Periódico QuienOpina – Razones para comer pistachos sin culpa

Razones para comer pistachos sin culpa

bruce Julio 25, 2017 Comentarios desactivados en Razones para comer pistachos sin culpa
Razones para comer pistachos sin culpa

No solo nos gusta su color, sino que también su sabor. Los pistachos son exquisitos, pero lamentablemente se han hecho de mala fama. Y es que el problema es que no te puedes comer solo uno. Sin embargo, los expertos los recomiendan y aquí te damos 5 motivos por los cuales puedes comerlos sin cargo de conciencia alguno.

Tampoco es que te vayas a comer un kilo de pistachos, pero en dosis controladas puedes disfrutar de ellos siempre. Hay quienes dicen que la porción son 28 gramos, es decir, 49 unidades.

1. Son buenos para el corazón

Las enfermedades cardiovasculares están a la orden del día, sobre todo en personas adultas. Y el estudio Nuts and healty body weight maintenance mechanisms dice que incorporar los frutos secos en una dieta mediterránea puede reducir notoriamente los riesgos de padecer alguna de estas enfermedades.

2. Ayudan a regular el peso

Sí, son alimentos energéticos, pero al mismo tiempo tienen alto contenido en fibra, proteínas y bajo índice glucémico, lo que te da la sensación de saciedad antes que otros.

Según una investigación realizada entre el 55% y el 57% de la energía que aportan los frutos secos, es compensada por un menor consumo de energía posterior. Además, otros estudios concuerdan en incorporar los pistachos a la dieta, ya que aquellas personas que lo hacen tienen menos peso corporal.

3. Reducen la posibilidad de sufrir diabetes tipo II

Esta enfermedad se caracteriza por el aumento anormal de la glucosa en la sangre debido a una ineficiencia de la insulina o por dosis insuficiente de esta. Aquí es donde los pistachos se vuelven importantes ya que su ingesta tiene un efecto protector. Esto porque se descubrió que unos 56 gramos diarios en la dieta ayudan a su prevención, reduciendo los niveles de glucosa y beneficiando los niveles de la resistencia a la insulina.

4. Hace reír, naturalmente

El pistacho y la felicidad caminan de la mano. Y es que este fruto seco contiene magnesio y vitamina b6, ambas cosas vinculadas a la formación de serotonina. Por lo tanto, comerlos no solo resulta placentero, sino que además ayudan a producir endorfinas que actúan como analgésico natural, relajando cuerpo y mente. De esta forma el corazón se esfuerza menos y reduce temporalmente la presión sanguínea.

Entonces, se reduce el estrés, se fortalece el sistema inmunológico y previene la depresión. Algo que el libro “The Psychology of Happines” también incluye.

5. Son afrodisíacos

Un estudio realizado por el Hospital Universitario y Centro de Investigación Atatürk, de Anakra demostró que 17 hombres que incluyeron 100 gramos de pistachos en su dieta, por 3 semanas, percibieron mejoras en temas de función sexual, satisfacción y función orgásmica.

Además, son altos en selenio y zinc lo que contribuye a mantener los niveles normales de espermatozoides, testosterona en la sangre y fertilidad.