Periódico QuienOpina – Honduras, Partidos preparan potente “Astillero” para la campaña

Honduras, Partidos preparan potente “Astillero” para la campaña

bruce Julio 24, 2017 Comentarios desactivados en Honduras, Partidos preparan potente “Astillero” para la campaña
Honduras, Partidos preparan potente “Astillero” para la campaña

Tegucigalpa, Honduras.

Después de sortear las posiciones en la papeleta electoral, los partidos políticos se han dedicado a preparar su “arsenal” para exhibirlo, a partir del 26 de agosto, cuando arranque la campaña electoral.

Por los momentos, los 10 institutos políticos en contiendan se han concentrado para atender al menos 15 fechas fatales del calendario electoral, que de no cumplirlas, incidirá de manera decisiva en los resultados electorales del 26 de noviembre, día de los comicios.

De este modo, el primer reto de los partidos será asegurarse de documentar al mayor número de simpatizantes que cumplen los 18 años, edad permitida para ejercer el sufragio, antes de las elecciones.

Se trata de al menos 400 mil nuevos electores que necesitan la cédula de identidad y que pondrán a prueba la capacidad técnica del Registro Nacional de las Personas (RNP) y la organización de los partidos para atraerlos a las urnas.

Del mismo modo, los partidos preparan el “arsenal” publicitario, sus propuestas y ataques para desplegarlos a lo largo de los tres meses que dura la contienda. Esto incluye las infaltables canciones, afiches, fotografías, discursos, concentraciones, giras y las más inesperadas actuaciones, algunas de ellas que quedan grabadas para siempre en el colectivo social de al menos 30 mil aspirantes que pelean por unos 3 mil cargos.

El Partido Nacional, por ejemplo, ha arreciado su llamado a sus parciales a votar en plancha en los tres niveles electivos para asegurarse el mayor número de candidatos a diputados y alcaldes, advirtiendo que de nada sirve ganar la presidencia de la República con un congreso en manos de la oposición.

Por su lado, la alianza de oposición, integra los partidos Libertad y Refundación (Libre) y el Partido de Innovación y Unidad (Pinu) basará su campaña en recordarle a la gente los actos de corrupción de los últimos dos gobiernos nacionalistas.

Al tiempo mismo, está pidiendo reformas electorales como la votación con huellas dactilares, depuración del censo y la asignación de una representación ante el Tribunal Supremo Electoral (TSE) y el RNP en vista que hasta ahora solo lo tienen los nacionalistas, liberales y la Democracia Cristiana.

Los liberales por su lado han vuelto a sembrar la incertidumbre entre sus parciales, luego del retiro de la campaña de la diputada Gabriela Núñez, segunda fuerza política en los comicios primarios, lo que supone un fuerte golpe a la anhelada unidad del primer partido político hondureño, fundado en 1892.

No obstante, su candidato presidencial, Luis Zelaya, apela al sentimiento del liberalismo y confía en atraer el voto de al menos un 30 por ciento de indecisos (casi un millón de personas) del 50 por ciento de hondureños inscritos en el censo que históricamente no votan en Honduras y que de hacerlo inclinaría la balanza electoral.

Se unen a esta “guerra” declarada entre las tres fuerzas políticas con posibilidades de ganar las elecciones para el período presidencial 2018-2022, las bajas y altas de personajes políticos en diferentes bandos, como la incorporación en las últimas horas del diputado del Partido Anticorrupción (PAC), Jaime Villegas, a las filas del Partido Nacional y por otra parte, la deserción de este de la actual designada presidencial, Lorena Herrera, quien no solamente abandona las filas azules, sino que anuncia que votará por el candidato de la “alianza”. Su decisión poniendo a pensar a los estrategas del partido oficialista, el segundo en antigüedad en Honduras, desde 1902.

Las altas y bajas siguen también en los partidos minoritarios, como la incorporación en las últimas horas del exfutbolista Osman Chávez a las filas del PAC, que siguen armando sus planillas antes que el organismo electoral imprima las más de 18 millones de papeletas.

Sucede además que estos partidos emergentes deberán reunir al menos 40 mil delegados, entre propietarios y suplentes que los represente en las mesas receptoras el día de las elecciones. Se trata de una tarea casi imposible puesto que el caudal electoral de estos institutos políticos, como el PINU, UD, PDCH, Alianza Patriótica y FAPER, no superaron ni los 20 mil votos en los comicios generales del 2013.

Los expertos creen que por ese mismo camino marcha VAMOS, el último partido inscrito el año pasado, y cuestionan fuertemente el papel de todos ellos en el tráfico de las credenciales en favor de las fuerzas mayoritarias.

Con tanto por hacer de cara a la recta final, algunos partidos minoritarios comenzaron también a desempolvar sus sedes, muchas de las cuales han estado abandonadas literalmente desde las elecciones del 2013.

Por el lado del TSE, los próximos 30 días serán de mucho ajetreo, resolviendo los últimos cambios en las planillas, contratación de más de 800 millones de lempiras en proveedores, como la tinta y papeletas; personal, consultores, medios, misiones de observadores, voto en Estados Unidos y la depuración del censo para evitar que los muertos voten por los vivos.