Diario QuienOpina.Com – Honduras, Costa Rica ya inició proceso de extradición de Wilter Blanco

Honduras, Costa Rica ya inició proceso de extradición de Wilter Blanco

bruce noviembre 25, 2016 Comentarios desactivados en Honduras, Costa Rica ya inició proceso de extradición de Wilter Blanco
Honduras, Costa Rica ya inició proceso de extradición de Wilter Blanco

Tegucigalpa, Honduras.

El supuesto capo del cartel de “Atlántico”, el hondureño Wilter Neptalí Blanco Ruiz, deberá esperar un período de dos meses en caso de que sea concedida su extradición hacia Estados Unidos, desde Costa Rica.

Sin embargo el período podría acortarse dependiendo de cómo se lleve a cabo el proceso de petición.

El Tratado de Extradición entre Costa Rica y Estados Unidos, establece que luego de cumplir con los diferentes requisitos y estando firme la sentencia de extradición, “se le otorgará al Estado requirente el plazo de dos meses para materializar la extradición”.

En ese mismo orden de ideas se pronunció ayer la canciller por ley, María Dolores Agüero, quien dijo que ya tuvieron comunicación diplomática con Costa Rica, país donde fue aprehendido el martes pasado el hondureño.

“Recibimos comunicación del Ministerio de Relaciones Exteriores de Costa Rica, en la que informan a la Cancillería de Honduras sobre la detención por un período de dos meses al ciudadano Blanco Ruiz, conforme al tratado de extradición aplicable entre Estados Unidos y Costa Rica”.

La funcionaria también informó que, “ya Costa Rica ha iniciado el proceso aplicable para la extradición conforme a la solicitud realizada por el gobierno de Estados Unidos”.

Al tiempo que indicó que Honduras no ha canalizado ninguna solicitud al gobierno de Costa Rica respecto a una posible extradición.

Blanco Ruiz se encuentra detenido en una cárcel de máxima seguridad en el país centroamericano, luego de haber sido capturado en la lujosa zona residencial identificada como Belén de Heredia, hasta donde se trasladó desde Honduras el pasado mes de octubre, cuando Estados Unidos anunció que estaba siendo objeto de una investigación por traficar al menos cinco kilos de cocaína hacia ese país.

Walter Neptalí no fue pedido en extradición por parte de Honduras, pero sí a Costa Rica, por lo que Estados Unidos, al tenerlo en su poder, comenzará el proceso penal por la supuesta comisión de delitos de narcotráfico.

En torno a cómo debía ser el proceso contra el ciudadano hondureño, se habían tejido muchas versiones, para el caso, el propio embajador de Costa Rica, acreditado en Honduras, Eugenio Trejo dijo que, “todo ciudadano hondureño debe de venir primero a su país antes de ser extraditado a Estados Unidos, pues eso es lo ideal”.

¿QUÉ PASA CON LA ORDEN DE CAPTURA?

Una de las cuestionantes en torno a qué pasará con el proceso interno que se seguía en Honduras, es decir la orden de captura pendiente por la supuesta comisión del delito de lavado de activos y narcotráfico.

Tal y como ocurre en muchos caos, fuentes consultadas, informaron que en este caso la orden de captura no se extingue hasta que el ciudadano requerido esté en el país peticionario y que mientras eso no ocurra la misma no será cerrada en Honduras.

Está pendiente de especificar si los bienes que fueron incautados por la Fiscalía hondureña deberán ser monetizados y entregados al país del norte o por el contrario como ha ocurrido en muchos casos similares son dejados a favor del Estado hondureño.

Honduras le incautó en los últimos dos años un total 142 bienes, entre ellos 58 viviendas, 48 cuentas bancarias, 28 automóviles y cuatro embarcaciones, como cuatro empresas mercantiles que operaban en Atlántida, Colón y Yoro; posesiones que fueron adquiridas pese a que solo devengaba un sueldo de 30 mil lempiras en una empresa de mariscos.

POLICÍAS

La captura de Blanco Ruiz arrastró consigo la detención de varios elementos de la Policía de Honduras como de Costa Rica, que tenían como principal función darle protección a su jefe.

Las versiones establecen que tres policías hondureños y nueve “ticos” eran parte de la seguridad personal del supuesto capo, pero también se dedicaban a la ardua tarea de vigilar que la droga llegara a su destino a través de las fronteras.

La captura de los uniformados se realizó horas después de la de Wilter Neptalí en una operación conjunta entre los dos países denominada “Panamericano”.

Se conoció que aún están pendientes varias capturas de uniformados hondureños, pero también costarricenses y hasta de otras nacionalidades que forman parte de la red.

Hay que recordar que a Blanco Ruiz le atribuyen ser el “jefe” de la Policía Nacional de Honduras, y hasta el diario estadounidense The New York Times escribió un artículo basado en un supuesto informe de auditoría que relata como mandó a matar al zar antidrogas, Julián Arístides González, luego que este le “tumbó” un cargamento de drogas, trabajo que supuestamente realizaron policías, varios de ellos ya extraditados a Estados Unidos.

¿CÓMO SERÍA LA EXTRADICIÓN?

Solicitud del Estado requirente, que debe contener los requisitos exigidos ya sea en la Ley de Extradición o en el tratado bilateral o instrumento multilateral de extradición correspondiente.

La documentación es entregada a la Secretaría de la Corte Suprema de Justicia, quien la asignará al despacho judicial de la localidad donde el extraditable es habido.

Las partes serán notificadas.

Detenido el requerido, se le brindan todas las garantías fundamentales establecidas por el sistema constitucional costarricense para su debida defensa, inclusive el nombramiento de un defensor público en caso de no contar con dinero para un patrocinio particular.

Se invitará al extraditable a escoger el trámite litigioso o voluntario.

El Estado solicitante deberá aportar la documentación completa para sustentar la extradición, en un plazo máximo de sesenta días (plazo legal) a menos que el tratado bilateral no indique otro plazo, después de los cuales, si se omite esta condición, el detenido será liberado.

El procedimiento se concluye con una sentencia en la que se concede o deniega la extradición, documento que es notificado a todas las partes involucradas.

Firme la sentencia, se le otorgará al Estado requirente el plazo de dos meses para materializar la extradición. Los costos del traslado del extraditable serán asumidos por el Estado requirente.