Periódico QuienOpina – ¿Por qué los comunistas todavía apoyan a Maduro?

¿Por qué los comunistas todavía apoyan a Maduro?

bruce agosto 9, 2017 Comentarios desactivados en ¿Por qué los comunistas todavía apoyan a Maduro?
¿Por qué los comunistas todavía apoyan a Maduro?

Según la Encuesta sobre Condiciones de Vida Venezuela 2016, realizada por tres de las universidades más reconocidas del país, 74,3% de los venezolanos perdieron 8,7 kilos de peso en el último año y las personas en pobreza extrema 9 kilos. El estudio también reveló que 82% de los hogares están en pobreza y más del 50% en pobreza extrema.

Venezuela también es famosa por su alta tasa de criminalidad. Según el Observatorio Venezolano de Violencia,casi 30.000 personas fueron asesinadas en el país el año pasado, una tasa de 92 muertes violentas por cada cien mil habitantes, lo cual lo hace portador del indeseable segundo lugar en la lista de los países más violentos del mundo.

Pero son las más recientes acciones tomadas por el gobierno de Nicolás Maduro lo que han generado rechazo a escala mundial. La elección de los miembros de la Asamblea Nacional Constituyente y la débil separación de poderes públicos, evidenciada con el apoyo sin decoro a la revolución de instituciones que se suponen deberían ser autónomas y no ideologizadas, como el Consejo Nacional Electoral, el Tribunal Supremo de Justicia y las Fuerzas Armadas, ha deteriorado aún más la imagen del país. En elÍndice de Percepción de la Corrupción 2016, de la organización Transparencia Internacional, Venezuela es el décimo país más corrupto del mundo. Sin embargo, Maduro sostiene que Venezuela es una democracia plena y que nunca había gozado de las libertades que tiene ahora, gracias a Hugo Chávez.

Para la oposición venezolana y más de la mitad de la población es sencillo: Maduro es el culpable de la crisis y el primer paso para solucionarla sería sacarlo de la presidencia.

Entonces es inevitable preguntarse, ¿por qué todavía hay grupos fuera de Venezuela que apoyan al presidente Nicolás Maduro?

DW consultó a Paul Almeida, del Partido Comunista de Ecuador, quien manifestó que el apoyo de su movimiento a la revolución bolivariana se debe a que “es un proceso de esencia popular”. Para el vocero, la garantía de que el modelo chavista es democrático es sencillamente que Venezuela ha tenido gran participación política en la era de la revolución, “refrendados en las últimas elecciones de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) en la cual acudieron a votar 8 millones de personas, lo cual incluso es más que lo que obtuvo Nicolás Maduro cuando fue electo. Eso le da al proceso una validación de que es democrático”.

En otras palabras, que un país tenga elecciones es razón suficiente para considerarlo democrático, incluso si hay denuncias de que el sistema de sufragio fue manipulado y si la acción supone inhabilitar la Asamblea Nacional que fue conformada a través del voto.

En cuanto a la crisis económica, Almeida coincide con la tesis de Maduro de que es inducida por agentes extranjeros que aplican un “libreto internacional orquestado por el imperialismo” para hacerse con las cuantiosas riquezas del país, especialmente el petróleo: “No es una situación generada por el modelo político-económico, sino que es producto de un acecho y acoso económico que han hecho fundamentalmente las empresas vinculadas a transnacionales y los poderes oligárquicos que han sido desplazados en los años de revolución bolivariana”.

¿Cuales son las evidencias de que Venezuela es de hecho objeto de una intervención internacional para debilitar su economía, provocar un alto índice de homicidio y facilitar un ambiente ideal para la corrupción?

“Hay dos evidencias oficiales: una, a Venezuela se le declaró una amenaza inusual para la seguridad de los Estados Unidos por el presidente Obama y después Trump lo ratificó; segunda, las declaraciones públicas de Trump que se atreve a calificar de antidemocrática a una democracia que ha tenido muchas más elecciones que las que han tenido los últimos años Estados Unidos”.

Juan Gajardo, miembro del Partido Comunista de Chile, dijo a DW que el apoyo de su partido a Maduro se debe a que la crisis tiene también su origen desde afuera: “Nosotros en primer lugar creemos que la crisis no puede entenderse de separada de un cuadro internacional y de esfuerzos de potencias extranjeras por intervenir en la soberanía popular de la república de Venezuela”.

Gajardo también expresó que no quieren ver la historia chilena repetirse en Venezuela, “Nosotros no queremos para Venezuela una salida similar a la que hubo en Chile en el 73, en la que un proceso popular fue cortado a saber de una muy fuerte represión que costó miles de muertos, detenidos y desaparecidos que nosotros aquí en Chile aún estamos lamentando”.

En definitiva, los partidos comunistas todavía apoyan a Maduro porque consideran que su gobierno es democrático y le da al pueblo la oportunidad de votar a menudo. También consideran que la crisis socioeconómica no es producto de su mala gestión, sino de la intervención de factores extranjeros de poder, principalmente Estados Unidos, que quieren contar con la justificación necesaria para invadir el país y quedarse con su petróleo.

Sin embargo, cabe ahora preguntarse, si la coalición internacional que, supuestamente, ha infiltrado al país es tan poderosa para causar 30.000 muertes en un año, hacer que un país no diversifique su economía y dependa exclusivamente del petróleo y sus precios y obligue a la mayoría de los habitantes a perder 9 kilos de peso involuntariamente. Concluyendo esa línea de ideas, lo último que valdría entonces preguntarse es ¿qué está esperando esa presunta “coalición internacional” para invadir Venezuela?