Diario QuienOpina.Com – Honduras, Avalancha III, Detrás de funcionarios y policías sobornados

Honduras, Avalancha III, Detrás de funcionarios y policías sobornados

bruce septiembre 14, 2017 Comentarios desactivados en Honduras, Avalancha III, Detrás de funcionarios y policías sobornados
Honduras, Avalancha III, Detrás de funcionarios y policías sobornados

Tegucigalpa, Honduras.

La Agencia Técnica de Investigación Criminal (ATIC) abrió nuevas líneas investigativas, en contra de policías y funcionarios del Instituto de la Propiedad (IP), que habrían recibido “coimas” (soborno), de parte de la Mara Salvatrucha (MS-13).

La ATIC tiene en su poder unas 26 libretas y hojas conteniendo apuntes de quiénes eran los funcionarios y agentes del orden que recibían dinero de parte del grupo delictivo.

Estos pagos eran para dejarlos operar y mantenerlos informados de las investigaciones que se les seguía por parte del MP.

Los pagos a los “juras” supuestamente lo hacían para que los uniformados dejaran accionar con toda tranquilidad en la distribución, venta de drogas y cobro de la extorsión libremente.

Además los mantenían al tanto de los operativos contra maras y pandillas que realizarían las policías Nacional y Militar, asignadas en la zona norte del país, sin levantar sospecha de que había complicidad.

En cuanto a los empleados del IP, los pandilleros les pagaban para que los mantuvieran al tanto de qué es lo que investigaba la ATIC relacionado a la MS-13 y también les informaban cuando llegaban a hacer secuestro de documentos.

También en los escritos que están plasmados en las libretas con “puño” y “letra” del contador de la MS-13, detalla los pagos que realizó a los agentes de la Dirección Policial de Investigaciones (DPI), asignados al archivo criminal para cambiar los antecedentes policiales de los peones y “toros” de la estructura delictiva.

En lo que respecta a esto, el director de la ATIC, abogado Ricardo Castro, comentó que lo hallado en las propiedades que les fueron aseguradas a la MS-13, se ha abierto unas nuevas líneas de investigación por lo que ya están equipos trabajando.

Asimismo, Castro agregó que posiblemente haya una avalancha posterior o continuemos con la misma.

“Recordemos que venimos desde Avalancha uno y dos, ahora la tres, la cual ha dejado en evidencia nuevamente que estos grupos criminales siguen trabajando a sus anchas, vamos a sacarlas para darle paz al pueblo hondureño”, explicó.

Recalcó además de que esfuerzo de todas las agencias de investigación se está viendo reflejado en esta operación.

En cuanto al decomiso de dinero, el especialista en investigación criminal, precisó que en los últimos recuentos sobrepasamos los cinco millones de dinero en efectivo, las inspecciones siguen.

Actualmente trabajamos con tecnología de investigación, para evitar romper paredes para encontrar esas “caletas” y hasta el momento por la magnitud de los inmuebles no se han podido culminar con las inspecciones necesarias, confirmó.

De esta manera, el director de la ATIC, adscrita al Ministerio Público, añadió que en el conteo de efectivo y cuentas ya se hace un recuento aproximado de 15 a 20 millones de lempiras.

“Esto nos vuelve a decir que estas estructuras que se dedican a cometer estos ilícitos almacenan grandes cantidades de dinero y las clicas en los barrios están matando gente para que los jefes se den la gran vida”, subrayó.

En cuanto al tiempo de investigación que conllevó a actuar contra la estructura criminal trasnacional, como lo es la Mara Salvatrucha (MS-13), Castro destacó que la agencia técnica solo tiene dos años con siete meses de existencia y nosotros desde que iniciamos dijimos vamos a dar donde realmente le están golpeando a la población, que es el tema grave de extorsión, de maras y pandillas que es complejo.

Con Avalancha Uno, en febrero de 2016, teníamos 8 meses de estar investigando, mucha información no había sido analizada ni trabajada y nosotros comenzamos a hacerlo y dieron los resultados, remarcó.

NO PODEMOS IMPROVISAR

Con esta parte de Avalancha Tres lo que nos da en aproximadamente en seis meses de investigación con grupos especializados, no es algo improvisado, contra ellos no podemos venir a improvisar, son trabajos y pruebas técnicas.

“Las tres etapas de Avalancha es parte de un plan estratégico, lo inicial era quitar la estructura de mando, luego ver qué pasó con el ala sicarial y financiera, que solo se les había tocado una parte; en lo segundo fue uno de los golpes más duros que se le dio a la escala financiera y en esta tercera son los relevos de la mara”, enfatizó.

En lo que respecta a los verdaderos cerebros de la MS-13, dijo que la mayoría de jefes están en Ilama, Santa Bárbara, por los delitos de lavado de activos, asociación ilícita.

No solo nos hemos quedado con el aseguramiento de bienes, hemos llevado gente a la cárcel, operaciones en colonias que por mucho tiempo se han hecho allanamientos y nunca se capturaba a nadie, nosotros capturamos a ocho personas de la colonia 30 de Noviembre, donde se han generado cantidades de muertos, señaló.

La ATIC continúa hasta hoy con el aseguramiento y entrega de más de 10 bienes a la Oficina Administradora de Bienes Incautados (OABI), en su mayoría son de Ronal Misael Ramos, ubicados en Cortés y Santa Bárbara.

En ese sentido, los agentes y fiscales realizaron los respectivos aseguramientos de bienes, entre los que se destacan dos moteles privados con el sello de la pandilla, que están a nombre de Ronal Misael Ramos, ubicado en Cofradía, departamento de Cortés y el otro en Santa Bárbara.

Ramos es también propietario de un complejo de apartamentos ubicado en el barrio El Chaparral , un lote de terrenos y 10 casas ubicadas en un circuito privado en el barrio Llano del Conejo, en Santa Bárbara.

En cuanto al predio de donde fueron construidas las casas, está a nombre de su madre Aracely Ramos.

También, aseguró otra casa en la colonia Villas del Campo en San Pedro Sula, que está a nombre de Ivonne Aracely Ayala, esposa de Jaime Alexander Aguilar Mondragón.

Otros de los bienes que se aseguró fueron tres apartamentos en residencial Los Naranjos que están a nombre de Marco Antonio Duarte (ya capturado).

Las dos casas una en la residencial Valle Verde y otra en Villa Mallorca, que fueron aseguradas ayer están a nombre de Jaime Alexander Aguilar Mondragón, uno de los que falta por capturar y que se encuentra prófugo de la justicia.

Jorge Galindo, portavoz de la ATIC, comentó que los bienes ya comenzaron a ser entregados a la Oficina Administradora de Bienes Incautados (OABI), tras el aseguramiento que ejecutan hasta hoy los fiscales acompañados de los agentes.

Explicó que ya se aseguró una casa en la colonia Sabana en San Pedro Sula, misma que está ligada a la organización criminal.

“Por tercer día consecutivo en el marco de la Operación Avalancha III, se procedió al decomiso seguido del aseguramiento de un complejo de apartamentos en el barrio El Chaparral, en Santa Bárbara”, indicó.

Contó además que dentro de los bienes que se les despojó a la MS-13 se encuentra un lote de terreno y un circuito de 10 viviendas y un vehículo en el barrio Llano del Conejo, en Santa Bárbara.

La fortuna que amasó la Mara Salvatrucha (MS-13) asciende a más de 70 millones de lempiras, entre lo hallado encaletado en los negocios, bienes, así como en la cuentas bancarias de los nuevos torones.

Es así que ATIC sigue con el conteo hasta hoy del dinero que les despojó a los nuevos líderes de la MS-13, en menos de tres días que inició la Operación “Avalancha III”.

Para la detección de más millones de la mara, los agentes lo hacen con un rastreador electrónico que les sirve para detectar más “caletas” que podrían estar en las paredes y pisos de las casas y negocios de los que falta por entregarse a la OABI.

“Aproximadamente son 70 millones de lempiras entre lo “encaletado”, lo que estaba en las cuentas bancarias y los bienes de los ‘torones’”, informó el MP.

Asimismo, detalló que el dinero que se les decomisó en las casas en San Pedro Sula y en un negocio ubicado en el barrio Medina de esa ciudad, ascendía a más de L5 millones más lo sumado en unas 32 cuentas bancarias sobrepasan los 20 millones de lempiras que todavía continúan contando los agentes”.