Periódico QuienOpina – Unión Europea plantea duras condiciones de salida al Reino Unido

Unión Europea plantea duras condiciones de salida al Reino Unido

bruce marzo 31, 2017 Comentarios desactivados en Unión Europea plantea duras condiciones de salida al Reino Unido
Unión Europea plantea duras condiciones de salida al Reino Unido

La negociación del Brexit ha comenzado. El presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, ha enviado esta mañana a las capitales europeas el borrador de las directrices que guiarán los contactos con Londres para una “salida ordenada” del club bajo estrictas condiciones y el comienzo de las conversaciones sobre la futura relación bilateral, un asunto que sólo se plantean abordar “una vez que se haya alcanzado suficientes avances” en la negociación de los derechos de los ciudadanos y las obligaciones financieras pendientes del país con la Unión.

El documento, al que ha tenido acceso La Vanguardia, advierte a Londres que “un estado no miembro de la Unión, que no tienen las mismas obligaciones que los miembros, no puede disfrutar de los miemos derechos y beneficios que estos”.

El Consejo Europeo, que deberá pactar la versión definitiva del documento en la cumbre del 29 de abril, advierte a Londres que no puede aspirar a alcanzar acuerdos sectoriales que den acceso a determinados sectores económicos británicos al mercado interior y advierte que no cualquier acuerdo comercial futuro deberá tener mecanismos para impedir prácticas de “dumping fiscal, social y medioambiental”.

Las conversaciones serán “difíciles, beligerantes a veces” pero después de 44 años de Unión “las dos partes nos debemos que este divorcio sea lo más suave posible”, ha pedido Tusk esta mañana en declaraciones desde Malta. “Los Veintisiete no tenemos ánimo de castigar al Reino Unido. El Brexit en sí ya es suficiente castigo” para todos, ha aclarado el presidente del Consejo Europeo.

Las directrices negociadoras enviadas esta mañana a los gobiernos de los Veintisiete guiarán los primeros pasos en los contactos entre la UE, con Michel Barnier como negociador jefe, y Londres, y serán actualizadas conforme avance la negociación. El proceso deberá concluir el 29 de marzo del 2019 a más tardar, de acuerdo con lo previsto en el artículo 50 del tratado, aplicado por primera vez en la historia con el Reino Unido.

El documento deja claro cuál es el punto de partida de la UE. “La integración europea ha traído paz y prosperidad a Europa” y logrado una cooperación sin precedentes, por lo que “el objetivo fundamental de la UE en estas negociaciones será preservar sus intereses, los de sus estados miembros, ciudadanos y empresas”, advierte.

 La UE echa un jarro de agua fría sobre las pretensiones de la primera ministra británica, Theresa May, de negociar en paralelo la salida de la Unión y el marco de la futura relación. “Eso no va a ocurrir”, ha recalcado Tusk. Los Veintisiete quieren, en primer lugar, llegar a un entendimiento sobre los derechos de los ciudadanos europeos afectados directamente por el Brexit (los europeos que viven, trabajan o estudian en el Reino Unido, los británicos en la Unión, unos cuatro millones en total) y la factura pendiente de Londres, incluidos los pagos que se comprometió a hacer al presupuesto comunitario hasta el 2021.

El argumento de la UE es que es necesario acabar cuanto antes con las “incertidumbres” que implica el Brexit y evitar que los derechos de las personas sean una baza negociadora cuando se sienten a hablar de la relación comercial futura. “Serán los Veinsiete los que decidan si se ha alcanzado suficientes progresos en estos temas, probablemente en otoño”, para pasar a la siguiente fase de las conversaciones, ha explicado Tusk, en referencia al futuro marco de relación.

La UE coincide con el Reino Unido en que a ambas partes les convendrá “mantener lazos fuertes y estrechos” una vez que abandone el club, una relación que deberá abordar “más que el comercio” e incluir cooperación en ámbitos como la defensa y la lucha contra el terrorismo y el crimen organizado.

Hasta llegar allí, los Veintisiete están abiertos a ofrecer a Londres “periodos transitorios” que permitan prepararse para la nueva situación legal pero “limitados” y siempre que el Reino Unido acepte que en ese tiempo deberá aceptar estar sujeto al control y las obligaciones de la UE.

Las directrices negociadoras europeas dan prioridad también a un acuerdo sobre la futura situación en la frontera entre Irlanda e Irlanda del Norte y aclaran que una vez que el Reino Unido se retire de la UE cualquier acuerdo sobre la situación de Gibraltar deberá contar con el acuerdo de España, tal y como el gobierno de Mariano Rajoy venía exigiendo desde que comenzaron los contactos.