Periódico QuienOpina – ¡Quieto parado! Ni se te ocurraapagar la luz durante el sexo

¡Quieto parado! Ni se te ocurraapagar la luz durante el sexo

bruce octubre 3, 2016 Comentarios desactivados en ¡Quieto parado! Ni se te ocurraapagar la luz durante el sexo
¡Quieto parado! Ni se te ocurraapagar la luz durante el sexo

Puede que sea un acto reflejo para muchos o una costumbre heredada del cine pero sobre todo, apagar las luces durante las relaciones sexuales sirve para ocultar esos ‘defectos físicos’ que nos tienen amargados y acomplejados, y que denota falta de autoestima y seguridad en nosotros mismos.

El caso es que tener sexo con la luz apagada podría ser la causa de algún que otro gatillazo según un nuevo estudio llevado a cabo por la Universidad de Siena (Italia).

Los científicos, con el profesor Andrea Fagiolini al mando, reclutaron a 38 hombres que habían estado asistiendo al Departamento de Urología de dicha universidad después de un diagnóstico de trastorno de deseo sexual hipoactivo o trastorno de la excitación sexual, ambos problemas caracterizados por falta de interés en el sexo.

Cada uno de ellos fue sometido a una evaluación inicial para determinar el nivel básico de interés en el sexo, además de que se les midieron los niveles de testosterona.

Luego, los investigadores dividieron a los hombres en dos grupos. Uno recibió tratamiento regular con una caja de luz especialmente adaptada (con luz artificial brillante) y el grupo de control (placebo) con una caja de luz que emitía menos luz.

El experimento se realizó a primera hora de la mañana durante dos semanas y demostró que el primer grupo (expuesto 30 minutos al día a una luz brillante) aumentó sus niveles de testosterona de 2,3 nanogramos por mililitro a 3,6, y mejoró su deseo sexual con respecto a los datos iniciales del comienzo del estudio.

Los resultados, presentados ante el Colegio Europeo de Neuropsicofarmacología, demostraron que la terapia a base de luz artificial brillante condujo tanto a un aumento de los niveles de testosterona como a un mayor nivel de satisfacción sexual.

Los niveles medios de testosterona en el grupo de control no mostraron ningún cambio significativo en el transcurso del tratamiento, que fue alrededor de 2,3 ng/ml, tanto al principio como al final del experimento. Sin embargo, el grupo que recibió el tratamiento activo mostró un incremento de alrededor de 2,1 ng/ml a 3,6 ng/ml después de dos semanas.

Por tanto, la terapia de luz (empleada con éxito en el pasado para tratar algunas formas de depresión) podría funcionar para tratar el bajo deseo sexual en los hombres.

 “El mecanismo de acción parece estar relacionado con el aumento de los niveles de testosterona”, señala el profesor Eduard Vieta, presidente del Departamento de Psiquiatría y Psicología del Hospital Clínic de la Universidad de Barcelona.

Aunque los resultados no son ninguna sorpresa según cuenta el líder del estudio porque “sabíamos que la función sexual aumenta durante la primavera y el verano, pero lo que queríamos era confirmar la hipótesis de que esto bien podría tener que ver con la exposición a la luz”.

“Antes del tratamiento, ambos grupos tuvieron un promedio de puntuación de satisfacción sexual de alrededor de 2 sobre 10, pero después del tratamiento el grupo expuesto a la luz brillante aumentó las puntuaciones de satisfacción sexual en aproximadamente 6,3, lo que supone un aumento de tres veces más que en la escala que utilizamos”, añade Fagiolini.

La luz repercute de muchas formas y maneras en la vida sexual de las parejas. Por ejemplo, tal y como explica el estudio, en el hemisferio norte, la producción de testosterona del cuerpo disminuye naturalmente desde noviembre a abril y luego se eleva de manera constante a través de la primavera y el verano, con un pico en octubre.

“Este efecto se ve en las tasas de reproducción, con el mes de junio mostrando la mayor tasa de concepción. La caja de luz, en realidad, imita lo que la naturaleza hace”,matiza Fagiolini.

No está claro si la terapia con cajas de luz podría servir  también como tratamiento para la falta de deseo sexual femenino pero los científicos creen que podría ayudar a las mujeres con bajo deseo sexual e incluso desencadenar la ovulación.

No obstante, “antes de que este tipo de tratamiento, que es probable que sea mejor tolerado que el tratamiento farmacológico, pueda estar disponible para su uso rutinario, hay muchos pasos que deben darse, incluyendo la replicación de los resultados de un estudio más amplio e independiente y verificar si los resultados son de larga duración y no sólo a corto plazo”, concluye.

Tampoco es cuestión de hacerle ver las estrellas con un arsenal de bombillas martilleando su retina, pero por si acaso, mientras llegan los resultados definitivos, atreveros a explorar vuestra sexualidad sin censuras de ningún tipo. Hacerlo a ciegas (a veces) tiene su morbo pero, ¿por qué vas a privarte voluntariamente del sentido de la vista en las relaciones sexuales? Abre los ojos y mira… todo será mucho más excitante, ¡palabra!