Periódico QuienOpina – Morata y la maldición del ‘9’ de La Fábrica

Morata y la maldición del ‘9’ de La Fábrica

bruce Julio 21, 2017 Comentarios desactivados en Morata y la maldición del ‘9’ de La Fábrica
Morata y la maldición del ‘9’ de La Fábrica

Álvaro Morata es el último caso de delantero formado en las categorías inferiores del Real Madrid que hace las maletas en busca de más minutos. Tener que competir por un puesto con algunos de los mejores atacantes del mundo ha empujado a Morata a tomar la decisión más difícil de su carrera. Esta vez, sin vuelta atrás.

El internacional español se marcha al Chelsea de Antonio Conte. En Italia, demostró su valía y se ganó el derecho de volver para intentar triunfar en el Madrid. Pero el sueño de Morata, como el de otros delanteros que pasaron por La Fábrica como Etoo, Soldado, Alfonso o Esnáider, tenía fecha de caducidad.

Samuel Etoo

El Real Madrid fichó al delantero camerunés en 1996. Tras unos meses cedido en el Leganés, vuelve al conjunto blanco en 1998 y, tras no contar apenas, un año después vuelve a irse cedido al Espanyol. En 2000, el Mallorca compra al Real Madrid el 50% de los derechos federativos del jugador, que se destapa en la isla como un gran goleador. Pese a todo, el Madrid no ejerce el derecho de recompra y prefiere embolsarse 12 millones (la mitad de su traspaso al Barcelona).

Roberto Soldado

El delantero valenciano militó en el Castilla desde 2002 a 2006. Se marchó cedido a Osasuna, donde sumó 13 tantos, antes de volver al Real Madrid en la temporada 2007/08. Con Schuster apenas tuvo minutos y acabaría marchándose al Getafe.

Alfonso Pérez

Debutó en 1990 con el Real Madrid pero las lesiones lastraron su carrera en el conjunto blanco. Llamado a convertirse en el sucesor de Butragueño, vio como la irrupción de Raúl González Blanco le dejaba sin sitio. En 1995 se marchó cedido al Real Betis, que ejercería su opción de compra. Nunca pudo triunfar de blanco.

Juan Eduardo Esnáider

Llegó en 1991 con 18 años al Real Madrid B, procedente de Ferrocarril Oeste. Apenas tuvo oportunidades en el primer equipo blanco y se marchó al Real Zaragoza, donde sí logró triunfar. Volvió al Real Madrid en la temporada 1995/96 con Jorge Valdano, pero su rendimiento fue decepcionante: 1 gol en 26 partidos.

Dani García Lara

Llegó al Real Madrid B en 1992 y, tras debutar en el primer equipo en 1994, se marchó cedido al Real Zaragoza, donde formó dupla atacante con Morientes. Regresaría al conjunto blanco en 1997, pero sus oportunidades fueron mínimas con Raúl, Morientes, Mijatovic y Suker en la plantilla que acabaría alzando la Séptima.