Diario QuienOpina.Com – ¿Cuánto costaría Maradona en el fútbol de hoy?

¿Cuánto costaría Maradona en el fútbol de hoy?

bruce octubre 31, 2017 Comentarios desactivados en ¿Cuánto costaría Maradona en el fútbol de hoy?
¿Cuánto costaría Maradona en el fútbol de hoy?

“¡Vale diez palos verdes, se llama Maradona!”

Hasta la canción quedó vieja. La pensaron los hinchas de Boca en 1981 cuando Maradona llegó al club desde Argentinos. Diez palos verdes, en esa época, era una fortuna impensada (una fortuna que se pagó con un préstamo a las apuradas que incluyó dinero en efectivo, cheques sin fondos y seis jugadores de Boca como parte de pago). Unos años antes, en 1973, Barcelona había pagado por Johan Cruyff medio millón. Y para tener otra medida: ese mismo año, River desembolsó 4 millones de dólares por Mario Alberto Kempes, una estrella mundial que venía de romperla hacía no mucho en Valencia y tres años antes había ganado la Copa del Mundo. ¿Por qué tanta diferencia? Porque, con 166 partidos y 116 goles en el Bicho, Pelusa había mostrado virtudes fuera de lo común y se perfilaba como el jugador más dominante del mundo en los próximos años.

Eran tiempos en los que los clubes analizaban las inversiones sólo en base a lo deportivo. No jugaba la publicidad, las camisetas vendidas ni la imagen. Los dirigentes de Boca lo sabían: comprar a Maradona era prácticamente asegurarse un campeonato en tiempos no tan buenos (del 76 al 78, Boca ganó todo de la mano del Toto Lorenzo. Luego, el equipo se cayó y entró en una meseta).

Y respondió. Los diez palos verdes valieron la pena para Boca, que ganó el Metropolitano 81, uno de los torneos más recordados de la historia del fútbol argentino. Maradona hizo todo bien. Formó una sociedad de lujo con Miguel Brindisi. En su paso por el Xeneize, participó de 40 partidos y marcó 26 goles, algunos inolvidables, como el que le hizo al Pato Fillol en un Superclásico legendario en la Bombonera.

El mercado, a veces, tiene lógica. Y la lógica se impuso en el pase de Maradona desde Boca a Barcelona. ¿Por qué? Porque ya estaba instalado como un jugador que podía hacer diferencia -y de la grande- no sólo en un equipo chico sino también en un gigante. Él asumió la responsabilidad de salir campeón. Y tuvo su recompensa. Entonces, el conjunto blaugrana pagó unos 20 millones de dólares por el argentino, el doble de lo que había invertido el Xeneize.

Lo más fácil de imaginarse es que, cuando un club se choca como un jugador como Maradona, haría todo por mantenerlo toda la vida, como ahora lo hace, por ejemplo, Barcelona con Messi. Pero eran tiempos en los que el mundo no veía a Diego como lo que iba a terminar. En 1984, Napoli le compró el pase al equipo español por una cifra equivalente a 5,3 millones de euros. Muy poco después vendrían los tiempos de gloria máxima. Hasta hoy, el equipo italiano vende banderas y camisetas del 10 argentino, un jugador franquicia sin fecha de vencimiento.

Los valores cambiaron mucho. En 1984, Maradona cobraba en Napoli unos 800 mil dólares de prima, un millón por publicidad y 400.000 por partido amistoso. Cuando finalmente firme su renovación con Barcelona, Messi cobrará 40 millones de euros, sólo de salario. Unas 100 veces más que Diego.

¿Es posible calcular los valores? Una consultora especializada en informaciones de mercado futbolístico, Pluri, lanzó en el 2012 un estudio interesante que indicaba que Pelé es el futbolista que mayor valor de mercado tenía a los 20 años, por arriba de Messi, Neymar y Maradona, en ese orden. A esa edad, O Rei era campeón del mundo (Suecia 1958), había hecho 355 goles y ya era la gran estrella de Santos. Tenía un costo de 93 millones de euros, según el cálculo, hecho en base a 61 criterios específicos.

Messi, por su parte, que había ganado dos títulos en España (2005 y 2006), la Champions League (2006) y había marcado 34 tantos, cotizaba unos 68 millones de euros. Neymar, que a esa edad tenía un Mundial Sub 20 en el lomo, marcado 103 goles y conseguido una Copa Libertadores (2011), costaba 55 millones de euros. ¿Y Maradona? Salía 40 millones de euros, cuando todavía era jugador de Argentinos: había sido tres veces goleador del torneo argentino, anotado 119 tantos y ganado el Mundial Sub 20 en Japón 1979.

Entonces, ¿cuánto debería salir Maradona en el fútbol de hoy? Para tener una referencia: la cláusula de rescisión que se fijó en el último contrato que acordó -pero aún no firmó- Messi es de 300 millones de euros (unos 350 millones de dólares). Con eso en consideración, entre 1981 y 1988, Diego no podría salir menos que eso. Messi ganó mucho más, sí, pero con un viento de contexto a favor (una generación dorada, un entrenador brillante como Guardiola, un club que lo mimó y acarició como si fuera su propio corazón). Individualmente, Diego sacó tanta diferencia en el juego como la Pulga. Los dos burlaron a lo previsible y abrieron para siempre la barrera del asombro.

Todo indica que Messi no se irá del lugar en el que -hasta ahora- fue más feliz (a lo sumo, sí se podría pensar en un romántico retiro en Newell’s). Lo cierto, lo claro, es que jugadores como Maradona o el propio Messi se ponen sus propias medidas. Eligen dónde ir -o quedarse-, perciben cuál es el lugar en el que podrían estar más contentos y se mueven para lograrlo. Al fin y al cabo, las estructuras de los clubes son incapaces de frenar a estrellas tan grandes. En el momento en el que pretendan cambiar de aire, no precisan dar demasiadas señales.

La verdad es que la especulación monetaria reduce la magia de los gigantes. Maradona, en definitiva, nunca tuvo valor. Jugó donde quiso, mientras los clubes movieron algunos numeritos para aparentar un negocio que sólo resultó una anécdota.