Periódico QuienOpina – ¿Por qué debemos beber un chupito de clorofila al día?

¿Por qué debemos beber un chupito de clorofila al día?

bruce abril 28, 2017 Comentarios desactivados en ¿Por qué debemos beber un chupito de clorofila al día?
¿Por qué debemos beber un chupito de clorofila al día?

Presente en las verduras verde oscuro y sobre todo en el alga Chlorella, la clorofila es rica en magnesio, oxigena la sangre y, eso, se nota en tu piel. Pero cuidado con tomarla en preparados concentrados tan de moda en las redes sociales. Los expertos analizan sus súper poderes y recomiendan consumirla en ensaladas y zumos naturales. Aquí va el mejor.

Atrás quedaron los batidos, las terapias detox o los tratamientos anti-arrugas. Si buceas por internet o las redes sociales, el agua de clorofila es lo último. Según el dr. Joshua Zeichner, director de Cosmetic & Clinical Research in Dermatology en el Hospital Mount Sinai de Nueva York, “a diferencia de las hortalizas de hoja verde, la clorofila no tiene el mismo poder antioxidante. Sin embargo, es rica en magnesio, esencial para muchos procesos celulares de la piel, como mantener la barrera protectora sana”, añade Zeichner.

Pero queremos analizar esta corriente, popularizada en redes sociales bajo el paraguas #liquidchlorophyll, y aclarar si hay datos científicos detrás de estos chupitos que contienen la también llamada “sangre de las plantas”. Virginia Sánchez, jefe de servicio de Dermatología del Hospital Madrid Sanchinarro, apunta que “sólo hay un estudio piloto realizado en 10 mujeres con un gel tópico de clorofilina para tratar el envejecimiento facial (Journal of Drugs of Dermatology: JDD 2015 Apr; 14(4): 401-4).La clorofilina es un derivado semisintético de la clorofila, generalmente en forma de sal soluble en agua, que se utiliza como aditivo alimenticio y en medicina alternativa. Aunque las conclusiones del anterior estudio son buenas sería necesario repetirlo con mayor número de personas”. Y Zeichner añade que “a pesar de las tendencias, hay pocos datos que demuestran que los suplementos de clorofila en realidad aumenten la producción de glóbulos rojos o tengan un impacto significativo en la piel”.

Beatriz Larrea, nutricionista y experta en nutrición para el deporte, arroja luz sobre los pros que aporta en nuestra piel: “Entre sus muchos beneficios destacan sus propiedades anti-envejecimiento y anti-microbianas, y ayuda a fortalecer el sistema inmune”.

Una vez que sabemos cómo funciona en nuestro organismo, nos preguntamos ¿cómo se consume? ¿Hay clorofilas mejores que otras? Larrea continúa: “La mejor fuente, según la lista de Linus Pauling, son las espinacas. También el perejil y el berro. Elige verduras de hojas con el verde más oscuro”.

La clorofila, según la nutricionista, puede formar parte de nuestra cesta de la compra, de hecho, apoya esta opción la Dr. Sánchez: “Incluirla en la alimentación en forma de vegetales de hoja verde es saludable y recomendable”.

 Sin embargo, la tendencia vista en las redes sociales es tomarla en preparados con clorofila. Una simple y rápida investigación, a golpe de ratón, nos presenta decenas de pastillas o botellas de clorofila líquida que prometen los mismos beneficios que una ensalada o un zumo diseñado a medida. Beatriz Larrea nos concreta que “aunque la clorofila líquida es una buena alternativa, consumirla directamente en las verduras o en un zumo es mucho mejor. Recomiendo comer ensaladas, alimentos verdes (brócoli y los espárragos), y, sobre todo, consumir el alimento que más clorofila tiene: el alga chlorella”, concluye Larrea.

A la luz de estas declaraciones no podemos evitar cuestionarnos, ¿qué sucede, entonces, con el agua de clorofila que beben casi a diario en Estados Unidos? La dermatóloga Virginia Sánchez nos quita esta idea de la cabeza: “No es recomendable utilizarla en forma de preparados concentrados o líquidos comerciales ya que se han descrito cuatro casos de pseudoporfiria secundaria a la ingesta de clorofila líquida, que además no se ha resuelto tras la retirada de este suplemento alimenticio”.

Mientras que para la doctora Sánchez esta fiebre corresponde “a una moda o un interés comercial”, Larrea piensa que su inclusión en nuestra dieta es muy interesante porque “su estructura molecular se asemeja a la de la sangre humana, con la diferencia de que la hemoglobina está compuesta principalmente por hierro, y la clorofila por magnesio. Así como oxigena a las plantas, nos oxigena a nosotros”.

RECETA DEL ZUMO 10

1 manojo de kale ecológico o cualquier hoja verde.

1 pepino ecológico.

2 tallos de apio.

1 limón.

1 manzana verde (o roja) o piña (preferiblemente ecológica).

1 trozo pequeño de jengibre.