Periódico QuienOpina – ¿Sexo en el espacio? relaciones fuera de este planeta

¿Sexo en el espacio? relaciones fuera de este planeta

bruce Julio 26, 2017 Comentarios desactivados en ¿Sexo en el espacio? relaciones fuera de este planeta
¿Sexo en el espacio? relaciones fuera de este planeta

Tener intimidad en el espacio es más que una hazaña y una fantasía sexual.

Debido a la gravedad cero, los astronautas han tenido que lidiar con actividades tan comunes como peinarse, bañarse e incluso llorar -lo cual es casi imposible-, y pensar que dos astronautas tengan sexo durante los viajes espaciales es realmente inquietante. ¡¿Cómo le hacen?!

Experimento sexual espacial

La NASA no les prohibe a sus astronautas mantener contacto sexual -si pueden-, y de hecho, se dice que en 1996 se realizó una prueba como parte del proyecto STS-XX, la cual consistía en que dos personas experimentaran diversas posiciones en una atmósfera con gravedad cero, según relata el escritor Pierre Kohler en su libro ‘La Dernière Mission: Mir, l’aventure humaine’.

Dicho estudio se hizo para averiguar si los seres humanos podríamos sobrevivir y reproducirnos en un ambiente fuera del planeta Tierra.

Bye, bye Kamasutra

De todas las posiciones existentes, sólo se probaron 20, las cuales fueron escogidas previamente determinando que eran las más viables de practicar -y menos complicadas-.

Asimismo, Kohler señaló que este experimento fue grabado, pero que los videos fueron censurados y nadie sabe de su paradero hasta el día de hoy. Sin embargo, pese a todos los mitos o realidades, el sexo espacial no deja de ser un tema atractivo para todos los curiosos.

Una experiencia fuera de este mundo

Paul Wolpe , un biólogo de la NASA, explicó que “Lo más difícil en gravedad cero es que la pareja se mantenga unida, hay que estar asegurándose constantemente de que no se separen y puedan llegar al clímax sin que se convierta en una auténtica pesadilla. Podría ser mucho más difícil y menos satisfactorio de lo que la gente piensa”.

Por su parte, Athena Andreadis, bióloga de la Universidad de Massachusetts en Estados Unidos, señala que ”El sexo es muy difícil en gravedad cero, aparentemente, porque no tienes tracción y sigues chocando contra las paredes”.

Erección espacial y otros problemas

Para que un hombre pueda tener una erección es vital que la sangre fluya, lo cual es un problema en el espacio porque en gravedad cero la sangre no lo hace muy bien. Así que, aunque se tenga ganas, puede suceder que “aquellito” no alcance altura suficiente.

Y bueno, el sexo como actividad física, también genera sudor, lo cual es un gran problema en el espacio ya que no se libera del cuerpo y se acumula en la piel creando una capa líquida nada sexy.

Otro problema con el que la NASA no quiere son los corazones rotos, pues sus astronautas tienen prohibido mantener relaciones sentimentales en una misma misión, es decir, si dos astronautas son pareja, lo ideal es que viajen por separado. Todo para evitar peleas y un posible rompimiento con el fin de no alterar la armonía. Imagínate lo horrible que sería convivir con un ex durante varios meses sin poder evitar verlo todos los días.

Un traje para el amor

En 2004, Vanna Bonta, escritora, poeta y diseñadora, fue invitada junto con su esposo a un vuelo en microgravedad o parabólico, el cual consiste en llegar a seis mil metros de altitud para luego descender de forma controlada en caída libre simulando la gravedad cero.

 

Tras ver que era casi imposible darse muestras de cariño, como un simple beso en pleno vuelo, Vanna pensó que la gravedad cero era un gran problema que impediría el contacto íntimo y por lo tanto una posible colonización espacial.

Esta frustración la llevó a diseñar el ‘2suit’, un traje para parejas confeccionado con unas tiras de velcro que al unirse se convierte en un saco único con el propósito de que las dos personas que portan dicho traje puedan concluir un acto sexual.

Cuatro años después de su primer vuelo microgravedad, la escritora y su marido fueron invitados nuevamente para repetir la experiencia y probar la efectividad de su traje, la cual casi resultó un éxito.

Todos los expertos han concluido en que tener sexo en el espacio no es imposible pero sí muy difícil y complicado. Sin embargo, las ganas y las mañas no impedirán que dos personas tengan esta experiencia extraterrestre, por lo que se buscarán nuevas técnicas con las que se pueda obtener placer espacial.