Periódico QuienOpina – Alimentos que debes comer después de cumplir los 40 años

Alimentos que debes comer después de cumplir los 40 años

bruce julio 7, 2017 Comentarios desactivados en Alimentos que debes comer después de cumplir los 40 años
Alimentos que debes comer después de cumplir los 40 años

Mientras que a una temprana edad enfermedades como el cáncer o losproblemas cardiovasculares no suponen una preocupación, el riesgo se eleva a partir de los cuarenta. De hecho, el cáncer es la principal causa de muerte en las mujeres que tienen entre 40 y 50 años, seguidas de las enfermedades del corazón, la diabetes y el derrame cerebral.

En España, según la Organización Mundial de la Salud, se calcula que en 2035 se diagnosticarán 40.000 casos nuevos. Las cifras superan ya las estimaciones que se habían hecho para 2020. En nuestro país se registraron en 2015 247.771 nuevos tumores, sobrepasando en más de mil las previsiones basadas en el crecimiento demográfico, según ha puesto de manifiesto el último informe de la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM).

Aunque no es siempre mortal y las personas que lo padecen cada vez tienen mayor esperanza de vida, el informe recoge que en 2014 se registraron un total de 106.039 fallecimientos por cáncer (65.019 en varones y 41.020 en mujeres). También hay otras afecciones como el lupus, la enfermedad de Crohn, enfermedad celíaca o varios tipos de esclerosis que pueden afectar con frecuencia a partir de estas edades, según un estudio publicado en 2015 en la revista ‘Women’s Midlife Health’.

“La culpa es del metabolismo lento y los cambios hormonales, que provocan bastantes riesgos en la salud. Si estás siguiendo la misma dieta que te funcionó cuando tenías 20 años, estás condenado a tener problemas”, comenta Felicia Stoler, nutricionista y autora de ‘Living skinny in fat genes’. Si añades a tu dieta los siguientes alimentos y reemplazas algunos de los que estás tomando pueden ayudarte a evitar este tipo de problemas durante los cuarenta y en adelante.

Frambuesas

La disminución de la salud intestinal y los problemas relacionados con la mala digestión están relacionados con varios tipos de condiciones autoinmunes e inflamaciones que afectan en la madurez. Stoles asegura que “la falta de fibra dietética es parte del problema. Comemos menos de 10 gramos diarios cuando la recomendación es entre 20 y 30. Las frambuesas son las campeonas en fibra“.

Las personas con irritación crónica de esófago por reflujo del ácido estomacal, un problema llamado síndrome de Barrett, mejoran si comen frambuesas negras, según un estudio presentado en la sexta Conferencia Internacional Anual sobre Fronteras en la Prevención del Cáncer. “Estas tienen entre 30 y 40 veces más riesgo de desarrollar cáncer de esófago, una enfermedad mortal con poca esperanza de vida”, dijo la doctora Laura A. Kresty, de la Universidad Ohio State.

Lentejas

‘Si no las quieres, las dejas’ o ‘comida de viejas’ dicen los refranes. Quizá a partir de ahora deberías tenerlas más en cuenta. Las lentejas también están cargadas de fibra. Aunque todas las legumbres son buenas fuentes, estas, junto con los guisantes, están en el podium, ayudando a la digestión.

Los estudios han demostrado que las legumbres reducen el riesgo de enfermedades isquémicas y cáncer colorrectal, controlan la hipertensión arterial y favorecen la pérdida de peso. Se puede escribir más grande, pero no más claro: las legumbres adelgazan, porque su contenido en grasas está en torno al 3%. 100 gramos de lentejas cocidas, por ejemplo, aportan la irrisoria cantidad de 150 calorías.

Calabaza

Las investigaciones publicadas en ‘The Journal National Cancer Institute’ aseguran que estos alimentos tienen propiedades antiiflamatorias. “Algunas de estas sustancias, como el betacaroteno, también pueden transformarse en vitamina A en el organismo, lo que es vital para regular y equilibrar nuestro sistema inmunológico”, asegura la doctora y nutricionista Marilyn Wilkinson. Puedes probar todos los vegetales rojos, amarillos o anaranjados, pero la zanahoria y la calabaza son los que más lo contienen.

Además las pipas de este alimento son una fuente maravillosa de triptofano, que estimula la producción de serotonina, el famoso neurotransmisor del bienestar y la serenidad. 60 gramos de pipas de calabaza aporta la cantidad diaria recomendada de magnesio que nuestro cuerpo necesita. Importante esta sustancia para el sistema inmunitario y para reforzar la densidad de nuestros huesos.

Muy famosas son también las pipas por sus beneficios para proteger la próstata y la vejiga, además de ser un buen estimulante del páncreas, lo que las hace especialmente recomendables para personas con diabetes.

Tomates

Las propiedades del tomate, principalmente gracias al licopeno que contiene, permiten reducir en torno al 25% el riesgo de contraer tumores en la próstata. Un potente antioxidante que ralentiza el envejecimiento de la piel y neutraliza también los efectos nocivos de los rayos ultravioleta. Para aprovechar al máximo todas sus propiedades, los mejores tomates son aquellos que provengan de los mercados locales, especialmente de agricultura ecológica.

Las frutas y verduras rojas como la sandía o el pimiento rojo también pueden servirte en esta nueva alimentación que debes añadir. Cocinar los tomates puede ayudar a tu cuerpo a absorber más antioxidantes saludables dice una investigación publicada en el ‘Journal of Agricultural and Food Chemistry’.

Aguacates

No hay sorpresas aquí. No es que los aguacates estén de moda porque sí. Las grasas saludables son una de las mejores maneras de controlar tu apetito y una gran fuente de este macronutriente que asfixia al hambre.

El aguacate es rico en ácido oleico, el tipo de grasa más saludable, que debe estar siempre presente en una dieta equilibrada. Las propiedades del aguacate para combatir el colesterol eran bien conocidas (se han publicado varias investigaciones científicas que así lo atestiguan), pero un equipo de investigadores de la Universidad Estatal de Pensilvania asegura en un estudiopublicado en el ‘Journal of the American Heart Association’ que los beneficios para la salud de esta fruta podrían ir más allá de sus ácidos grasos reduciendo el LDL (colesterol malo).

Nueces

Un estudio elaborado por científicos del Instituto de Investigaciones Biomédicas del Hospital Clínico de Barcelona bajo la dirección de Ros señala que sustituir las grasas por estos frutos secos ayuda a restablecer la función endotelial, que es el mecanismo que facilita la dilatación de las arterias y por lo tanto del flujo sanguíneo. El consumo de nueces reduce también el colesterol, según el estudio, en el que participaron 21 hombres de 75 años.

Según la profesora Bordoni, las nueces son útiles para prevenir el riesgo cardiovascular, dado que contienen una elevada cantidad de ácidos grasos omega-3. “Muchos estudios han demostrado que estos ácidos grasos, tomados en cantidades apropiadas, tienen un efecto preventivo sobre elriesgo cardiovascular”, asegura la doctora. Además son una importante fuente de hierro, un importante aliado de los procesos cognitivos y en la formación de glóbulos rojos.

Aceite de oliva

Pese a que numerosos estudios lo han tachado de ser poco saludable por ser alto en calorías (como todas las grasas), lo cierto es que las poblaciones en las que se consumen mayores cantidades de aceite de oliva, concentradas especialmente en el sur de Europa, viven más tiempo y sufren menos enfermedades de corazón. Los investigadores apuntan al aceite de oliva como combustible principal para tener una vida más larga y sana.

Tomarlo en ayunas ayuda a mejorar el funcionamiento del aparato digestivo, reduce la formación de cálculos biliares y ayuda a disolver y expulsar la piedras del riñón, adelgaza e incluso puede ser útil para dejar de fumar o como medio natural para combatir la resaca.

Salmón

Este pescado azul es un alimento altamente graso, pero ello no debe ser un impedimento para que lo consumamos, ya que se trata de una comida rica en ácidos grasos, minerales y vitaminas. Se recomienda introducirlo una vez a la semana en nuestro menú, puesto que contiene el archifamoso ácido graso omega 3, que aumenta el tiempo de coagulación de la sangre, lo que reduce la incidencia de las enfermedades cardiovasculares.

Un nuevo estudio de la Universidad de Aberdeen, en Escocia (Reino Unido), asegura que algunos ácidos grasos omega-3 que tiene el pescado pueden ayudar a fortalecer la masa muscular, que en la gente mayor de 40 años se reduce entre un 0,5 y un 2 % cada año. Este proceso natural de envejecimiento se conoce como sarcopenia y es una de las principales causas de debilidad e inmovilidad en los ancianos, pues se calcula que la sufren una de cuatro personas de entre 50 y 70 años, y más de la mitad de los mayores de 80.

Col rizada

Cuando se trata de nutrientes saludables, este vegetal tiene pocos competidores. Está cargada de de ácido alfalipoico, un antioxidante que ayuda a tu cuerpo a convertir la glucosa en energía y mantiene los niveles de azúcar en sangre bajo control. Recientes investigaciones han relacionado a estos ácidos con la disminución de la diabetes, accidentes cerebrovasculares, glaucoma y otras enfermedades.