Diario QuienOpina.Com – Cuando el orgasmo No es placentero para hombres

Cuando el orgasmo No es placentero para hombres

bruce noviembre 3, 2016 Comentarios desactivados en Cuando el orgasmo No es placentero para hombres
Cuando el orgasmo No es placentero para hombres

Los momentos de intimidad en la pareja son únicos y pueden traer experiencias inolvidables para ambos; sin embargo, para aproximadamente 450 hombres en todo el mundo, la intimidad puede convertirse en un malestar que podría perjudicar su vida cotidiana y sexual.

Nos referimos al Síndrome de Enfermedad Posorgásmica (POIS, por sus siglas en inglés), una enfermedad que fue descubierta en el año 2002 por el neurocientífico holandés, Marcel Waldinger. El POIS, según algunos estudios, puede ser más común de lo que cualquiera pudiera imaginar, a tal grado que muchos hombre padecen el síndrome, pero lo ignoran. ¿Habías escuchado de ella?

Los síntomas del POIS presentan disparidad, por lo que pueden ser confundidos con otros males, pero los principales son debilidad de la musculatura, fiebre o sudoración extrema, diarrea, escalofríos, alteraciones del estado de ánimo, generalmente irritabilidad, discurso incoherente, congestión nasal y ardor en los ojos. Todas estas señales se presentan después de que el hombre experimentó un orgasmo.

Por si esto fuera poco, la incomodidad y los síntomas pueden permanecer en el organismo en un lapso de dos a cinco días.

El debate sobre las posibles causas del POIS está abierto. Los científicos no se ponen de acuerdo con establecer la raíz de la enfermedad, pero una de las teorías es que se debe a un trastorno psicológico ya que se han encontrado casos en donde el trastorno se ha desarrollado a lo largo del tiempo. También se incluyen teorías que estarían relacionadas a una deficiencia de testosterona.

Otro planteamiento sostiene como causa del POIS al mal funcionamiento del Nervio Vago, un nervio craneal que es el encargado de enviar impulsos a todos los órganos del cuerpo.

¿La cura? Hasta la fecha, la única cura que se tiene es la abstinencia, ya que al no conocer con exactitud lo que origina la enfermedad, es muy difícil encontrar una solución a la problemática.