Diario QuienOpina.Com – El Black Friday del fútbol, Gangas que pasaron la historia del fútbol

El Black Friday del fútbol, Gangas que pasaron la historia del fútbol

bruce noviembre 17, 2016 Comentarios desactivados en El Black Friday del fútbol, Gangas que pasaron la historia del fútbol
El Black Friday del fútbol, Gangas que pasaron la historia del fútbol

Roberto Carlos no era feliz en el Inter con Hodgson. El Madrid de Capello y Lorenzo Sanz lo ató por 500 millones de pesetas. Hasta 2007 reinó en el lateral izquierdo. Tal vez el mejor en el puesto en la historia del Madrid.

Roberto Ayala Otro infeliz en el Calcio, en este caso en el Milan, era Ayala. El Valencia pagó por él menos de 1.000 millones de pesetas en el 2000. Agresivo, poderoso y majestuoso, lideró la defensa de las dos Ligas de Benítez.

Sin pedigrí y de puntillas llegó Milinko Pantic desde el Panionios al Atlético de Madrid en 1995. Antic quería un centrocampista de toque, un apóstol del juego parado y por menos de 100 millones de pesetas encontró un ídolo.

Hábil, listo y escurridizo, Bebeto apareció en el Deportivo en 1992. Lendoiro pagó por él unos 400 millones de pesetas al Vasco da Gama. Se marchó en el 96 con el sello de un goleador inolvidable en La Coruña.

Es legendaria la habilidad del Villarreal para encontrar diamantes. En el 2002 contrató a Marcos Senna que llegaba libre desde el Sao Caetano. Sabio y poderoso en el mediocampo aguantó hasta 2013 como contraseña del equipo.

El mejor Sevilla de la historia se ha construido por su habilidad en el mercado. En 2002 contrató a Dani Alves, una promesa del Bahía, por 1’3 millones de euros. En 2008 se fue al Barça por casi 40 millones.

El gran Celta de finales de siglo se refugió en el pulmón de Makelele. En 1998 lo fichó por 350 millones de pesetas, procedente del Olympique de Marsella. Tras dos temporadas lo contrató el Madrid por más de 2.000 millones.

La gacela no encontraba sitio en la Juventus. En 1999 el Arsenal de Wenger fichó a Thierry Henry por una cantidad respetable, 2.500 millones de pesetas, pero su rendimiento fue espectacular. Máximo goleador en la historia del club.

El hombre que cambió la mirada del Manchester United llegó por menos de 250 millones de pesetas. Ferguson pagó en 1993 esa cantidad por Eric Cantona al Leeds United. Cuatro temporadas en las que se edificó un gran proyecto.

Pieza importante en el Barça de los 6 títulos, David Villa se quedó sin sitio en 2013. El club le dejó un precio simbólico de 3 millones y el Atlético lo contrató para ser el mejor socio de Diego Costa en la conquista de la Liga.

Otro trofeo de Lendoiro. En 1992 fichó a Mauro Silva (Atlético Bragantino) por 2’7 millones de dólares. Manejaba los partidos con la cadera hasta que se fue en 2005 como un símbolo absoluto en la historia del Deportivo.

Uno de los mejores jugadores de la historia del Sevilla costó 6’5 millones. Fue el precio que pagó el Sevilla por Kanouté al Tottenham en 2005. Era un lince cara al gol y un artista de espaldas a portería. Rendimiento impecable.

Otra del Villarreal. En 2004, a la caza de un goleador, apostó por Diego Forlán, relegado en el Manchester United. Pagó 3 millones de euros por él. Hizo historia antes de pasar en 2007 al Atlético, que pagó 21 millones por él.

Eto’o se cansó de esperar un puesto en el Madrid. El club blanco le traspasó al Mallorca en el año 2000 por 4’5 millones de euros. Cuatro años después pasó al Barça, que pagó por sus servicios 27 millones. Gran nivel.

Van Nistelrooy descifraba en el Mánchester United cada centro que iba al área. El Madrid pagó por él 15 millones en 2006. El holandés brindó un rendimiento espectacular hasta que le aguantó el físico. El Bernabéu le idolatraba.

El Celta pagó 100 millones de pesetas por Mazinho al Valencia en 1996, club en el que no encontró un hábitat ideal. En el club celeste se hizo el amo del centro del campo hasta el 2000. Es el padre de Thiago y Rafinha.

El perfil del central uruguayo clásico lo representa Diego Godín. El Villarreal pagó por él 800.000 euros al Nacional en 2007. El Atlético lo contrató en 2010 por 8 millones. Empezó dubitativo, pero ahora es el buque insignia del bloque.

El Sevilla echó un ojo a la Bundesliga para captar a Rakitic en el Schalke 04. El croata, con hechuras de grande, le costó 2’5 millones de euros en 2010. Muy completo, se ha hecho incuestionable en el Barça, que pagó por él 20 millones.

Potente, incansable, técnico y aguerrido, la fama de Arturo Vidal traspasó la Bundesliga. La Juventus pagó por él 12,5 millones en 2011 al Bayer Leverkusen. El chileno se ganó el corazón de los aficionados italianos hasta su pase al Bayern.

Era 1994 cuando desde Brasil se hablaba de Ronaldo, un ariete del Cruzeiro que demolía defensas. El PSV pagó por él 6 millones de dólares (unos 750 millones de pesetas). Dos años después, como superestrella, pasó al Barça por 2.500 kilos.

Tras diez años en el Milan, Pirlo abandonó su disciplina en 2011. Pasó a la Juventus, que no tuvo que pagar nada por él. El Milan entró en un socavón y la entidad turinesa vivió cuatro años de recreo con la clase del centrocampista.

En el 2007 no se le conocía ni el rostro. Diego Costa llegó al Atlético de Madrid después de pagar 1’5 millones al Braga. El hispano-brasileño rondó por muchas escuadras hasta que Simeone le dio el galón de titular. Vital el año de la Liga.

El tigre del área fue presa fácil para el Oporto, maestro a la hora de reclutar jugadores. Falcao llegó en 2009 procedente de River Plate por 5’3 millones. El colombiano pasó luego por Atlético, Mónaco, Manchester United y Chelsea.

Para romper su fama de acometer operaciones extrañas, el Milan se hizo con Kaká en 2003 (Sao Paulo) por 8’2 millones de euros. El brasileño hipnotizó San Siro con su juego detrás del delantero. El Madrid le fichó en 2009 por 69 millones.

Desmoralizado en la Juventus, el Barça captó gratis a Michael Laudrup en 1989. El club italiano reclamó formación y promoción y se llevó 220 millones de pesetas. El más elegante del Dream Team llegó al Madrid en el 94 por otros 200 millones.