Periódico QuienOpina – El Ku Klux Klan, su vida detrás de la capucha

El Ku Klux Klan, su vida detrás de la capucha

bruce julio 27, 2017 Comentarios desactivados en El Ku Klux Klan, su vida detrás de la capucha
El Ku Klux Klan, su vida detrás de la capucha

¿Cómo transcurren los días de los miembros de una de las organizaciones racistas más radicales de EE.UU.? Un fotógrafo estadounidense ha conseguido adentrarse en su realidad cotidiana.

El fotógrafo Anthony Karen ha documentado cómo viven su día a día los miembros del Ku Klux Klan, organización que, según datos de la Liga Antidifamación (ADL), permanece activa en al menos 33 estados de EE.UU. Estas imágenes únicas que entreabren la puerta a su vida cotidiana son el logro de la confianza que Karen logró ganarse y que ve como un requisito indispensable para adentrarseen el espacio privado de otras personas, según se desprende de su entrevista para FotoEvidence.

Su acercamiento al KKK comenzó con llamadas telefónicas y correos electrónicos a miembros de la organización mediante datos de contacto que Karen encontró en los sitios web vinculados al grupo. Empezó a tomar fotos del KKK en abril de 2005 y tras ganarse la confianza, pudo hacerlo sin las restricciones con las que se topó al principio.

Además de documentar la vida del KKK, Anthony Karen ha captado los rituales vudús en Haití y también posee otros proyectos que se pueden ver en su página web, en su cuenta de Tumblr y también en parte en su página Facebook.

Respetando la privacidad de quienes están en el foco de su cámara, el fotógrafo estadounidense se centra en la personalidad y afirma tratar a cada persona como un individuo. Sostiene que para ganarse la credibilidad “hace falta dar algo de sí mismo para recibir algo de vuelta”.

La siguiente imagen del fotoreportaje de Karen muestra cómo Carl, un ‘mago imperial’ del Ku Klux Klan con sede en el reino del sur, apunta con su pistola de perdigones a una cucaracha mientras su esposa y su ahijada tratan de evitar un posible rebote.

Los candidatos que aspiran a iniciarse como Caballeros del KKK prestan juramento como parte de un ritual de naturalización. Tienen los ojos vendados y los conducen por un bosque, a veces a un ritmo vigoroso. Les preguntan sobre el KKK y su historia, y tras hacer ciertos juramentos, son ungidos con aguas sagradas, les dan un toque de espada sobre ambos hombros y con una bendición se convierten en Caballeros. Los nuevos miembros son recibidos y acogidos por oficiales oficiantes.

En la siguiente foto se puede ver a miembros del KKK en un campo de batalla a la espera de una ceremonia de boda tradicional del grupo.

Un oficial imperial (a la derecha) de un reino del KKK basado en el Medio Oeste en casa de su ‘mago imperial’ y la esposa (a la izquierda) poco antes de partir a una fiesta de Navidad celebrada por los miembros en una iglesia local.

La nieta de un ‘mago imperial’ de un reino del KKK con sede en el sur de EE.UU.