Periódico QuienOpina – Todo lo que debes saber para ponerte en un sexy mood

Todo lo que debes saber para ponerte en un sexy mood

bruce Julio 13, 2017 Comentarios desactivados en Todo lo que debes saber para ponerte en un sexy mood
Todo lo que debes saber para ponerte en un sexy mood

Una mujer tiene que darse el permiso de sentirse sexual. En mi consultorio, con frecuencia, escucho a hombres decir que satisfacer a una mujer es muy ardiente. Dicen algo como “nada me excita más que excitarla”, pero su pareja confiesa: “Nada me prende más que estar en el mood”.

Ella necesita ser la protagonista de su historia erótica. ¿Por qué? Porque está acostumbrada a pensar en los requerimientos de los demás antes que los suyos, así que para liberarse sexualmente debe estar enfocada en su propio placer, ser libre y dejar de preocuparse por los otros.

El pensamiento popular cree que los hombres desean lo ilícito y lo agresivo, mientras que las chicas buscan algo tierno, íntimo y emocional. Como resultado, muchos consideran que ellas piensan menos en sexo y lo desean menos que los varones en todas las fases de la relación. Pero sabemos que en los noviazgos serios, la líbido de los hombres desciende gradualmente y el de las mujeres es repentino.

Así que, de acuerdo con la investigadora sexual Marta Meana, ellas anhelan más de un escape, imaginación y novedad para sentirse excitadas.

En una relación, a menudo la mujer quiere que su pareja encienda las ganas. No quiere ser forzada, pero precisa que le ayuden a ponerse en el mood. Si se encuentra cansada o no se percibe muy bonita esa noche, quiere que su pareja la ayude a sacar su mejor lado, que deje atrás sus inhibiciones y pueda ser ella misma. Y esa es mucha presión para una persona.

Por eso les hago dos preguntas específicas a ustedes. Les pido que terminen las oraciones: “Pierdo mi excitación cuando… Me apago cuando…”.

Estas interrogantes fueron diseñadas por mi colega Gina Ogden, quien encuestó a poco más de 3 mil mujeres acerca de su sexualidad. Las chicas no están acostumbradas a que les hagan estas preguntas, pero saben qué responder: me excito cuando me tomo tiempo para mí y puedo divertirme.

Entienden que la líbido tiene que ver con el cuidado a sí mismas. También dicen: “pierdo mi excitación al momento de que estoy estresada o me siento gorda. Si me cierro, mi pareja puede hacer de todo, pero seguiré mentalmente indispuesta. Requiero un sentido de autovaloración y un sentimiento de ser amada para permitir que alguien más me desee.”

La seguridad es lo que más las ‘prende’, y la autocrítica es la mayor asesina de la pasión. Esto aplica tanto para ellos como para ellas, pero es en particular un problema entre las mujeres alrededor del mundo.

Algunas viven en un cuerpo que ven como una casa de vacaciones (aman estar en todas las habitaciones) y otras viven en uno que consideran como una prisión… lo único que quieren hacer es salir corriendo de ahí. Por esta razón, siempre les pregunto, “¿tendrías sexo contigo misma?”. Si no, es difícil recibir a alguien más.

Les pido a las chicas que hagan cosas para conectarse con su lado erótico. Consiéntete con cualquier placer. Incorpora tus sentidos, tu energía y mucha curiosidad. Rompe tu rutina. Sal por la noche a bailar. Lee una novela erótica que libere tu imaginación. Come con tus amigas. Prueba una clase de yoga.

En general, antes de decir ‘no’, di un ‘tal vez’. La investigadora Rosemary Basson afirma que la sexualidad femenina es circular. A veces, comienzas porque te sientes excitada. Pero en ocasiones, inicias porque estás abierta a la idea. Y mientras besas y te excitas físicamente, el deseo llega solo.

 

Todo lo que Hollywood nos presenta son chicas que están listas para ser arrojadas en la cama y ser tomadas. Sin embargo, esa no es la manera real en que experimentan su intimidad. A veces, comienza en un lugar neutral.

Puede ayudarte dejar de decir “no lo estoy sintiendo” y mejor “déjame ver cómo me voy a sentir”. Al empezar desde un lugar de voluntad resulta más sencillo ponerte en el mood.

REDEFINE LA PASIÓN

Hay todo un toque sensual que les gusta a las mujeres, pero es ignorado porque la mayoría del erotismo heterosexual es moldeado por los hombres, y consiste en la penetración y su orgasmo.

Necesitamos aclarar la sexualidad de una manera que sea más inclusiva. Eso puede comenzar con reeducar tanto a chicos y chicas, enseñándoles que el foreplay no son simplemente cinco minutos antes del coito o comienza al final del último orgasmo, tanto si fue ayer o la semana pasada.

Incluye hablar, bromear, decir cosas bonitas, usar el dirty talk, mirarse de modo apasionado desde el otro lado de la mesa. Cuando dejamos de considerar el sexo como el pene entrando en la vagina, entonces muchas más mujeres sentirán que aman el sexo tanto como ellos.

Podrías comenzar diciéndole a tu pareja, “amo ser sexual contigo, pero la intimidad para mí no sólo es la penetración, es todo lo que nos lleva a eso”. O puedes presentárselo como un reto: “Qué te parece si durante cinco minutos lo único que podemos hacer es besarnos”. O dile que quieres hacerlo con la ropa puesta o con los ojos cerrados.

“Puedes sentirme, pero no verme”. La clave es crear obstáculos. Jack Morin, investigador, creó una fórmula erótica que va así: atracción+obstáculos=excitación.

Con frecuencia, la razón para la pérdida de la chispa es que no hay barreras, todo comienza a sentirse obvio y como una conclusión previsible.

La idea es que sus encuentros no se sienten como una obligación o algo que “tendrían que hacer”. Así que mejor experimenten todo lo que podrían hacer juntos sin condiciones.

Para ambos, la novedad es intrínseca al deseo. Sorpréndete. Si juegas a interpretar un personaje que siempre está cansado y sin ganas de nada, crea uno nuevo, uno que se ame a sí mismo y que se vea como alguien sexy y con ganas de disfrutar y darle todo el placer a su pareja. Lo más excitante es la historia que inventes.