Periódico QuienOpina – El pesimismo invade el vestuario del Barça por Neymar

El pesimismo invade el vestuario del Barça por Neymar

bruce Julio 27, 2017 Comentarios desactivados en El pesimismo invade el vestuario del Barça por Neymar
El pesimismo invade el vestuario del Barça por Neymar

Los días avanzan, la temporada se encuentra cada vez más cerca y Neymar continúa sin pronunciarse en relación a su futuro, el cual se debate entre Barcelona y PSG. La foto del domingo de Gerard Piqué junto al brasileño con el ya viral “se queda” perdió fuerza una vez que el propio defensor saliera a aclarar en conferencia de prensa que la frase de su posteo se debió más a una intuición que a una certeza. “El que tiene que comunicar esto es Ney, pero es lo que me gustaría y lo que espero que sea”, comentó desde Estados Unidos.

Pese a la presión ejercida por el plantel y a las múltiples charlas que tuvieron jugadores y dirigentes con el delantero oriundo de Mogi das Cruzes, su voluntad parece inquebrantable y nada lo motivó hasta el momento para salir a manifestar su idea de continuar.

De hecho, según revela el diario Sport, desde el vestuario se percibe una sensación de pesimismo. “Se hizo todo lo posible y más”, le cuentan las fuentes desde el interior del plantel al citado medio. Además, destaca que no hay “ni un sólo peso pesado” del equipo que no haya hablado con el atacante para retenerlo.

La desilusión parte por la inacción de Neymar de no salir a fijar posición o asegurar su continuidad en el club culé. De este modo, consideran al silencio como una “mala señal”.

En otro artículo, Sport resalta que las conversaciones entre el brasileño y PSG llevan ya tres semanas; desde la entidad catalana estuvieron al tanto, aunque esperaron a que su futbolista volviera a España tras las vacaciones para hablar con él. “En los primeros entrenamientos, los ejecutivos del Barça hablaron con Neymar, que dio evasivas sobre el asunto”, agrega el citado medio.

Por otra parte, en Barcelona no se planteaban que el club francés pudiera pagar la cláusula de rescisión de 222 millones de euros, pero una vez enterados de la firme propuesta, fueron a la carga para intentar convencerlo.