Periódico QuienOpina – Señales INDISCUTIBLES de que estás siendo una excelente mamá

Señales INDISCUTIBLES de que estás siendo una excelente mamá

bruce agosto 21, 2017 Comentarios desactivados en Señales INDISCUTIBLES de que estás siendo una excelente mamá
Señales INDISCUTIBLES de que estás siendo una excelente mamá
Ser madre es uno de los trabajos más difíciles. Se combinan varias ocupaciones, les guía el amor y después nada les da más satisfacción que ver a sus hijos como adultos felices, plenos y realizados. 

 
Lo curioso es que cuando nos encontramos en esa labor las dudas casi nos comen, aparecen constantemente, desconfiamos de si estamos haciendo lo correcto o no y somos quienes nos criticamos con más fuerza. Esto se debe a que no hay un manual para ser madre, y a que todos los hijos son diferentes. Basta con ver a nuestros hermanos para darnos cuenta del enorme trabajo que hicieron nuestros padres, pues nuestras formas de ser difieren.
Por ello queremos compartir contigo diez señales de que estás haciendo un gran trabajo como mamá. No hay nada mejor que creer en ti misma, así puedes seguir haciendo tu gran labor con tus propias fuerzas y excelentes resultados. Seguro te identificarás con más de un punto de esta lista, así reafirmarás que vas por buen camino: 
 
1.- Te sientes cansada
¡Es normal! Ser responsable de la vida de otro no es fácil, y más cuando consideras que mucho lo aprenderá de ti, no por lo que digas sino por lo que hagas. 
 
2.- Siempre comes después de tus hijos
Esto demuestra el grado de importancia que tienen en tu vida. Eres la mamá que mal come, la mamá que toma el café frío y que se baña en pocos minutos, porque vive pensando en los mil pendientes que tiene en el día. 
 
3.- Te cuestionas constantemente
Las dudas quieren decir que sabes lo que estás haciendo, la importancia que tiene, y que buscas lo mejor para tus pequeños. Muestran que estás dispuesta a hacer sacrificios y que reconoces la posibilidad de equivocarte, que puede haber algo mejor y que lo deseas para que tus hijos crezcan de la mejor manera. 
4.- Sabes cómo y cuándo imponer disciplina
No te ciega el amor materno, tampoco eres la madre que siempre duda de las quejas de los demás. Buscas la manera de que tus hijos entiendan lo que hicieron mal, pones reglas y las consecuencias de no cumplirlas, por lo que no caes en llamadas de atención innecesarias. Sin importar la edad de tus hijos, ellos te respetan. 
 
5.- Otras madres te piden consejos
Dudas de lo que haces en ocasiones, pero hay momentos en que otras madres se acercan a ti para preguntarte cómo abordar cierta conducta de los hijos, o cómo le haces para que tus hijos sean de cierta manera. Eso quiere decir que estás dando buen ejemplo, y que quienes viven un reto como el tuyo reconocen los puntos buenos que hay en ti. 
 
6.- Sigues tu intuición en lugar de lo que otros dicen
Siempre hay personas dándote consejos; y aunque los agradeces, sabes que con tus hijos hay cosas que funcionan y cosas que no, por lo que has creado tu propia línea siguiendo la voz de tu conciencia. 
 
7.- No comparas a tus hijos con los de otros ni entre ellos
Respetas su individualidad y ellos lo valoran, te has adaptado a lo que necesita cada uno. Sabes que no hay un molde donde tus hijos deban encajar, todos tienen su tiempo, su espacio, y has sabido guiarlos para explotar lo mejor de sus talentos y habilidades. 
 
8.- Reconoces que tus hijos te han enseñado mucho
Valoras sus comentarios, sus actitudes, y no te sientes mal por notar esas maravillas. Sabes que tus hijos han cambiado varios aspectos de tu vida; muchos ni siquiera los imaginaste, pero das gracias a la vida por ello. Consideras a tus hijos grandes maestros. 
 
9.- Eres su principal consuelo
Si algo le pasa a tus hijos eres la primera persona a la que se lo cuentan, no importa si fue algo en la escuela, problemas con una tarea o una decepción amorosa. Corren a ti porque se sienten protegidos, respaldados, confían en tus palabras y les haces ver que todo estará bien.
 
10.- La forma en que tus hijos tratan a los demás
Como mencionamos anteriormente, tus hijos son reflejo tuyo. Si ves que se llevan bien con los demás, que tienen sentido de la compasión, de la ayuda a los más necesitados, si son independientes, vas por muy buen camino.
¿Te quedan dudas? ¡Eres una gran mamá! No dejes de escuchar a tus hijos, de pasar tiempo de calidad con ellos, de darles responsabilidades de acuerdo con su edad, y verás que todo funciona de la mejor manera.