Periódico QuienOpina – Cacelorazos y represión tras el asalto al Parlamento en Venezuela

Cacelorazos y represión tras el asalto al Parlamento en Venezuela

bruce Julio 7, 2017 Comentarios desactivados en Cacelorazos y represión tras el asalto al Parlamento en Venezuela
Cacelorazos y represión tras el asalto al Parlamento en Venezuela

La crispación política y social en Venezuela se agrava día a día, elevando peligrosamente la tensión interna. Este miércoles, tras la jornada de violencia que se inició con el ataque de grupos chavistas al Parlamento, donde golpearon brutalmente a legisladores opositores, se extendió durante gran parte de la noche con duros enfrentamientos entre fuerzas de seguridad y manifestantes que habían salido a protestar contra el gobierno de Nicolás Maduro.

Los choques se dieron en varios barrios, pero se sintió especialmente en el oeste de Caracas, sector que por mucho tiempo fue bastión chavista. Ahora esa población se muestra indignado por el nivel de la crisis económica y por la decisión del gobierno de llevar adelante una Asamblea Constituyente para reformar la Carta Magna, cuyas polémicas elecciones serán el 30 de este mes.

Después de un cacerolazo en repudio a la agresión al Congreso, la gente salió a las calles en zonas populares como Quinta Crespo, San Juan, San Martín, El Paraíso y La Urbina, ubicadas en el oeste, centro y este de la capital venezolana. Efectivos de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) y de la Policía Nacional Bolivariana(PNB) reprimieron ferozmente la protesta.

Medios locales informaron que manifestantes encapuchados, y en algunos casos armados, se enfrentaron a los “colectivos” (grupos de choque del chavismo) y a los agentes de las fuerzas de seguridad. Durante los incidentes fueron incendiadas una patrulla y un módulo policial en Quinta Crespo.

Hubo episodios donde los efectivos policiales ingresaron a los departamentos rompiendo puertas e intimidando a sus habitantes. El hecho más grave fue en El Paraíso, donde un “grupo comando” integrado por la policía política, la científica, la Dirección de Contrainteligencia Militar y la Guardia Nacional derribaron el único portón que tenía el complejo de departamentos y recorrió el lugar causando destrozos.

La represión continuó ayer, durante el día, en una nueva manifestación masiva contra el gobierno y su Constituyente. Efectivos de los cuerpos de seguridad lanzaron gases lacrimógenos y dispararon balas de goma contra la marcha, que intentaba llegar hasta la sede del Tribunal Supremo de Justicia.

Estas nuevas reacciones se producen tras el asalto al Parlamento por grupos armados simpatizantes de Maduro, que dejó 20 heridos, entre ellas cinco diputados de la oposición, y numerosos destrozos al Palacio Legislativo.

El líder de la Asamblea Nacional (Congreso), el opositor Julio Borges, denunció que el ataque fue planificado por sectores del gobierno. “Lo que sucedió fue por orden del propio Gobierno, había dirigentes y empleados de la Alcaldía de Caracas (oficialista), había candidatos a la Constituyente de Maduro”, sostuvo. “Es parte de la política de miedo y violencia que tiene el Gobierno contra el país entero”, agregó.

“La mayoría de los funcionarios de la Guardia Nacional presente en el hemiciclo estaba en desacuerdo con el ingreso forzoso de los colectivos hacia el Parlamento. Sin embargo, son las cúpulas que ordenan la impunidad en estos casos; por eso no actuaron en defensa de los diputados”, puntualizó Borges.

Luego del asalto circularon fotos que mostraban a diputados siendo golpeados en el piso por los agresores, mientras soldados de la Guardia Nacional veían la escena a pocos metros, sin actuar. “Maduro está acorralado ante la rebelión democrática completa y solo sabe responder con violencia y amenazas. Esa violencia se le fue de la mano al Gobierno”, resaltó Borges.

En este clima de violencia que vive Venezuela, el gobierno se enfrenta a una batalla interna con sectores chavistas que rechazan la Constituyente. Uno de esos casos es la de la fiscal general, Luisa Ortega, a quien Maduro ordenó sacarla de su puesto y reemplazarla por la vicefiscal, una abogada fiel llamada Katherine Haringhton.

Pero ayer, cuando Haringhton fue a asumir el cargo, Ortega y un grupo de colaboradores se atrincheraron en el lugar y le impidieron ingresar. “Denunciamos la pretensión arbitraria de la vicefiscal nombrada por el TSJ (Tribunal Supremo de Justicia) de ingresar al Ministerio Público”, denunció Ortega en su cuenta de Twitter.

Ante la posibilidad de que se produjera un episodio violento, Ortega responsabilizó al servicio de inteligencia y a la Guardia Nacional “de cualquier situación irregular que ocurra contra la sede y funcionarios del Ministerio Público”.

La oposición se mantiene en las calles desde hace 97 días, exigiendo elecciones libres y rechazando la Constituyente, considerada “un fraude” porque se integrará con militantes y dirigentes afines a Maduro. La maniobra, según denunció la oposición, busca eludir los comicios y perpetuar en el poder a las autoridades actuales. Pero tiene un alto costo:la represión ya dejó 91 muertos y miles de detenidos.