Periódico QuienOpina – Tu tipo ideal existe y dice mucho de ti

Tu tipo ideal existe y dice mucho de ti

bruce julio 5, 2017 Comentarios desactivados en Tu tipo ideal existe y dice mucho de ti
Tu tipo ideal existe y dice mucho de ti

¿Alguna vez te han dicho que todas tus exparejas se parecen? Quizá en la estatura, quizá en el peinado.

¿Has llegado a protestar por ello, a decir que no, a sostener que son completamente distintas? Si es así, un nuevo estudio científico, llamadoConsistency and inconsistency among romantic partners over time, llega para contradecirte.

Porque, de acuerdo con esta investigación, todos buscamos en nuestras citas a personas que siguen los patrones que conforman lo que solemos denominar como nuestro tipo ideal, esa persona que consigue colmar nuestras aspiraciones. Por fugaces que sean.

Un pareja de jóvenes se abraza con el volcán Popocatepetl, en México, de fondo. | Foto: Imelda Medina/Reuters

Paul Eastwick, profesor asociado de Psicología en la Universidad de California y uno de los autores del estudio, responde tajantemente y de este modo a la pregunta que él mismo plantea: “¿Existe nuestro tipo ideal? Sí, existe”. Lo ha descubierto después de realizar un experimento social ambicioso.

Esta investigación, publicada en el Journal of Personality and Social Psychology, pone de manifiesto que el amor es, de algún modo, una extensión más de las matemáticas. Si bien existen factores indiscutibles que definen nuestros intereses, como la belleza física, existen otro tipo de patrones que ejercen un poder de atracción sobre nosotros, que tienen la cualidad de los imanes. Los investigadores han indagado en estos y han resuelto que se deben, fundamentalmente, a los ambientes en los que nos hemos movido, a los estratos a los que nos hemos acostumbrado. Así, congeniaremos mejor con otra persona con unas similitudes educativas, culturales y religiosas antes que con otra que no las comparte. Pero no lo haremos tanto porque esa persona forme parte de nuestro entorno habitual como porque comparte con nosotros un vínculo espiritual y de identidad más estrecho.

 El estudio sostiene que el factor más influyente en nuestra elección de pareja depende del entorno social en que crecimos

Eastwick, junto a sus colegas, analizó más de 1.000 parejas y exparejas heterosexuales atendiendo a todas sus circunstancias amorosas, tanto de conexión como de ruptura. Los participantes, todos ellos voluntarios, se prestaron a rellenar cuestionarios, a dejarse entrevistar por los profesores. Fueron necesarios muchos meses y finalmente concluyeron las indagaciones en 2014.

Los estudios se repartieron en tres fases y cada una de ellas persiguió un objetivo distinto. En la primera, los investigadores se dieron cuenta de que las exparejas de muchas personas tenían, directamente, un sensible parecido físico con las parejas del momento. Esto ocurría incluso cuando esas parejas, por así decirlo, correspondían a amores fugaces, incluso esporádicos. Pero, yendo un poco más lejos, descubrieron que, aunque la inteligencia y el nivel cultural jugaban un papel importante, lo que resultaba verdaderamente decisivo estaba relacionado con el lugar donde la persona estudió o en los lugares en los que había trabajado.

Una pareja de ancianos, paseando en las calles de Moscú. | Foto: Lucy Nicholson/Reuters

Finalmente, analizaron en profundidad las exparejas de cientos de adultos jóvenes en Estados Unidos para comprender qué les lleva a interesarse emocionalmente por otras personas. “Los ex de cualquier persona en particular tendían a ser muy parecidas en variables como la educación, la religiosidad o la inteligencia, pero las principales similitudes correspondían a las escuelas en las que estudiaron”, explica Easwick a la revista Futurity.

Los autores defienden a capa y espada una investigación que colisiona con los pensamientos de los más románticos. De hecho, los investigadores defienden la minuciosidad de su estudio y destacan que la principal diferencia entre este y los que le han precedido responde a que este ha atendido a las diferentes relaciones que ha mantenido una persona a lo largo del tiempo, y no solo una, lo cuál les ha permitido ir un paso más allá en la comprensión de la psicología que se esconde detrás de las relaciones de pareja.