere la aprobación, creo, de la Corte Suprema de Honduras. Y esta es su primera convicción criminal conocida. Usted vino aquí, como resultado de ese arresto.

Al evaluar todos estos factores, tanto su factores personales, así como el delito en el que participó, no solo es importante, sino inevitable que imponga una sentencia sustancial para promover el respeto a la ley y también para disuadir a otros que pueden disfrutar de los tipos de beneficios que usted tuvo y que ocupan igualmente, posiciones de importancia en sus gobiernos.

Tengo informes sobre sus activos, que usted posee dos vehículos y una granja que estiman cerca de $120,000.

También, tengo documentos sobre el endeudamiento que usted tiene. Tu esposa trabaja como maestra de escuela. Desde tu encarcelamiento, tu padre ha ayudado a mantener a tu familia. No creo que seas una persona que se haya enriquecido participando en estas actividades criminales. Así que eso no es una parte de mi sentencia.

Uno de los objetivos de las directrices para la imposición de penas es tratar a los acusados ​​de la misma manera, y en mi opinión, no son los agentes de policía que su abogado señaló, sino que he intentado averiguar quién podría estar situado de manera similar a la suya.

Así que con ese fin, hice investigaciones con la Comisión de Sentencia de los Estados Unidos sobre los acusados ​​con un perfil de pauta de sentencia similar al que tiene de todo el país. Y lo que aprendí fue que las personas han sido sentenciadas, tanto dentro de las directrices, como fuera de las directrices, y simplemente tomar esos casos, y no son un gran número de ellos, el promedio que vi fue de 24.5 años. Y eso en realidad no está tan lejos de lo que la libertad condicional recomendó el departamento, que era una línea de sentencia de 25 años.

El gobierno, como usted sabe, está recomendando una pauta de referencia para que sea un mínimo de 30 años. El departamento de libertad condicional, como he mencionado, recomienda una sentencia de pauta inferior de 25 años. Y soy consciente, como pienso de todo esto, de imponer una sentencia que no es mayor de lo necesario para cumplir con los propósitos de la sentencia.

Y lo que estoy pensando en primer lugar ahora es la disuasión general, ¿Cuál es el mensaje que debe enviarse a las personas que pueden estar en la situación similar a la suya, y también, a la gravedad de la ofensa en que estaba involucrado y qué es un castigo justo para eso?

Por lo tanto, ponderando todos estos factores, voy a la sentencia que tengo la intención de imponer, pero los abogados tendrán última oportunidad de hacer objeciones legales antes de que sea final.

Por lo tanto, señor Lobo, por favor, ponte de pie.

Después de evaluar los hechos particulares de este caso, el de la Sección 3553 (a), incluyendo la línea de la sentencia, concluyó que una sentencia situada por bajo la línea de sentencia es  justificado, como sigue.

Sr. Lobo, es la sentencia de la Corte que usted esté bajo la custodia de la Oficina de Prisiones por un período de 24 años. Voy a imponer una multa de $50,000 y una liberación supervisada de cinco años.

Las condiciones estándar de la liberación supervisada se aplicarán.

Adicionalmente, estará sujeto a las siguientes condiciones obligatorias:

En primer lugar, no debe cometer otro delito local.

No debe poseer ilegalmente una sustancia controlada.

Usted no debe poseer un arma de fuego o dispositivo destructivo.

Si usted está en este país, estará sujeto a prueba de drogas obligatoria y usted cooperará en la colección de su ADN.

También debe cumplir con las siguientes condiciones especiales:

Solo voy a imponer uno porque supongo, puesto que usted fue traído aquí voluntariamente, usted será deportado tan pronto cuando salga de la cárcel. Así que la condición especial es que obedecerá la ley de inmigración de los Estados Unidos y cumplir con las directivas de las autoridades de inmigración.

Estoy obligada a imponer una valoración especial de $100 que será debida acreditada.

¿Conoce alguno de los consejos jurídicos por qué razón la sentencia no debe ser impuesta como se indica?

–FISCAL BOVE: No, su señoría.

–MANUEL RETURETA: No, su señoría.

–JUEZA SCHOFIELD: Se impone la sentencia tal como se indica. He oído la solicitud del Sr. Retureta para una que recomendó que el Sr. Lobo de se alojara en una instalación tan cerca, Orlando si es posible para facilitar las visitas de su familia.

Mi ayudante me recuerda que usted pidió específicamente a FCI Coleman. Yo no estaba familiarizado con él. Él me dice ahora que lo es, por lo que haré esa recomendación específica y veré si lo siguen.

¿Hay cuentas abiertas que necesitan ser rechazadas?

–FISCAL BOVE: No, su señoría.

–JUEZA SCHOFIELD: Usted puede tener el derecho de apelar su convicción y su condena. Si no puede pagar el costo de una apelación, usted solicita permiso para apelar en forma pauperis. La apelación debe presentarse dentro de los 14 días, el juicio de convicción.

Quería decir solo una breve palabra a su familia.

¿Me entenderán o tendré el traductor?

¿traducir?

–MANUEL RETURETA: La señora Lobo no entiende inglés. Puedo preguntar si se sentiría más cómoda con los auriculares

—JUEZA SCHOFIELD: Solo puedo traducir al traductor en un tribunal abierto.

Sra. Lobo, quería dirigirme a usted y a otros familiares y amigos que pueden estar aquí para apoyarle y al Sr. Lobo.

¿Quieres hablar en voz alta?

–INTÉRPRETE: ¿Puede preguntar el intérprete?

–JUEZA SCHOFIELD: Solo habla en voz alta.

–INTÉRPRETE: Adelante, su señoría.

–EL INTÉRPRETE: Adelante, señoría.

–JUEZA SCHOFIELD: Lo que dije fue, Sra. Lobo, quise dirigirme a usted y a otros familiares y amigos que están aquí para darle apoyo a usted y al Sr. Lobo.

Siento mucho que esta desgracia le haya sucedido, y también siento mucho ser parte de ella. Pero espero que comprendan que el problema de las drogas en este país ha sido un terrible flagelo para tantas personas y es la obligación de muchos de nosotros, en este tribunal, de mantener y hacer cumplir las leyes de drogas y tratar de crear un efecto disuasorio para desalentar personas que participarían en el tráfico de drogas, y es realmente de lo que se trata todo esto.

Sé que no es mucho consuelo para usted, pero lo que me gustaría decir es que su esposo, el señor Lobo, necesitará su amor y apoyo y el de su familia y amigos en los próximos años, y espero que lo haga, ser capaz de darle eso, porque cometió un terrible error, ahora tiene que pagar por el terrible error, pero no creo que sea un mal hombre. Así que les deseo la mejor de las suertes. Lamento que estés aquí bajo estas circunstancias.

¿Hay algo más de lo que tengamos que hablar?

¿Puedo preguntar al gobierno sobre la fecha de la ofensa?

¿Es el 21 de mayo de 2015?

–FISCAL BOVE: Sí, su señoría, creo que esa es la fecha de la detención.

–JUEZA SCHOFIELD: ¿Algo más?

–MANUEL RETURETA: No, su señoría.

–JUEZA SCHIFIELD: Estamos ajustados.