Diario QuienOpina.Com – Qué tan seguros son los suplementos “quema grasa”

Qué tan seguros son los suplementos “quema grasa”

bruce noviembre 10, 2016 Comentarios desactivados en Qué tan seguros son los suplementos “quema grasa”
Qué tan seguros son los suplementos “quema grasa”

No existe una cápsula o pastilla mágica que permita tener de la noche a la mañana el cuerpo que soñamos. Sin embargo, los llamados suplementos quema grasa que prometen que se perderá peso rápido y sin rebote se compran y consumen por miles. No solo pueden contener hierbas cuya efectividad no está probada, sino que pueden estar adulterados con drogas sintéticasi no declaradas, como la sibutramina. Toma nota y reduce el riesgo.

La Administración de Alimentos y Fármacos de los EE.UU. (FDA, por sus siglas en inglés) define suplemento como un producto que se fabrica para suplementar la dieta, que aporta o contiene vitaminas, minerales y otras sustancias menos conocidas, como hierbas, productos botánicos, aminoácidos, enzimas y extractos animales. Muchos de ellos no estar avalados por estudios científicos.

Un “quemador de grasa” es básicamente un producto que trae una mezcla de ingredientes, llamados “termogénicos”, ya que en teoría favorecen la aceleración del metabolismo. Adicionalmente algunos pueden incluir ingredientes que pueden ayudar a suprimir el apetito o disminuir la absorción de carbohidratos o grasas.

Ciertos suplementos pueden aumentar el riesgo de daño hepático, a tal punto que representarían la causa del 18% de los casos registrados en los EE.UU., según un estudio encabezado por el Dr. Víctor Navarro, de la Universidad Thomas Jefferson, de Filadelfia. La principal función del hígado es filtrar sustancias tóxicas. Si los suplementos están adulterados con anorexígenos, éstas pueden alterar su funcion y producir daño hepático.

Un anorexígeno o supresor del apetito es un suplemento dietético y/o fármaco que puede reducir el apetito y el consumo de alimentos, y, como resultado, provocar la pérdida de peso. Estas drogas generalmente son indicadas y controladas por el médico y no deberían ser un ingrediente en suplementos de venta libre.

Muchos de los suplementos para adelgazar tienen como función principal acelerar el metabolismo. Estos, generalmente contienen estimulantes naturales, y a veces poseen estimulantes químicos que afectan el sistema nervioso, aumentando la irritabilidad. Algunos ejemplos son la Benzfetamina, la Fendimetrazina y el Dietilpropión.

Ciertos suplementos para adelgazar a base de fibras, pueden provocar efectos adversos en el sistema digestivo, especialmente si no se tiene el hábito de consumir alimentos ricos en fibra. Tales como: acidez, diarrea, distensión abdominal, cólicos abdominales.

El té verde es un gran antioxidante, ayuda a reducir la presión sanguínea y los niveles de colesterol, además de otros beneficios, sin embargo, aunque parezca inofensivo, las píldoras fabricadas con extracto de té verde pueden provocar problemas de riñón e hígado si se abusa de ellas.

Muchos de los suplementos que aumentan queman grasa, pueden ocasionar problemas renales ya que son a base de proteínas. Dentro de este grupo se pueden encontrar los de creatinina y aminoácidos. También hay otros como el picolinato de cromo que pueden dañar los riñones.

Casi la mayoría de los suplementos quema grasa presentan efectos secundarios similares. Entre los más típicos se incluyen los problemas del corazón y de presión alta. Un estudio publicado en mayo de 2009 por la revista estadounidense HearthRhythme, reveló que muchos de los que se venden en el mercado contienen sustancias que pueden causar arritmia cardíaca.

Los suplementos dietéticos no están aprobados por la FDA. Según la ley (Ley de Salud y Educación sobre Suplementos Dietéticos de 1994), los fabricantes no necesitan la aprobación de la FDA para comercializar sus productos y son ellos los responsables de garantizar que sean seguros antes de venderlos al público.

Para perder peso, consulta un especialista, sobre todo si tienes obesidad severa o problemas de hipertensión. Pregúntale antes de comenzar a tomar alguno, ya que la mayoría no cumple las promesas anunciadas, huye de las que prometen adelgazar en poco tiempo y sin esfuerzo o con virtudes no demostradas científicamente.

La Oficina de Suplementos Dietéticos de los Institutos Nacionales de Salud (NIH, por sus siglas en inglés) advierte que “natural” no siempre significa “seguro”. La seguridad de un suplemento depende de muchos factores, como su composición química, su acción en el organismo, su método de elaboración y la dosis utilizada.

Un indicador de calidad de los suplementos dietéticos, ingredientes dietéticos y otros componentes de los suplementos dietéticos es la marca “USP Verified”, que significa que los productos que la llevan (incluidos sus ingredientes crudos) han alcanzado los altos estándares exigidos por la farmacópea de EE.UU.

Desde el punto de vista legal, se considera que los suplementos son productos destinados a complementar la alimentación. Los medicamentos están sometidos a una reglamentación estricta y han sido sometidos a pruebas que garantizan su uso en el tratamiento de muchas enfermedades. Los suplementos pueden adquirirse libremente en supermercados, tiendas de productos naturales o farmacias.

Natural Medicines Comprehensive Data Base; Consumer Reports; Dr. Paul A. Offit, jefe de enfermedades infecciosas del Hospital de Niños de Filadelfia y experto en suplementos dietéticos; Bibliotena Nacional de Medicina de EE.UU., Institutos de Salud; HearthRhythm Journal.