Periódico QuienOpina – El amor puede romper tu corazón

El amor puede romper tu corazón

bruce Junio 21, 2017 Comentarios desactivados en El amor puede romper tu corazón
El amor puede romper tu corazón

El tiempo no todo lo cura. O al menos no un corazón roto. La máxima que poetas, cantantes y escritores han ido repitiendo durante siglos y que defendía que el paso de las horas podría reparar cualquier daño emocional ha sido recientemente desmontada por un grupo de científicos de la Universidad de Aberdeen. Según un estudio realizado por la British Heart Foundation (BHF) parece ser que un desengaño amoroso puede producir cicatrices físicas irreversibles.

La investigación, publicada en el Journal of American Society of Echocardiography, explica que cuando alguien sufre estrés emocional causado, por ejemplo, por la pérdida de un ser querido, algunas partes del corazón se llenan de pequeñas cicatrices que hacen que el músculo pierda elasticidad y que no se contraiga correctamente. Por tanto, el corazón puede doler literalmente.

“Los daños causados en algunas personas son de larga duración y podrían no sanar nunca”

Se trata de “La miocardiopatía de Takotsubo”, mejor conocida como el “Síndrome del corazón roto”. Una enfermedad que, hasta ahora, los médicos han dejado que se curase con el tiempo sin recetar ningún tipo de medicación. En la mayoría de los casos, las heridas cicatrizan al cabo de días o semanas. No obstante, de un seguimiento realizado a 52 pacientes con esta condición, los investigadores de la Universidad de Aberdeen han observado que los daños causados en algunas personas son de larga duración y podrían no sanar nunca.

Los síntomas que producen estas fisuras son parecidos a los de un ataque al corazón y sus consecuencias pueden ser similares. Se ha demostrado que entre el 3% y el 17% de las personas que lo padecen mueren alrededor de cinco años después de que sean diagnosticados. En la mayoría de los casos, en concreto el 90%, se trata de mujeres que en el 70% de las veces se han visto envueltas en situaciones de estrés físico o emocional.

De momento no existe cura para esta enfermedad que sólo en el Reino Unido sufren al año unas 3.000 personas. Sin embargo, según ha explicado el director de la BHF, el professor Metin Avkiran, tras el estudio, “se han empezado a buscar tratamientos” para evitar que los corazones rotos se queden así para siempre. Porque resulta que ya no es sólo cuestión de tiempo.