Periódico QuienOpina – Gaslighting, Cuando tu pareja te tortura Psicológicamente

Gaslighting, Cuando tu pareja te tortura Psicológicamente

bruce Julio 6, 2017 Comentarios desactivados en Gaslighting, Cuando tu pareja te tortura Psicológicamente
Gaslighting, Cuando tu pareja te tortura Psicológicamente

Si tu pareja te manipula y te dice que “no serías nada sin él”, te conviene reconsiderar tu relación.

El Gaslighting es un mecanismo que provoca una especie de dependencia hacia la pareja a través de la manipulación de la realidad y la percepción de ésta. Es decir, tu pareja te tortura psicológicamente hasta que terminas dudando de ti misma.    En español significa “hacer luz de gas”, y las víctimas casi nunca se dan cuenta de que sus parejas han torcido sus pensamientos hasta el punto de crear un mundo imaginario alrededor de su relación, sólo se dejan llevar, pierden la noción de la realidad, se culpan a sí mismas por todo y se aíslan de sus seres queridos.

Algunos de los síntomas que presenta una víctima de Gaslighting son aislamiento, ansiedad, insomnio, crisis de nervios, arrebatos emocionales, tendencias obsesivas, dependencia, miedo, confusión y culpa.    Quienes viven en esta forma enfermiza de amor están en manos de alguien que intenta volverlos locos y alejarlos hasta de su propia identidad. En general, saben que se sienten mal, pero no se atreven a señalar a su pareja como culpable y menos a romper la relación.

Estas son algunas señales de que tu pareja está utilizando este tipo de tortura psicológica contigo:

1. Crees que no puedes vivir sin él. Te da miedo separarte porque crees que lo necesitas para una u otra cosa, ya sea en lo emocional o en lo material, el caso es que sientes que si rompen no sobrevivirás.

2. Niega todo aunque le presentes pruebas. Es el principal método de gaslighting y aunque lo haga en cosas irrelevantes o inocentes, si descubres que miente sistemáticamente sobre lo que hizo o prometió, se saca excusas como que “fue un malentendido” y justificas todos sus actos, es una señal de alarma.

 

3. Tu pareja siempre tiene la razón. Te hace creer que todos los problemas en su relación son tu culpa. Por ejemplo, si es infiel te dirá que lo hizo porque tú no le muestras suficiente interés o no quieres tener sexo tan seguido como necesita.

4. Sientes que no eres lo suficiente. Los gaslighters aprovechan el mínimo error para ubicarse moralmente encima de sus víctimas y hacerlas sentir mediocres, incapaces de dar lo que su pareja exige y merece, por supuesto.

5. Atribuye sus problemas a terceros. Te hace creer que la culpa de que su relación esté mal es de otros aspectos de la vida, como el trabajo, los amigos o la familia, en especial la tuya.   6. Te ridiculiza. Cada vez que intentas hablar bien para solucionar un problema, terminas apenada o pensando que tus ideas son absurdas. Sus respuestas son tipo “¿eso qué?”, “ni al caso, estás mal”, “estás loca”, etc. Es decir, te invalida y te hace creer que eres una tonta por ser capaz de pensar mal de él.

7. Te convence de que todos quieren separarlos. Te dice una y otra vez que la gente conspira para que terminen y que no hay problemas en su relación. Te vuelves paranoica y evades cualquier crítica hacia tu relación, mientras dudas de todos los demás pero jamás de él.    8. Te hace dudar de la realidad. Este es el último paso para el triunfo de un gaslighter, pues ha logrado distorsionar la realidad y hacerte creer que algunas cosas en realidad nunca ocurrieron o viceversa. Te suelta fases como “ya te volviste loca”, “eso nunca pasó” o “claro que lo hiciste, ¿ya no te acuerdas?”, que provocan una pérdida de confianza en ti misma para que tu percepción se adapte a lo que él quiere.

Si te identificas con algunos de estos puntos es hora de que reevalúes tu relación y pienses bien si estás en una situación de violencia psicológica. No es fácil darse cuenta de esto y mucho menos pedir ayuda, pero siempre recuerda que el primer paso es aceptarlo.