Periódico QuienOpina – Erradica las harinas de tu vida en 3 simples pasos

Erradica las harinas de tu vida en 3 simples pasos

bruce marzo 28, 2017 Comentarios desactivados en Erradica las harinas de tu vida en 3 simples pasos
Erradica las harinas de tu vida en 3 simples pasos

Muchas personas que desean bajar de peso empiezan por evitar el consumo excesivo de harinas. La razón que explica esta decisión es que los carbohidratos que se ingieren se transforman en glucosa y, cuando el cuerpo no absorbe o procesa esa glucosa, esta se convierte en grasa. Por ende, muchas personas eligen eliminar completamente las harinas de su vida. Sin embargo, hay otras razones no estéticas por las que se aconseja evitar el consumo…

Es común que comamos harinas en forma de snacks con alguna salsita o como acompañante de las comidas. Sin embargo, muchas veces hacemos esto más por la costumbre de morder algo crujiente que por hambre. Por eso, ¿qué mejor que encontrar otra cosa crujiente de sustituto? Prepara bastoncitos de vegetales, como de zanahoria o apio. Puedes acompañarlos de alguna salsa para darles más sabor y tenerlos a la mano para picar mientras estás en la computadora o ves tu película favorita.

Muchas personas eligen saltarse una comida cuando quieren bajar de peso, ¡pero esto es lo peor que podrían hacer! Dejar de comer produce grandes bajas de azúcar que luego te impulsan a comer aun más, y ese es el momento en el que sueles saltarle a una bolsa de pan o cualquier otro alimento con muchos carbohidratos. Por eso, es mejor que respetes todas las comidas y tengas un ritmo de alimentación apropiado. Además, come snacks como frutas o vegetales para picar entre cada comida; así no pasarás demasiadas horas sin comer ¡y podrás evitar la tentación de los carbohidratos!

Aunque no lo creas, uno de los mayores enemigos de los que quieren reducir o eliminar el consumo de harinas no es físico, sino psicológico: la ansiedad. Cuando estamos ansiosos, nos dan ganas de comer y empezamos a consumir galletas y otros alimentos con harina de forma compulsiva, casi sin darnos cuenta. Por esto es que es importante relajarse, para evitar la necesidad de picar algo para distraernos o calmarnos.

Por otra parte, el descanso también es muy importante. La glucosa producida por las harinas nos da un golpe de energía (que después es seguido de un bajón); por eso es que muchas veces tenemos ganas de comer carbohidratos cuando estamos cansados. Si duermes bien y descansas lo suficiente, no necesitarás de este empujón adicional durante el día, y tu cuerpo y tu salud te lo agradecerán.

Ahora ya estás listo para empezar el camino hacia una vida libre de harinas, ¡llévate vegetales y una buena almohada para el viaje!