Periódico QuienOpina – Honduras, Comisionado Barralaga le lavaba a “El Narco”

Honduras, Comisionado Barralaga le lavaba a “El Narco”

bruce Julio 31, 2017 Comentarios desactivados en Honduras, Comisionado Barralaga le lavaba a “El Narco”
Honduras, Comisionado Barralaga le lavaba a “El Narco”

Tegucigalpa, Honduras.

Un total de cuatro personas, entre ellas el exjefe de la Policía Nacional Preventiva, comisionado Jorge Alberto Barralaga Hernández, y la esposa de este, la exasesora del Ministerio de Seguridad, Reyna Elizabeth Ayala Reyes, fueron detenidos ayer en una operación contra el lavado de activos, por un orden de aproximadamente 1,500 millones de lempiras.

Asimismo, detuvieron a Edith Xiomara Roca Pérez, cuñada de Barralaga y, a su vez, esposa del exalcalde Santiago Barralaga, quien tiene orden de captura por lavado de activos y actualmente se encuentra prófugo de la justicia.

El cuarto detenido es Montse Paola Ponce Fraga, esposa del extraditado Wilter Blanco, ella fue detenida en una operación simultánea en La Ceiba, Atlántida. La mujer acompañaba a Blanco en Costa Rica antes de su captura y posterior deportación a los Estados Unidos, de acuerdo a las investigaciones de la Agencia Técnica de Investigación Criminal (ATIC).

En total hay siete órdenes de captura por el lavado de activos, de las cuales cuatro ya fueron efectuadas, quedan pendientes tres que incluye al hermano, al hijo y a la nuera.

OPERACIÓN DE OCHO MESES

Tras ocho meses de investigaciones, la Unidad Fiscal de Apoyo al Proceso de Depuración Policial (AF-Dipol), dependiente del Ministerio Público (MP) efectuaron los allanamientos en la residencial Las Cascadas, en la residencia de los esposos Barralaga Ayala, en Comayagüela.

La residencia valorada en más de cinco millones, fueron detenidos la pareja, el exjefe policial, depurado por la Comisión Especial para la Transformación y la Depuración Policial, en el 2011.

El comisionado Barralaga es uno de los oficiales con un reparo por el orden de 27 millones de lempiras, según el Tribunal Superior de Cuentas (TSC), donde debe desvanecer las presunciones de enriquecimiento ilícito.

En las investigaciones del MP hay una conexión entre Barralaga y Wilter Blanco, ya que una de las hijas del exjefe policial fue una de las parejas del hondureño extraditado a los EE UU.

Según las pesquisas que se manejan, el exdirector de la Policía Preventiva realizaba operaciones comerciales con otros narcotraficantes, entre ellos uno que se entregó en Estados Unidos y que fue condenado a siete años de prisión, de los cuales dos los cumplió tras las rejas y los otros cinco los cumplirá en libertad bajo vigilancia, o sea que el individuo ya está de vuelta en el país y se pasa prendido de un grillete electrónico.

En las vigilancias de la Policía, que no fue fácil porque Barralaga no era ningún improvisado, se movía en dos camionetas de alto blindaje y fuertemente custodiado, por policías depurados, que eran de su confianza.

De acuerdo al informe de la agencia, Barralaga, siendo parte de la Policía Nacional, habría recibido coimas del clan de Los Valle, lo que le permitió amasar una importante “guaca” para dedicarse al comercio, con todos lo que habría recibido de los narcos de Copán y de La Mosquitia.

Se estima que alrededor de entre 40 bienes inmuebles y empresas manejaba esta red de Barralaga y el estimado inicial de lavado de activos por 1,500 millones de lempiras podría elevarse, cuando se aseguren los bienes de toda la red.

Se maneja que la red de bienes de Barralaga están distribuidos en la capital, Tocoa, Sabá, en Colón, y La Ceiba, Atlántida.

Del 2011 hacia delante, Barralaga, estando asignado en Copán, como jefe departamental de la Policía Nacional, amasó una cuantiosa fortuna, que muestra un incremento de su patrimonio en más de 200 por ciento.

Solo en las cuentas, el exfe policial habría movido un aproximado de dos mil millones de lempiras.

Sus inversiones las tiene en el transporte público, transporte pesado, fincas de palma africana y otros.

En torno a las detenidas, se conoció que ellas habrían sido parte de la operación de limpieza del dinero, a través de la adquisición de propiedades y establecimiento de empresas comerciales.

REQUISAS EN LAS CASCADAS

En los allanamientos de la colonia Las Cascadas encontraron dos armas de fuego, una Prieto Beretta calibre nueve milímetros, un fusil AR-15 y munición de 5.56mm; dinero en efectivo, tanto en lempiras, como en dólares.

Además del lavado de activos, a Barralaga le imputan portación ilegal de armas.

Los imputados serán presentados a las 10:00 de la mañana de hoy, en el Juzgado de Jurisdicción Nacional con Competencia Territorial en materia Penal, para la audiencia inicial.

El Ministerio Público presentará ante el juez los análisis financieros del caso, las investigaciones de campo y otros, que complementan las investigaciones.

A su ingreso a la sede del Ministerio Público en Comayagüela, el comisionado Jorge Alberto iba custodiado por los agentes de la ATIC, iba cabizbajo y tembloroso. Debido a su problema de alta presión un médico lo revisó y le suministraron una neurobión porque entró en shock, cuando vio el operativo montado.

Los cuatro detenidos pasaron su primera noche en la sede de la ATIC, donde hay unas habitaciones acomodadas para los capturados, dotadas de una cama y eso sí, bajo altos niveles de seguridad.

Soprendido por los agentes de la ATIC mientras miraba televisión en el sillón principal de su vivienda, agarraron al exsubcomisionado de la Policía Nacional, Jorge Alberto Barralaga Hernández, estaba junto a su esposa.

ANTECEDENTES

El 19 de abril del 2002 el Ministerio Público presentó un requerimiento fiscal contra Barralaga Hernández por la fuga de los policías que participaron en la muerte de los universitarios Carlos David Pineda Rodríguez y Rafael Alejandro Vargas Castellanos, hijo de la rectora Julieta Castellanos.

Sus cuerpos fueron encontrados en el kilómetro 12 de la carretera al sur, por este caso fueron imputados cuatro oficiales de Policía, dos andan prófugos y dos fueron detenidos: el subinspector Carlos Galeas, el policía Wilfredo Figueroa, Adolfo Padilla y José Rubén Pozo.