El Gobierno de Donald Trump ordenó que se endurezca las medidas para otorgar visas a quienes pretendan ingresar a Estados Unidos, revelaron este día las agencias Reuters y The Associated Press, así como el diarioThe New York Times.

La agencia Reuters, que dio a conocer primero la información, explicó que los cables diplomáticos enviados la semana pasada por el secretario de Estado Rex W. Tillerson a todas las embajadas de Estados Unidos dieron instrucciones a los funcionarios consulares para que apliquen un “escrutinio extremo” a quienes pretendan conseguir el documento migratorio.

El escrutinio adicional incluirá preguntar a los solicitantes detallades sobre sus antecedentes y hacer revisiones obligatorias a las redes sociales de las personas han estado alguna vez en territorio controlado por el Estado Islámico.

AP consultó un memorando en que se instruye a los jefes consulares en cada misión diplomática a que “redacten criterios de análisis para ‘grupos de población’ que requieran un escrutinio adicional antes de otorgar visas para que viajen a Estados Unidos.

The New York Times apuntó que “las nuevas reglas generalmente no se aplican a 38 países – incluyendo la mayor parte de Europa y aliados de larga data como Australia, Nueva Zelanda, Japón y Corea del Sur – cuyos ciudadanos pueden ser rápidamente admitidos en los Estados Unidos bajo el programa de exención de visado. Ningún país de Oriente Medio o de África forma parte del programa”.

 De acuerdo con AP, “el Departamento de Estado no comentó más allá de decir que estaba trabajando para cumplir los requerimientos del memorándum del mandatario y que ‘la examinación de visitantes y los procedimientos de examinación están diseñados para identificar de manera efectiva a individuos que pudieran representar una amenaza a Estados Unidos’”.

El cablegrama no define “grupos de población”, dijo AP, pero rápidamente originó críticas de grupos defensores de derechos y otros que acusaron a Trump de discriminación contra los musulmanes a través de su ahora suspendida prohibición de ingreso a viajeros de seis naciones musulmanas.

Amnistía Internacional pidió el jueves al Departamento de Estado que publiqué el lineamiento.“Estas medidas podrían otorgar licencia para discriminación con base en origen nacional y religión”, dijo el grupo defensor de los derechos humanos en una carta enviada al secretario de Estado Rex Tillerson. “Podrían proporcionar un pretexto para exceptuar a individuos con base en sus creencias y expresión no violentas. La revisión de medios sociales, así como la exigencia de contraseñas de medios sociales en fronteras estadounidenses, tienen implicaciones significativas para la privacidad y la libertad de expresión”.

 

Publicidad