Diario QuienOpina.Com – Qué pasa ahora con las demandas pendientes contra Donald Trump?

Qué pasa ahora con las demandas pendientes contra Donald Trump?

bruce noviembre 16, 2016 Comentarios desactivados en Qué pasa ahora con las demandas pendientes contra Donald Trump?
Qué pasa ahora con las demandas pendientes contra Donald Trump?

Donald Trump tiene, en su papel de presidente electo, gran cantidad de reuniones de coordinación y planeación de cara a su toma de posesión, el 20 de enero de 2017. Pero también tiene, directa o indirectamente, algunas citas con la justicia.

Como muestra el periódico USA Today, Trump y sus empresas han estado a lo largo de los años implicados en gran cantidad de demandas judiciales, de todos los tamaños y como acusado y acusador. Se han identificado, según la cuenta de ese diario, 4,095 procesos legales en los que Trump o sus negocios han estado involucrados.

Las audiencias por la demanda contra Trump University comenzarán el 28 de noviembre, pero abogados del hoy presidente electo estaría dispuestos a llegar a un acuerdo fuera de la corte. (Bloomberg)

La mayoría de ellos son del pasado pero, como se comenta en el portal The Daily Beasten relación a los datos del citado periódico, unos 75 casos estarían actualmente activos en corte y podrían requerir el testimonio del propio presidente electo.

Uno de esos casos, muy sonado, es el de las acusaciones de fraude contra Trump University. Las audiencias del caso están previstas para comenzar el 28 de noviembre y en algún momento podrían requerir que Trump dé testimonio sobre las acusaciones en su contra.

Pero los abogados de Trump han pedido que las audiencias del juicio se posponganhasta el año próximo, señalando que el presidente electo requiere tiempo para dedicarse a la transición del gobierno, y también se ha deslizado que Trump estaría abierto a llegar a un acuerdo extrajudicial para que el caso se resuelva fuera de la corte.

Eso implicaría, aunque no existen detalles, que Trump estaría dispuesto a desembolsar ciertas cantidades a sus demandantes para que el caso se cierre.

El propio juez Gonzalo Curiel, cuya ascendencia mexicana fue atacada por Trump, estaría recomendando la vía del acuerdo fuera de la corte a ambas partes. Trump University ha sido demandada por cobrar miles de dólares, se dice que a veces recurriendo a técnicas engañosas, a cambio de conocimiento sobre cómo ser exitoso en el negocio de bienes raíces, información que en realidad no habría sido tal cosa, de acuerdo a los acusadores.

Abogados de Trump dijeron que están abiertos a negociar un acuerdo fuera de corte en el caso de Trump University y solicitaron aplazar el inicio de las audiencias. (AP)

Pero no está claro si el juicio se pospondrá ni si los acusadores aceptarán un acuerdo que evite la realización de un proceso en corte. Muchos podrían estar interesados en obtener una suma de dinero y dejar todo atrás, pero quizá haya quienes prefieran seguir la vía judicial en público, por razones legales pero también simbólicas, parallevar al presidente electo Trump al banquillo de los acusados por los presuntos abusos que, los demandantes alegan, fueron cometidos en su contra.

De los 75 casos contra Trump actualmente activos, la mayoría son demandas que no llegarían a nada, varias incluso presentadas sin fundamento o de modo disparatado, de acuerdo a The Daily Beast. Pero habría algunas otras que sí podrían avanzar judicialmente.

Se menciona una relacionada con un campo de golf de Trump en Florida, en el que demandantes lo acusan de haberles cobrado membresías sin darles acceso al complejo y le exigen una compensación de 2.4 millones de dólares; otra que tiene una audiencia el 29 de noviembre en Chicago en la que se acusa a la campaña de Trump de violaciones a la ley por mandar mensajes de texto no solicitados con propaganda; otra en Nueva York en la que una consultora republicana acusa a Trump de haberla difamado y destruido su carrera por comentarios que él hizo en Twitter (la acusadora exige 4 millones de dólares en compensación); y la de un hombre que demandó porque los guardaespaldas del entonces candidato presidencial lo habrían atacado durante una protesta frente a la torre del magnate en Nueva York.

Y, bueno, el propio Trump al final de la campaña dijo que demandaría a periódicos que lo criticaron y a quienes lo acusaron de agresiones sexuales, afirmaciones que él señaló como falsas. Pero eso, como otras muchas cosas que dijo en la campaña, están ahora en vilo una vez que avanza hacia tomar las riendas de la Casa Blanca con un tono, hasta al momento, moderado y conciliador.

Con todo, eso no significa en automático que en los casos judiciales activos Trump vaya a tener que comparecer ante una corte ni menos aún que él o sus negocios vayan a ser declarados culpables.

Muchos de esos casos quizá se resuelvan con acuerdos extrajudiciales y otros podrían ser infundados o acabar sin mérito o prueba. Pero en todo caso se trata de uno más de los múltiples factores inusuales que se entremezclan con la ciertamente inusitada ascensión de Trump a la presidencia.

Finalmente, a todo ello hay que añadir los posibles conflictos de interés que, como se comenta en NPR, podrían surgir de los numerosos negocios que Trump tiene en Estados Unidos y en el extranjero.

Todo es aún especulación al respecto, pero ciertamente conviene que el presidente electo se aparte efectivamente y por completo de sus negocios, algo que quizá le resulte difícil al tratarse del trabajo de toda su vida y que siempre mantendrá una dosis de riesgos y suspicacias. Pero resulta imperativo y la consecuencia necesaria de su victoria electoral y su llegada a la presidencia.