Diario QuienOpina.Com – Las votaciones más polémicas en la historia

Las votaciones más polémicas en la historia

bruce noviembre 7, 2016 Comentarios desactivados en Las votaciones más polémicas en la historia
Las votaciones más polémicas en la historia

Las elecciones y consultas populares siempre representan un periodo de convulsión política en cualquier país en donde se estén realizando, pero hay algunos casos que merecen una mención especial. Hemos recopilado algunos de los momentos más polémicos de las elecciones en Estados Unidos, Latinoamérica y España.

Como la Primera Guerra Mundial estalló en Europa, el presidente demócrata Woodrow Wilson protagonizó una campaña basada en el eslogan “él nos mantuvo fuera de guerra”. Su compromiso de permanecer neutral era extremadamente popular entre los estadounidenses.

Se enfrentó contra el candidato republicano de la Corte Suprema de Justicia, Charles Evans Hughes, y ganó los increíblemente cerrados comicios de 1916.

La campaña había terminado reducida al estado de California, donde -según los historiadores- Hughes cometió el error de no reunirse con el poderoso gobernador, quien consecuentemente no le dio su completo apoyo.

Wilson se aseguró un segundo periodo con solo el 42% del voto popular y 277 de votos del colegio electoral.

La campaña entre el republicano Richard Nixon y el joven demócrata católico John F Kennedy fue una de las más cerradas en la historia de Estados Unidos.

Nixon, vicepresidente de Dwight Eisenhower (presidente saliente), hizo su campaña en los 50 estados para llegar a la Casa Blanca. La elección fue reñida en 20 estados, donde el margen de victoria para los dos candidatos fue menor de cinco puntos porcentuales.

Algunos dicen que un punto decisivo en la campaña fue el primer debate televisado entre los dos postulantes, donde el más joven se mostró seguro y carismático mientras que Nixon terminó limpiándose gotas de sudor que le caían de su ceja.

En los comicios, Kennedy ganó con el 49,7% de los votos, comparado con el 49,6% de Nixon. Apenas 113.000 votos populares separaron a los dos candidatos de 68 millones emitidos. Sin embargo, el margen del colegio electoral fue más amplio: 303 a 219.

Los republicanos pidieron el recuento de votos en los numerosos estados donde los resultados fueron cerrados, impulsados también por el aluvión de rumores que circulaban sobre un supuesto fraude.

No existía la segunda vuelta. Víctor Raúl Haya de la Torre (Partido Aprista Peruano), Fernando Belaúnde Terry (Acción Popular – Partido Demócrata Cristiano) y Manuel A. Odría (Unidad Nacional Odriista) fueron candidatos en unos comicios presidenciales para cuyo triunfo era requerido obtener al menos el 33.3% de los sufragios. Como nadie obtuvo esa cifra fue necesario recurrir a la Constitución de 1933, que estipulaba el mecanismo a seguir: el Congreso debería elegir al presidente.

Haya de la Torre estuvo a punto de llegar al cargo, pero las Fuerzas Armadas se oponían a sus ideas y el 18 de julio depusieron al presidente Manuel Prado y declararon nulas las elecciones. Al año siguiente se celebraron otras elecciones que invistieron a Fernando Belaúnde Terry como presidente, pero cinco años después también sufrió un golpe militar.

En su cuarto intento, Salvador Allende y la Unidad Popular ganan las elecciones presidenciales en Chile el 4 de septiembre de 1970, con el 36% de los votos. Esta elección se vio precedida de una importante radicalización en la política de Chile, la cual se manifestó en el incremento de la tensión antes de los comicios.

Allende había prometido una serie de medidas económicas estratégicas que eran mal vistas por los Estados Unidos, las transnacionales que controlaban el cobre y sectores de derecha dentro de Chile. La promesa comenzó a cumplirse, y con ella recrudecieron las presiones económicas externas e internas, y Estados Unidos empezó a bloquear las exportaciones de repuestos y maquinaria.

En junio de 1973, el general Pratts renuncia a su cargo del ejército y fue remplazado por el general Augusto Pinochet que fue quién inició el golpe de estado la mañana del 11 de septiembre en Valparaíso.

Perón ganó las elecciones de septiembre del 73 con el 62% de los votos contra el candidato de la UCR, Ricardo Balbín. Su esposa, Isabel Martínez de Perón, lo acompañó en la fórmula como vicepresidente.

Así, Perón llegaba al poder por tercera vez, después del exilio consecuencia del golpe de Estado que lo derrocó en 1955 y que proscribió a su partido de la vida democrática.

El vicepresidente republicano Gerald Ford se hizo cargo de la presidencia luego de que Nixon renunciara a raíz del escándalo de Watergate. No obstante, la decisión de Ford de perdonar a Nixon no fue popular.

Su oponente fue el ex senador y gobernador de Georgia Jimmy Carter. Se conocía tan poco de él en el escenario nacional que se presentó con la siguiente frase: “¡Hola! Soy Jimmy Carter y me postulo para presidente”.

Carter, un ex ingeniero nuclear y granjero, compitió siendo un candidato poco conocido, lejano a Washington en un momento en el que la confianza a los políticos está en un nivel muy bajo.

Ambos acordaron a participar en un debate televisado, el primero desde el de Nixon y Kennedy en 1960. La declaración que hizo Ford en el segundo encuentro de que la Unión Soviética no dominaba a Europa Oriental y nunca lo haría durante su administración hizo que algunos votantes dudaran de su compresión de los asuntos internacionales.

Al final, Carter ganó con el 50,1% del voto popular, comparado con el 48% de Ford, y con un margen de 297-240 votos en el colegio electoral.

Ford, sin embargo, triunfó en 27 estados, la mayor cantidad registrada hasta ahora por un candidato perdedor.

El 28 de octubre de 1982 el Partido Socialista Obrero Español (PSOE) arrasa en las urnas y logra la mayoría absoluta. De esta manera Felipe González se convierte en Presidente del Gobierno permitiendo que la izquierda vuelva al poder después de 43 años y transformando estas elecciones en míticas, al ser la primera vez después de la Guerra Civil que gobierna un partido de izquierda. “Ningún ciudadano debe sentirse ajeno a la hermosa labor de modernización, progreso y solidaridad que hemos de realizar entre todos”, proclamó González. (El País)

Después de 7 años de una cruenta dictadura militar y tras la derrota bélica en Malvinas, la Argentina se enfrentaba a un proceso electoral, una vez más. El radical Raúl Alfonsín obtenía el 51,7% de los votos vencía al candidato peronista, Ítalo Luder.

Esta elección marcaría el inicio del período democrático más largo en la historia del país.

Carlos Salinas de Gortari (Partido Revolucionario Institucional, PRI) y Cuauhtémoc Cárdenas (Frente Democrático Nacional) eran los candidatos que se disputaban la presidencia. Muchos mexicanos vieron en esa elección una oportunidad para terminar con la longeva estadía del PRI en la silla presidencial, pero cuando el conteo preliminar registraba una ventaja para Cárdenas, el entonces presidente del órgano electoral y secretario de Gobernación, Manuel Bartlett, anunció que el conteo se suspendía por una ‘caída del sistema’. Una semana después se anunció que Salinas de Gortari mantendría al PRI en la presidencia.

En agosto de 1989 fue asesinato del candidato presidencial del Partido Liberal Luis Carlos Galán en plena etapa del “narcoterrorismo”, cuando los carteles de la droga emprendieron una sangrienta ofensiva contra el estado colombiano.

En medio de una escasa participación, la candidata de la Nueva Mayoría consolidó la derrota más aplastante que ha sufrido la derecha desde el retorno de la democracia. Sin embargo, aunque para la segunda vuelta se esperaba una alta abstención, las cifras fueron más que decidoras.

Más del 58% de los electores no llegó y la participación fue un 15% menor que en los sufragios para la primera vuelta. Varios atribuyeron los resultados al debut del voto voluntario en una segunda vuelta presidencial, otros lo atribuyen a la debilidad de las candidaturas.

En 1994, el candidato presidencial Andrés Pastrana le entregó al presidente César Gaviria la grabación de una conversación donde se hablaba de aportes de la mafia a la campaña del candidato liberal Ernesto Samper, quien ganó las elecciones.

Luis Donaldo Colosio contendía por el cargo presidencial como candidato del Partido Revolucionario Institucional (PRI). Murió luego de recibir dos disparos en un mitin político, diecisiete días después de pronunciar un discurso que muchos interpretaron como su distanciamiento del partido y del entonces presidente Carlos Salinas de Gortari.

Un obrero identificado como Mario Aburto Martínez fue declarado culpable del homicidio y el director de campaña de Colosio, Ernesto Zedillo, se convirtió en candidato y eventual presidente de México. La especulación no se hizo esperar y muchos ciudadanos recuerdan el asesinato de Colosio como un capítulo muy sospechoso de la historia.

En 1995 estalló el llamado Proceso 8.000, el escándalo por la financiación del narcotráfico a la campaña de Samper y algunos congresistas. El Congreso absolvió a Samper, pero varios legisladores fueron condenados por la justicia.

Fue la elección más cerrada y polémica en la historia de Estados Unidos. El vicepresidente y candidato demócrata Al Gore competía con el gobernador de Texas e hijo de un ex presidente, George W Bush.

Gore ganó con el 48,38% de los votos de toda la nación. Bush se quedó con el 47,87%.

Pero después de que la Corte Suprema volviera a contar los votos en el estado de Florida, el candidato republicano obtuvo la victoria en el voto estatal. Fue el triunfo más cerrado de todos: solo 537 boletas de seis millones emitidas.

De este modo, 25 votos del colegio electoral del soleado estado lograron darle la victoria a Bush con un total de 271.

La crisis económica y social que vivió el país en diciembre de 2001, que llevó a la renuncia del entonces presidente Fernando de la Rúa, derivó en una transición que terminaría con la las elecciones anticipadas en 2003. Varios candidatos dieron pelea y el resultado fue muy ajustado: Carlos Menem, polémico ex presidente, ganaba con el 24,25% de los votos; en segundo lugar, Néstor Kirchner obtenía el 22,24%.

Por primera vez, por la escasa diferencia entre primero y segundo, Argentina tendría una segunda vuelta en las elecciones presidenciales. Finalmente, el ballotage no se llevaría a cabo por la renuncia de Menem ante un panorama más que negativo. Kirchner asumió la presidencia en un clima de dudas sobre su legitimidad.

Siendo presidente en 2004, George W Bush se enfrentó al senador demócrata por Massachusetts John Kerry.

Al principio de su mandato, Bush debió enfrentar los atentados del 11 de septiembre del 2001.

En busca de su reelección, el mandatario basó su campaña en la seguridad nacional, presentándose como un líder decisivo y describiendo a Kerry como una persona que cambiaba de opinión constantemente.

Días antes de la elección se transmitieron extractos de un mensaje del líder de al Qaeda, Osama bin Laden. En él, Bin Laden se hacía responsable de los ataques del 11-S y se burlaba de las decisiones que tomó posteriormente el presidente.

Después de la difusión del mensaje, el liderazgo de Bush se fortaleció y al final consiguió 286 votos electorales frente a los 251 de Kerry.

José Luis Rodríguez Zapatero (PSOE) se proclama Presidente del Gobierno con una victoria contundente e, igualmente, inesperada. Unas elecciones celebradas tres días después de un ataque terrorista que terminó con la vida de 193 personas y dejó el corazón de los españoles teñido de negro. Miles de personas salieron a la calle manifestándose contra la Guerra de Irak y pidiendo explicaciones sobre la autoría del atentado, lo que provocó la caída en picado del Partido Popular (PP) y la llegada al poder de Zapatero. (El Mundo)

En 2006 estalló el escándalo de la “parapolítica”, la financiación y los nexos de narcoparamilitares de derecha con decenas de congresistas nacionales y políticos regionales, que en su gran mayoría apoyaron al entonces presidente, Álvaro Uribe, durante su campaña electoral.

Las acusaciones también afectaron a funcionarios del gobierno nacional, como el jefe de la policía secreta, que fue arrestado y condenado. La justicia ha condenado a más de 60 congresistas por esos hechos, así como a ex gobernadores, diputados.

El referéndum constitucional de Venezuela de 2007 fue una propuesta por el presidente venezolano Hugo Chávez para modificar 69 artículos de la Constitución de 1999, entre los cuales estaba el de conformar a Venezuela como Estado socialista.

Hugo Chávez reconoció la victoria del “No”, sin embargo, declaró: “No retiro ni una sola coma de esta propuesta, esta propuesta sigue viva”.

Más tarde, ese mismo día, declaró que consideraba que tal vez Venezuela todavía no estaba madura para el socialismo, refirió “Quizás no estamos maduros para empezar un proyecto socialista, sin temores. No estamos listos todavía para emprender un Gobierno abiertamente socialista”.

Las elecciones presidenciales de Venezuela para el período 2013-2019 fueron el proceso electoral posterior a la muerte del presidente anteriormente electo Hugo Chávez.

Las principales coaliciones que disputaban en la elección fueron el Gran Polo Patriótico (GPP), que respaldaba la elección de Nicolás Maduro, designado por Hugo Chávez y la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), representada por Henrique Capriles.

Capriles desconoció los resultados emitidos por el CNE y llamó a un reconteo total de los votos, ya que se habían detectado al menos 3.500 supuestas irregularidades. La petición fue apoyada por los gobiernos de España, Francia, Estados Unidos, Paraguay, y el secretario general de la OEA, José Miguel Insulza.

El TSJ en sentencia Gladys Gutiérrez, anunció que por unanimidad declararon inadmisibles todas las impugnaciones por falta de pruebas, y la presentación de argumentos genéricos e imprecisos.

En 2013 Michelle Bachelet ganó la segunda vuelta de las elecciones presidenciales de Chile y aseguró su retorno al Palacio de La Moneda.

Tras su mandato, Bachelet asumió el cargo de secretaria general adjunta de las Naciones Unidas, en la dirección ejecutiva de la recién creada ONU Mujeres.

Sin embargo, se mantuvo como una de las figuras políticas mejor evaluadas por la ciudadanía y regreso al país para convertirse nuevamente en candidata a la presidencia como candidata del pacto Nueva Mayoría

Bachelet obtuvo una amplia mayoría de los votos y fue reelecta para un segundo período, el que inició el 11 de marzo de 2014.

Durante la campaña para las elecciones de 2014, las controversias fueron desde la supuesta entrada de dinero de la mafia a la campaña de Santos en 2010, hasta la difusión de un video donde Zuluaga aparentemente habla con un hacker sobre operaciones de espionaje y planes para atacar el proceso de paz con la guerrilla de las FARC y la campaña de Uribe, quien buscaba su reelección.

Santos negó rotundamente la entrada de dineros de la mafia a su campaña del 2010 y el expresidente Álvaro Uribe –quien hizo la denuncia- no entregó ninguna prueba. Zuluaga aseguró en que el video donde aparece con el hacker es un montaje

Por primera vez en la historia del país, una propuesta cercana a los sectores empresarios y de ideología neoliberal llegaba al poder a través de las urnas. Mauricio Macri, de la alianza Cambiemos, ganó las elecciones en la segunda vuelta frente al candidato oficialista Daniel Scioli, por una diferencia menor a 3 puntos.

La mediática campaña previa a las elecciones se caracterizó por el primer debate presidencial en la vida democrática del país, el marketing y la comunicación política desplegados como nunca antes, la llamada “campaña del miedo” y encuestas contradictorias.

El 20 de diciembre de 2015 se celebran elecciones generales y el Partido Popular (PP) logra obtener la mayoría con 123 diputados. Sin embargo, en el debate de investidura su líder, Mariano Rajoy, no alcanzó la mayoría necesaria para consolidar un gobierno. Por eso, los españoles vuelven a las urnas el 26 de junio de 2016 y la historia se repite. A pesar de ser el PP el partido más votado, Rajoy no obtiene el respaldo necesario y España vuelve a estar a la deriva, dando paso al tercer capítulo de las elecciones más largas del país. Finalmente, el 29 de octubre Rajoy es elegido Presidente del Gobierno escribiéndose el punto y final al “periodo más largo de inestabilidad en la democracia del país”. (El País)

Las elecciones presidenciales de 2016 son un importante paradigma dentro de la historia moderna del país por varias razones; esta fue la primera contienda electoral para la que se realizaron dos debates presidenciales, además de que la segunda vuelta concluyó con un resultado muy cerrado que le otorgó a Pedro Pablo Kuczynski la victoria por un margen del 0.248%.

Sin duda la candidatura de Keiko Fujimori, hija del expresidente Alberto Fujimori -hoy preso por delitos de lesa humanidad-, fue uno de los factores que obligaron al mundo a virar su mirada hacia los comicios del país andino, pues el recuerdo de las esterilizaciones forzadas de mujeres y la disolución del Congreso, entre otros eventos del pasado, son fantasmas que aún rodean al apellido Fujimori.

No hay duda de que las elecciones presidenciales 2016 han sido todo menos “normales”, empezando por los candidatos.

Un millonario “no político” que se rehúsa a dar a conocer cuánto paga en impuestos, ex animador de un reality show, dueño de concursos de belleza, acusado de acosar sexualmente a más de una decena de mujeres contra la primera mujer en ser candidata a la presidencia por uno de los dos partidos más importantes de los Estados Unidos, casada con un ex presidente que se enfrentó a la justicia por sus relacione fuera del matrimonio, ex senadora, ex Secretaria de Estado y ahora investigada por el FBI por usar un servidor privado para enviar correos electrónicos sobre temas sensibles del gobierno.

Dos campañas llenas de acusaciones, golpes bajos, tensos debates, republicanos tentados a votar por el candidato demócrata, emails confidenciales y viejas grabaciones que dejaron al descubierto las fortalezas y debilidades de cada uno de los candidatos

Los ciudadanos norteamericanos y la historia dirá quién y cómo pasa a los libros.

A continuación repasamos las elecciones más polémicas, cerradas y controvertidas en la historia de EEUU, Latinoamérica y España:

La abstención batió récords en unas elecciones de Chile. El pasado octubre, durante las elecciones municipales, se registró un momento histórico en el país pues de los 14 millones de ciudadanos llamados a las urnas, únicamente 4,9 millones acudieron a votar, lo que supuso una abstención del 65,1 por ciento.

Estos datos de participación son los más bajos desde el retorno a la democracia en Chile.

10 años de buena racha no prepararon a Evo Morales para la negativa que la ciudadanía manifestó en un referéndum para que el presidente encabezara un cuarto gobierno. Aunque perdió su oportunidad por un margen muy estrecho -de 2,6 puntos porcentuales-, Morales tuvo que aceptar su derrota.

El analista Pablo Stefanoni señaló a BBC Mundo que una de las mayores equivocaciones de Evo Morales fue “meterse solo” al referéndum que, al sólo tener dos posibles resultados, unificó a la oposición y a los disidentes en el flanco del ‘No’, aunque esto no significa que los mismos actores unificarían su voluntad para respaldar a un candidato de oposición. Aunque la figura de Morales ya no ejercerá el poder presidencial, su partido tiene tres años y medio para hallar a un personaje que pueda generar la misma empatía en el pueblo boliviano.