Periódico QuienOpina – “Mi madre me amarga la vida”, le estás destruyendo la vida a tus hijos

“Mi madre me amarga la vida”, le estás destruyendo la vida a tus hijos

bruce agosto 14, 2017 Comentarios desactivados en “Mi madre me amarga la vida”, le estás destruyendo la vida a tus hijos
“Mi madre me amarga la vida”, le estás destruyendo la vida a tus hijos
De esta manera canalizaron su frustración y su molestia en los seres que resultaron de ese proceso: sus propios hijos. Estos niños crecieron con un vacío emocional, anhelando lo que no tenían en casa y que en ocasiones disfrutaban al visitar la casa de un amigo o de la familia de su pareja. Pero ¿cómo sanar esas heridas si ya el tiempo pasó? ¿Qué hacer cuando somos adultos y no sabemos cómo lidiar con ese sentimiento? Hoy tenemos algunas sugerencias para ti, que te ayudarán a sanar esas heridas para que puedas disfrutar de la vida que has imaginado.

 
1.- Pon distancia entre ustedes
Si eres menor de edad y aún dependes de tu madre, cuida de no excederte en las cosas que puedes hacer; respeta su casa y su autoridad. La convivencia será difícil, pero trata de que todo fluya de forma tranquila. Si tienes oportunidad de vivir fuera de su casa hazlo, tendrás paz y tranquilidad, lo que te permitirá ordenar tus ideas y valorarte. El punto es que no estés donde ella pueda lastimarte.
 
2.- Trabaja en mejorar tu autoestima
Rodéate de personas que te valoren y que te hagan ver tus mejores cualidades. Recuerda que tu madre es así porque vivió experiencias desagradables que la marcaron; una cosa es que intente lastimarte y otra, que tú lo permitas. Reconoce tus capacidades, hay muchas cosas en las que sobresales por tu gran talento.
 
3.- Cuida el valor que das a sus palabras
Una cosa es lo que tu madre dice y otra, que tenga razón. Si te habla con groserías, te ofende y te humilla, tú decides el valor que das a sus palabras. Recuerda que tienes grandes cualidades, no dejes que callen tu voz.
4.- Busca ayuda profesional
Ya que el daño viene de alguien importante en tu vida, pues se trata del ser que te dio la vida, es como si uno de los cimientos de tu existencia estuviera muy débil. Lo que te espera es un proceso de comprensión y crecimiento, que sólo puede realizarse con ayuda de un especialista. Es el momento de sacar lo que has guardado en tu corazón, para que por fin puedas ser libre.
 
5.- No repitas la misma acción
Ya que eso fue lo que viste en casa, podrías repetir algunas de sus conductas con tus propios hijos. Recuerda que ellos no tienen la culpa de lo que viviste, al contrario, son parte de la esperanza de tu futuro. Dales lo que no te dieron a ti, aconséjalos, apóyalos, ayúdalos a desarrollar sus talentos, demuéstrales que pueden confiar en ti para todo y transforma su relación. 
 
Llega un momento en la vida en el que podemos elegir cómo nos afecta lo que ocurre a nuestro alrededor, por ello es importante que tomes conciencia de este capítulo y que hagas lo posible por superarlo. Lo mejor está a la vuelta de tus dudas y de tus miedos.