Periódico QuienOpina – Señales de que no eres muy buena en la cama

Señales de que no eres muy buena en la cama

bruce julio 10, 2017 Comentarios desactivados en Señales de que no eres muy buena en la cama
Señales de que no eres muy buena en la cama

Muchas chicas piensan que el simple hecho de tener sexo es garantía de que su pareja quedará satisfecha, ¿acaso necesita algo más que tu belleza y disposición? ¡Claro que sí! Para ser buena en la cama no basta ser hermosa y ponerte lencería sexy (aunque eso ayuda, sin duda), se necesita técnica y habilidad para lograr que tu pareja sienta el máximo placer.

Si te identificas con algunas de estas señales, quizá no eres tan buena en la cama como piensas, pero todo tiene remedio y puedes perfeccionar tus habilidades en el momento que quieras.

1. No hay juego previo

Pasas directo de los besos a la penetración, saltándote todo el jugueteo candente: sexo oral, dirty talk, etc. Es obvio que en un “rapidín” no hay mucho tiempo para andarse con rodeos, pero siempre tienes 30 segundos para bajar a su entrepierna o que él baje a la tuya.

2. Sólo lo haces en la cama

Habiendo tantos lugares para tener sexo, te limitas a hacerlo solo en la cama. Esto puede convertir el acto erótico en una rutina aburrida, para la próxima prueba ser más espontánea y lleva la pasión a un sillón, a la cocina, al jardín o fuera de la casa, ¡no te limites!

3. No te expresas

No le hablas de tus fantasías, de lo que te gusta o no, tampoco gimes, gritas o dices frases hot durante la sesión de sexo. Eso da la impresión de que no lo estás disfrutando y a ningún chico le gusta tener sexo con alguien que parece un maniquí sin vida.

4. Conoces pocas posiciones

Tu repertorio se limita a “El Misionero”, “La Vaquera” y “El Perrito”. Si te falta imaginación hay muchísimos recursos para inspirarte, empezando por internet, páginas porno o nuestra sección de sexo, donde tenemos un gran catálogo de posiciones sexuales  y encuentras maravillas como “El 42”, “La Libélula”, “El 12” y muchas más, ¡puedes probar una posición cada día!

5. No te mueves

Muchas personas, tanto chico como chicas, llegan a la cama con actitud de “aquí estoy, haz lo tuyo” y apenas cooperan  para tener una relación sexual satisfactoria. Recuerda que el sexo es un deporte en equipo, y que se necesita un esfuerzo de parte de ambos para conseguir el máximo placer.

6. Tu pareja no llega al orgasmo

A veces los hombres quieren retardar la eyaculación lo más posible para darte placer, o tienen algún bloqueo que no los deja correrse. Pero si ves que tu pareja se esfuerza por llegar al clímax y no lo consigue, puede que algo no ande bien con él o con tu técnica, y es algo de lo que tienen  que hablar.

7. Tu pareja “se viene” demasiado rápido

Sabemos que existe la eyaculación precoz o que quizá eres tan hot que él no puede aguantar por mucho tiempo, pero a veces las chicas vamos tan rápido que nuestra pareja termina en un par de minutos. El sexo se disfruta mucho más con un ritmo correcto, cuando retrasas el clímax para darle placer constante y aumentar gradualmente su excitación hasta que explote.

8. No sabes cuáles son sus fantasías sexuales

Y si las sabes, no intentas cumplirlas. Una buena amante sabe exactamente qué le excita a su pareja y qué hacer para llevarlo al orgasmo físico y mental. Si no tienes idea de cuáles son las fantasías que más prenden a tu chico, es hora de tener una plática íntima y poner manos a la obra.

9. No te gusta “ensuciarte”

No solo evitas su semen a toda costa, también te molesta sudar o llenarte de su sudor, que se te corra el maquillaje, despeinarte o desordenar un poco la habitación. El buen sexo implica estar tan concentrados en el placer, que todos los protocolos de limpieza quedan a un lado. Ya después habrá tiempo de bañarse y acomodar la cama, ¡dedícate a disfrutar!

10. No agarras el ritmo

Cuando tu pareja te embiste rápido y fuerte, te quedas haciendo los mismos movimientos suaves del principio, o al revés, empiezas a saltar como conejito sobre su pene cuando él a penas va calentando. La clave aquí es la comunicación, sólo tienes que decir “más lento o “más rápido”, o quizá prestar atención a sus señales físicas y verbales para estar en sintonía.

Recuerda que tú también puedes ser toda una Sexperta, solo es cuestión de estar abierta a aprender nuevas técnicas y ponerlas en práctica.